Forbes Argentina
Innovacion
Share

Con más de 160 potenciales vacunas contra el SARS-CoV-2 en desarrollo, el mundo se despierta todos los días expectante por sus avances. El principal driver del optimismo en los mercados depende de científicos, compañías y reguladores. El objetivo es el mismo: llegar lo más rápido posible.

26 Agosto de 2020 10.20

El desarrollo de una vacuna tarda en promedio entre 10 y 15 años. El desarrollo de la vacuna contra el SARS-CoV-2 podría llegar a fines del odiado 2020, es decir, apenas un año después del primer caso registrado con el “nuevo Coronavirus” en Wuhan, China. Un récord absoluto. La Organización Mundial de la Salud (OMS) busca coordinar los esfuerzos mundiales para desarrollar una vacuna, con la expectativa de entregar 2.000 millones de dosis para fines de 2021. Las candidatas más avanzadas se encuentran hoy en fase 3 ?en esta carrera contrarreloj se hicieron  fases  en  simultáneo?,  donde se prueba su seguridad y eficacia en un grupo amplio de personas. 

Entre las más avanzadas, se encuentra la candidata de la empresa de Massachusetts, Terapéutica Moderna. En la fase 3 será probada en 30.000 estadounidenses. Si lo logra, sería una innovación, ya que la tecnología que utiliza nunca se autorizó para ninguna enfermedad. Se basa en inyectar fragmentos de  material  genético  de  un  virus   en las células humanas. Crean proteínas virales que imitan el Coronavirus, entrenando al sistema inmune para que reconozca su presencia. 

Pfizer, por su parte, trabaja en una vacuna en colaboración con la empresa alemana de biotecnología BioNTech. Firmó un contrato de casi US$ 2.000 millones con el gobierno de Estados Unidos. En la fase 3, se probará el efecto entre 30.000 personas de Estados Unidos, Brasil, Alemania y Argentina. Su objetivo es llegar   a las 100 millones de dosis para diciembre de 2020. “En octubre sabremos la verdad”, dijo en los primeros días de agosto el CEO de Pfizer, Albert Bourla. Sumados a los de AstraZeneca, el Murdoch Children's Resarch Institute y los desarrollos de China (SinoPharm y CanSino), son los más prometedores. 

De Rusia, ¿con apuro? 

Al cierre de esta edición, el Ministerio de Salud ruso anunció que tendría lista la primera vacuna contra COVID-19 antes de que termine agosto. El Instituto Galamei de Moscú afirmó haber concluido su etapa de ensayos clínicos, pero la comunidad médica internacional tiene dudas al respecto. Svetlana Zavidova, directora de la Asociación de Ensayos Clínicos (ACTO) de Rusia, que integran compañías como Pfizer y Novartis, advirtió sobre el “peligro” de lanzar al mercado una vacuna que,  según  ACTO,  no  ha sido testeada en más de 100 personas. “¿Por qué todas las corporaciones siguen las reglas y Rusia no?”,  le dijo Zavidova a Bloomberg a principios de agosto: “Están abriendo la Caja de Pandora”. Con reminiscencias de la carrera espacial, la búsqueda de la vacuna tiene una dimensión geopolítica insoslayable. “Espero que China y Rusia estén testeando sus vacunas antes de administrársela a alguien”, dijo el infectólogo top del gobierno estadounidense, Anthony Fauci. “Afirmar que la vacuna está lista sin el testeo correspondiente es, de mínima, problemático”. 

“Espero que China y Rusia estén testeando sus vacunas antes de administrársela a alguien”. Anthony Fauci, Líder de la Comisión Especial del Coronavirus de la Casa Blanca.

Los tratamientos 

Mientras se espera la  vacuna,  también  se están probando drogas preexistentes que ataquen al COVID-19. Hoy  no  hay un tratamiento 100% efectivo, pero en el mundo hay más de 150 fármacos que están siendo investigados. Estados Unidos aprobó de emergencia el antiviral Remdesivir, que catapultó el  precio de las acciones de Gilead. Además de tratamientos con plasma, telmisartán, colchicina, vitamina D, ivermectina y tenofovir, entre otras, la dexametasona tendría una acción  efectiva en reducir  la tasa de mortalidad. El medicamento que quedó marcado por las polémicas recomendaciones de Trump y Bolsonaro sigue siendo una apuesta seria de la industria farmacéutica. Será uno de los principales proyectos de la flamante Kodak Pharmaceuticals, que recibió un préstamo de US$ 765 millones para re- convertirse: de las fotos a pharma. 

Industria nacional 

La Argentina  también  corre  la  carrera del COVID. Primero, científicos del Conicet dieron a conocer el  kit rápido  de diagnóstico Neokit-COVID-19, que permite indicar en  una  hora  y  cuarto,  a partir de una muestra respiratoria, si una persona está o no infectada por el Coronavirus SARS-CoV-2. En julio, también se conoció el desarrollo de científicos argentinos de un suero hiperinmune a partir de anticuerpos equinos, que logró neutralizar al nuevo Coronavirus en estudios in vitro. El siguiente paso es desarrollar estudios clínicos para probar su seguridad y eficacia. “Si todo sale como esperamos, será el primer medicamento de desarrollo nacional contra COVID-19”, afirmó Fernando Goldbaum, director científico de Inmunova, en Forbes HealthCare Summit. Argentina dio otro paso importante con los ensayos de Pfizer que, en caso de prosperar, dejarán al país listo para  regular  y  administrar la vacuna, evitando análisis y homologaciones adicionales. 

La vacuna bursátil 

Así como el crecimiento de los contagios fue el driver del pesimismo en Wall Street, cada avance en el desarrollo de la vacuna tiene su correlato de confianza en los principales  índices.  El 15 de julio, el Dow Jones sumó 200 puntos tras conocerse la “robusta respuesta inmune” en las pruebas de la vacuna de Moderna. En donde más se observan estos arrebatos de optimismo es en los sectores de turismo y entretenimiento, para los cuales la vacuna es un “game changer”. Sin embargo, como enseñó 2020, los cisnes negros están   a la orden del día. Lamentablemente, habrá que esperar. 

Las más prometedoras 

BioNTech  

Asociada con BioNTech, Pfizer ya está en la fase 3 de desarrollo de su vacuna, que será probada en Argentina. Planea llegar a 100 millones de dosis a fines de este año. 

Moderna  

El laboratorio de Massachussetts, Moderna, lleva a cabo la fase 3 con 30.000 pacientes. Su tecnología de material genético es revolucionaria. 

AstraZeneca  

Junto a la Universidad de Oxford, AstraZeneca asegura tener probada la “respuesta inmune” de su vacuna en pacientes infectados. 

Sinopharm 

El desarrollo al que apuesta el Estado chino adelantó sus pronósticos de 2021 a fines de 2020. 

CanSinoBio 

La vacuna de CanSino Biologics ya está aprobada para el ejército chino. Se encuentra en fase 3 en Arabia Saudita.

Nota realizada en conjunto Cecilia Valleboni

loading next article