Forbes Argentina
maradona-biz
Liderazgo

A dos meses de su muerte, las enseñanzas de management que dejó Maradona

Gianluca Palumbo general manager de Edesur

Share

25 Enero de 2021 15.57

Muchos  saben que soy un gran hincha del Nápoles y que soy orgulloso de haber vivido en mi ciudad (Nápoles) el gran rescate que nos dió Maradona gracias a su talento... Tras su muerte, acá en Buenos aires,  me puse a pensar cómo muchas veces los managers pueden tomar la inspiración de su jugada futbolística y de su modalidad de vivir, una increíble pasión que le permitió ser el mejor jugador del mundo.
Su capacidad era soñar en grande: “Mis sueños son dos. Jugar en el Mundial y salir campeón” (y esto lo pensaba cuando era muy pequeño).  Pienso que cada joven que entra en nuestra compañía debe tener claro cuál son sus deseos y dónde quiere llegar profesionalmente. Un punto clave es tener claro que los partidos no se ganan solos, porque también Maradona en Nápoles, sin Careca, Giordano, Bagni  y los demás, nunca habría ganado? Ellos sabían que tenían un fenómeno como él, pero al mismo tiempo él sabia que los otros no estaban a su nivel y sabia también ser un “líder motivador”: empujar el equipo a su máximo, hacer sentir cada componente como fundamental.
La tarea del líder es ejecutar con éxito los proyectos que emprende, rodeado de un equipo y con cierta sostenibilidad en el tiempo. A lo largo de su carrera, el 10 siempre llevó a su equipo a lo más alto, con finales y títulos. En un deporte colectivo, la capacidad de hacer mejor a tus compañeros define tus posibilidades de éxito. Los talentos de una empresa por lo tanto deben tener claro que trabajar en equipo es un valor imprescindible por el éxito de los alcances de cualquier negocio, aún más en aquellos que brindan un servicio como nosotros en EDESUR.
En su vida profesional “el Pibe” nos permitió también de entender cuanto tenia dentro la conciencia de ser un líder, pero no volverse arrogante y creerse lo más importante del mundo. Un manager debe ser capaz de valorizar el talento teniendo en cuenta de la experiencia de los “veteranos” y la energía de lo más jóvenes.
En los momentos claves, decisivos ( y más cuando advierte presión sobre el equipo o que el equipo tiene miedo) el líder tiene que traducir esta conciencia en responsabilidad y luego en hechos.
En este sentido el famoso calentamiento en Mónaco antes de la semifinal de Copa UEFA fue una demostración de fuerza a sus compañeros y a sus oponentes. Tranquilizo el equipo haciendo claro un concepto: “voy a jugar mi papel”.
En los momentos claves un líder tiene que estar y cumplir con su papel, así se gana la confianza de su equipo. Un líder también se gana confianza dándola. Nunca no pasó una pelota a alguien que no consideraba adecuado o bastante fuerte, y sus viejos compañeros coinciden en decir que siempre confió en ellos. Y la confianza de un líder tiene un efecto de empoderamiento enorme.
Si Maradona no hubiese tenido la pasión por el futbol, nunca hubiéramos visto y vivido su leyenda. Otra habilidad de un manager es tener viva las pasiones y transmitirlas a su equipo sabiendo que trabajar juntos debe ser un momento de enriquecimiento reciproco.
El 10 nos enseñó también que es importante la auto ironía, la capacidad de reírse de sí mismo y admitir los errores: “¿Sabés qué jugador hubiese sido yo si no hubiese tomado droga?".
Muchas veces un manager debe ser capaz de admitir sus errores y compartir la lección apprendida porque solo así se pueden mejorar los procedimientos y los resultados esperados. Muchos lo llaman “coraje”, yo lo llamaría la humildad de decir “me equivoqué”. El sabía de donde venía y entonces la humildad fue una palanca importante para intentar tener los pies en el piso y fue la dicotomía de su vida ser llamado “el Dios del fútbol”.
La empatía es un habilidad importante para vivir en un equipo que sea laboral o deportivo. Maradona lo sabía y por esta razón era amigo de muchos, aunque no tuvo la capacidad de reconocer quienes eran lo que de verdad lo amaban, y quienes solo queria aprovechar su talento.
En eso tristemente pero Diego, a pesar de reconocer sus errores, no tuvo la humildad de seguir los consejos de aquellos que le decían lo que a él no le gustaba escuchar y le sugerían una vida más saludable.
Un buen líder tiene que tener a su alrededor también “voces críticas” que lo ayuden a ver cómo puede mejorar y así mejorar a todo el equipo. Los “yes-man” que aceptan siempre la posición de un líder no generan valor en el largo plazo de una empresa.
Un gran líder tendrá que afrontar otro gran riesgo, las expectativas siempre crecientes del contexto sobre de él. Si eso no es bien manejado puede ser un camino de destrucción o de quiebra. Para minimizar este riesgo una buena organización ofrece herramientas de autocuidado porque no se puede vivir focalizados en el trabajo 24/7. 
La última grande lección que aplica al negocio y que aplicó también Maradona es que el tiempo es caballero y al final te pasa factura. En lo malo el murió joven en condiciones físicas muy deterioradas por los errores de su pasado. Y en lo bueno, lo que despertó en todo el mundo no tiene comparación con ningún otro hecho, todo el mundo se dió cuenta de cuanto lo quería, de cuánta felicidad y emociones le había regalado. ¡Entonces un verdadero líder también genera emociones!

loading next article