Forbes Argentina
Negocios
Share

El primero de julio comenzó el evento principal de esta pasión de multitudes que debuta de manera online. Daniel Negreanu, uno de los mejores jugadores del mundo, explica por qué el juego está viviendo un nuevo crecimiento.

23 Julio de 2020 16.00

Lo que después se convirtió en la World Series of Poker nació a fines de los 60 en Las Vegas y comenzó su expansión internacional a partir de la adquisición de la marca por parte de Ceasars Entertainment en 2005. El evento incluye decenas de mesas donde los mejores jugadores del mundo juegan por los preciados brazaletes, los premios no monetarios más codiciados en el mundo del póker. En 2020, la WSOP reparte 85 brazaletes (31 en Estados Unidos y 54 en el resto del mundo). 

El main event del certamen garantiza US$ 25 millones, pero los premios totales dependen de la cantidad de “entries” que se hagan. El récord todavía lo mantiene la WSOP de 2006, cuando 8.733 entradas reunieron un total de US$ 82.5 millones. El ganador, Jamie Gold, se llevó US$ 12 millones. En 2020, la entrada al main event cuesta US$ 5.000 (con posibilidad de dos “re-buy”).

Póker de lockdowns 

La decisión de suspender el megaevento que todos los años tiene lugar en Las Vegas coincidió con niveles de juego online que no se veían desde hace años. Con la llegada de la pandemia, el póker volvió a estar de moda. Con países y estados en cuarentena, WSOP anunció que la edición 2020 se haría vía web a cargo de GGPoker, la compañía de juego online que este año ya había hosteado un evento digital para la serie mundial. Para el canadiense Daniel “Kid Poker” Negreanu, megaestrella de las cartas y embajador de GGPoker, la modalidad online lleva al extremo el lema de WSOP: “Cualquiera puede ganar”. “Esta es una oportunidad única para que quienes no hayan tenido la posibilidad de viajar a Las Vegas compitan de igual a igual con los mejores del mundo”. 

Un nuevo boom

“GGPoker trabajó en conjunto con WSOP para asegurar que el espíritu y la integridad de lo que significa ganar un brazalete permanezca intacto”, dice Negreanu, quien contabiliza seis brazaletes en su carrera y US$ 29 millones ganados en torneos oficiales. Pero no menos importante que eso, para Negreanu, es que esta WSOP abre el juego  a un público mucho mayor. “Mucha gente descubrió o redescubrió su amor por el póker durante la pandemia. Los números siguen muy altos respecto de los  tiempos pre COVID-19. Como vimos en la época del boom del póker, las competencias online llevan más jugadores a las mesas y salas de juego. Cuando se restablezca la normalidad, no me sorprendería ver lo mismo otra vez”.

US$ 25 MILLONES 

garantiza el premio del evento principal de la serie. 

US$ 82,5 MILLONES 

fue el récord de premios de la WSOP para el main event de 2016.