Forbes Argentina
inflacion
Money

La inflación dio un salto en Estados Unidos por primera vez en el año, pero continúa con signos de desaceleración

Derek Saul

Share

La evolución de los precios permanece por debajo de su nivel históricamente alto alcanzado el año pasado mientras la Reserva Federal continúa con su ardua campaña contra los aumentos a través de mayores tasas de interés.

10 Agosto de 2023 10.58

La inflación de Estados Unidos marcó en julio un aumento respecto al mes pasado, la primera aceleración en más de un año. De todos modos permanece muy por debajo de su nivel históricamente alto alcanzado el año pasado mientras la Reserva Federal continúa con su ardua campaña contra el aumento de precios a través de mayores tasas de interés.

Los precios al consumidor subieron un 0,2% de junio a julio, según datos del Departamento de Trabajo publicados el jueves por la mañana. Ese valor está en línea con las estimaciones del consenso de los economistas.

La inflación subyacente, que excluye los precios más volubles de los alimentos y energía, marcó un alza del 0,2% el mes pasado y un 4,7% en la medición anual. Esos porcentajes también fueron similares a los que esperaban los analistas privados.

El índice de precios al consumidor llegó al 3,2% en julio, por debajo de las estimaciones del 3,3% y por encima del 3% de junio, dato que había sido el más bajo desde marzo de 2021. La vivienda (pagos de alquiler y vivienda) fue la categoría que más aumentó en precio el mes pasado, lo que representa más del 90% del aumento general, según el Departamento de Trabajo.

Las acciones subieron inmediatamente después de la publicación del informe, con los futuros del Promedio Industrial Dow Jones subiendo unos 200 puntos, o un 0,6%.

Después de subir hasta un 9,1% el verano pasado, la inflación general volvió a caer a niveles más aceptables en los últimos meses, acercándose al objetivo a largo plazo de la Reserva Federal del 2%. Gran parte de las disminuciones se produjeron en la energía, ya que los precios del gas cayeron significativamente desde su máximo histórico alcanzado el año pasado durante los primeros meses de la invasión rusa de Ucrania.

Desde la primavera pasada, la FED elevó las tasas de interés de casi cero a más del 5% en un esfuerzo por recalibrar la economía y devolver los aumentos de precios a un nivel más aceptable. La campaña de endurecimiento del banco central ha mostrado signos de éxito en la desaceleración de la inflación, pero no se ha producido sin problemas, ya que los mayores costos de endeudamiento llevaron las tasas hipotecarias a máximos de dos décadas y consumieron las ganancias corporativas, lo que contribuyó a una serie de despidos en grandes empresas.

“Aunque los datos de inflación subyacentes sugieren una tendencia de desaceleración, mantenemos nuestras reservas sobre un camino continuo hacia una inflación del 2% para el próximo año”, escribió el economista de Vanguard Andrew Patterson en comentarios enviados por correo electrónico este miércoles.

loading next article
10