Forbes Argentina
Today

Operativo China, Israel y Reino Unido: Argentina negocia para producir distintas vacunas en el país

Share

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, mantuvo encuentros esta semana con referentes de los distintos países. Qué temas se abordaron y qué tan cerca está Argentina de sellar acuerdos.

04 Mayo de 2021 18.00

El Gobierno busca que la vacuna contra el Covid-19 desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford se produzca en su totalidad en el país, un desafío que implica no sólo producir la fórmula, como ya lo está haciendo el laboratorio mAbxience, del Grupo Insud, sino además fraccionarla y envasarla. Pero no es el único frente abierto que tiene Argentina. También avanza en negociaciones con China e Israel.

Algunos días atrás, el laboratorio Richmond informaba formalmente ante la Bolsa de Comercio de Buenos Aires que había fabricado y enviado recientemente dosis de Sptunik V a Moscú. Un buena noticia para Argentina y también para la farmacéutica, que vio cómo sus acciones se incrementaron tras el anuncio.

Mientras tanto, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, avanza en nuevo horizontes. Uno de ellos, Reino Unido. En la tarde de ayer, la funcionaria se reunió con el embajador británico en la Argentina, Mark Kent, a quien se le propuso trabajar en conjunto en la producción de la vacuna contra el coronavirus de la empresa farmacéutica AstraZeneca.

"Tal como le comunicamos a la empresa AstraZeneca, le solicitamos al embajador seguir buscando más y mejores oportunidades para poder explorar la posibilidad de ser parte de la cadena de producción de la vacuna, a corto y mediano plazo", expresó la ministra tras el encuentro con Kent en la Casa Rosada. La titular de la cartera de Salud, aclaró que esa producción no será "solo para la Argentina sino para Latinoamérica, pensando en el rol estratégico" del país en la región.

Avances con China

Un poco más temprano al encuentro con Mark Kent, la ministra de Salud tuvo reuniones virtuales con autoridades y empresarios de China e Israel. El primero de ellos fue con el embajador chino en Argentina, Zou Xiaoli; su par argentino en Beijing, Sabino Vaca Narvaja; directivos de Sinopharm, en China y Argentina, y con representantes de Sinergium Biotech.

Respecto de esa reunión, Vizzotti destacó "la buena voluntad" de ambos gobiernos y de los socios del sector privado, y puso en valor la "relevancia estratégica" que tiene para el país "la posibilidad de colaborar y ser parte de la investigación y la cadena de producción de vacunas que se utilicen en Argentina y en Latinoamérica en el mediano y largo plazo".

La ministra también destacó la "prioridad del Presidente en este proyecto", y el inicio de un cronograma de trabajo conjunto que incluirá el intercambio de información, los procesos de adecuación de insumos y equipos así como el control de calidad. Además, Vizzotti agradeció "especialmente" el envío de los últimos dos millones de dosis "para poder completar esquemas iniciados", y la importancia de seguir contando con vacunas desde China mientras se avanza en el proyecto de producción local.

En declaraciones a Télam, el embajador de la República Popular China en Argentina, Zou Xiaoli, contó que "en la reunión de esta mañana, el Grupo Sinopharm y la parte argentina alcanzaron acuerdos sobre la producción de las vacunas anti Covid-19 de Sinopharm en Argentina, y las empresas farmacéuticas de ambos países realizarán inmediatamente las consultas sobre los temas técnicos concernientes, en procura de arrancar la producción lo antes posible".

¿Qué rol puede jugar Isarel?

Vizzotti también tuvo contacto con el embajador argentino en Israel, Sergio Urribarri, y con el equipo de Hadassah Internacional (desde Jerusalén), liderado por el argentino Jorge Diener, "para dar inicio al trabajo de cooperación e intercambio de experiencias en prevención y lucha contra el coronavirus, investigación y desarrollo de vacunas y fármacos, gestión epidemiológica, asistencia de pacientes y campaña de vacunación", informaron a través de un comunicado.

Diener, Director Ejecutivo del hospital Hadassah Internacional, subrayó en diálogo con Télam que "Israel tiene en desarrollo la vacuna Brilife, que se encuentra en fase 2, y para seguir avanzando y pasar a fase 3 necesita 30.000 voluntarios".

Y, sobre ese punto, detalló: "Para ver si la vacuna (por Brilife) funciona, tiene que hacerse en un lugar donde todavía el coronavirus está activo", y confió que "si la fase 3 confirma la efectividad y seguridad de la vacuna israelí, se puede generar algún tipo de marco para que se produzca en Argentina para su población".

Este encuentro virtual fue la antesala de una visita que el equipo de expertos del Hospital Hadassah, liderado por el profesor Yoram Weiss, realizará la próxima semana a la Argentina para mantener una serie de encuentros presenciales con la ministra Vizzotti y su equipo, con los comités de expertos asesores, con ANMAT y con directores de hospitales, entre otros actores que intervienen en la gestión y combate de la pandemia.

El objetivo de la visita es "el diseño de estrategias y cooperación hospitalaria, y todo lo que tiene que ver con el avance de la posibilidad de fabricar la vacuna israelí en Argentina", como así también "el desarrollo de fármacos y drogas para combatir el coronavirus que se utilizaron en Israel", precisó Diener a Télam desde Jerusalén.