Forbes Argentina
Lifestyle

Cómo son las primeras guarderías a más de 10 mil metros de altura

Forbes Digital

Share

La iniciativa de FlyEliteJets pretender asegurar el confort para los clientes exclusivos que viajan en jet particulares con familia y chicos.

10 Agosto de 2020 10.06

Viajar con chicos pequeños siempre ha tenido su parte de complejidad para los padres. Pero en una época de pandemia, el tema adquiere una dimensión mayor ya que que no sólo se trata de lidiar con las cosas que pueden hacer durante el trayecto, sino también de asegurar su salud. En consecuencia, surgió la primera 'guardería voladora' del mundo.

Así como se escucha: se trata, básicamente, de un concepto que implementa un espacio pensado especialmente para los bebés y chicos pequeños en jets particulares.

La idea surgió de FlyEliteJets, una compañía de aviones privados, que se dio cuenta de la demanda que hoy están haciendo sus exclusivos clientes, quienes buscan los servicios de este tipo de transporte con la intención de proteger en todo momento a su familia e hijos, contaron desde Forbes España.

guardería voladora

Este concepto implementa un espacio dentro de las aeronaves en donde los padres pueden alimentar a sus bebés con toda la seguridad y el confort que se merecen. Ahí también existe un área para que los niños jueguen y se entretengan durante un vuelo; e incluso, tengan un lugar cómodo en donde descansar.

Para ello, FlyEliteJets se asoció con la diseñadora de interiores, Jenny Allan Design, quien fue la encargada de darle vida a este espacio; diseñado para instalarse en la parte trasera del jet. Ahí, se colocan distintos aditamentos y objetos para satisfacer todas las necesidades de entretenimiento y descanso de los niños.

guardería voladora

El concepto de esta 'guardería voladora' incluye un techo con luces en forma de estrella para sorprender a los menores y crear con ello una atmósfera relajante a la hora de dormir. De igual forma, se incluyen diversos detalles para hacerlo un espacio más acogedor y atractivo.  En los asientos hay osos de peluche, además de una tienda de campaña en miniatura, que se puede plegar fácilmente cuando el avión esté por aterrizar. También hay diversos juguetes y un estante con libros para leer y colorear.

Con ello, la próxima vez que viajes con tus hijos pequeños ya no tendrá que ser una experiencia incómoda, por el contrario, podría ser una gran ocasión para compartir momentos memorables con ellos, publicó Forbes España.

loading next article