Forbes Argentina
Carlson wee
Money

Cómo el "chico burbuja" de las criptomonedas montó Ethereum y hoy mueve los hilos del DeFi

Steven Ehrlich

Share

Se convirtió en uno de los principales inversores de riesgo de criptografía. Ahora recauda cientos de millones, gracias a la furia de 'blockchain' llamada DeFi, que promueve la fantasía de los servicios financieros democratizados.

13 Febrero de 2022 15.00

En un gélido y ventoso día de enero, Olaf Carlson-Wee se prepara para una larga llamada de Zoom desde su loft de US$ 10 millones en Soho, en Manhattan, reflexionando sobre lo lejos que ha llegado en los cuatro años y medio desde que Forbes lo sacó en su tapa, en la que lo llamó el niño burbuja de las criptomonedas de 2017.

En aquel entonces, un frenesí especulativo de cientos de ofertas iniciales de monedas (ICO, por sus siglas en inglés) llevó al mercado de criptomonedas a tener un valor de más de US$ 100.000 millones cuando algunos tontos codiciosos ofrecieron tokens basura respaldados por poco más que un libro blanco y un código de ordenador peculiar.

Entonces, a los 27 años, con tres años de experiencia laboral en Coinbase, Carlson-Wee era considerado un sabio. Había iniciado un fondo de cobertura con sede en San Francisco llamado Polychain Capital, que estaba respaldado por Andreessen Horowitz, Union Square Ventures y Sequoia Capital, y los activos de su fondo habían aumentado de US$ 4 millones en septiembre de 2016 a US$ 200 millones.

En la actualidad, a pesar de la reciente turbulencia que provocó que bitcoin y otras criptomonedas cayeran entre un 30% y un 50% en cuestión de semanas, el mercado aún se encuentra cerca de los US$ 2 billones, y los activos de Polychain ascienden a US$ 5.000 millones, un 125.000% más desde su creación.

Carlson-Wee acaba de cerrar una recaudación de US$ 750 millones para su tercer fondo de riesgo, liderado por Tiger Global Management y Temasek Holdings de Singapur, dos de las firmas de inversión más inteligentes y exitosas del planeta.

Teníamos mucho interés. Muchos, muchos cientos de millones en demanda más de lo que recaudamos”, se jacta Carlson-Wee, ahora de 32 años, vestido con una camiseta teñida verde lima, pasándose los dedos por su cabello rubio decolorado y puntiagudo.

El valor neto de Carlson-Wee ha crecido a un estimado de US$ 600 millones porque, entre los criptoinversores, tiene una extraña habilidad para navegar hábilmente en un mercado crónicamente infectado por hipérboles y activos sin ningún valor intrínseco perceptible.

Entre las inversiones iniciales más rentables se encontraba una participación importante en ether, el token que sustenta la cadena de bloques de Ethereum, que ahora vale US$ 2.700 dólares, pero se negociaba por menos de US$ 12 dólares en 2016, cuando Polychain de Carlson-Wee se metió de lleno.

No se avergüenza de su nueva riqueza, creadas a partir del ether. Su piso de 1.828 metros cuadrados en Soho, que recientemente compró completamente amueblado, fue antes una galería de arte propiedad de destacados coleccionistas de Nueva York.

Su opulento diseño interior, descrito por su agente inmobiliario como la residencia "más digna de Instagram" del bajo Manhattan, se inspiró en el lujoso Hôtel Costes de París. Cuenta con techos de hojalata, columnas doradas, una silla de piel de serpiente en forma de cobra y candelabros hechos con tubos de órgano y cristal. El baño principal es un estudio en oro, que incluye un techo con espejos y una reluciente bañera enchapada en oro con un gran signo de dólar colgado en la pared de arriba.

Unos meses antes de comprar este palacio para fiestas en Nueva York, cuando Bitcoin cotizaba por encima de los US$ 50.000, cerró otra propiedad en Hollywood Hills. Esa mansión de US$ 28,5 millones y 3.657 metros cuadrados tiene impresionantes vistas al océano y al horizonte de Los Ángeles, un estanque interior, una piscina infinita, siete habitaciones y espacios para diez autos.

Una de las claves del éxito de Carlson-Wee ha sido, simplemente, llegar temprano. Por ejemplo, conoció al fundador de Ethereum, Vitalik Buterin, en 2013, cuando -con 19 años- trabajó brevemente en Coinbase. Justo antes de que Buterin escribiera su revolucionario libro blanco de blockchain, que superó a bitcoin al crear una plataforma informática multipropósito basada en los llamados “contratos inteligentes”. Estos acuerdos no tienen un valor legal convencional, pero debido a que los ordenadores hacen cumplir términos, son más inmutables. Sin contratos inteligentes no podría haber ICO o NFT.

Vitalik Buterin.

En 2018, en la conferencia Web 3.0 en Berlín, Carlson-Wee conoció a Harry Halpin, investigador de MIT y cocreador de un protocolo de superprivacidad llamado Nym. Halpin estaba frustrado por la renuencia de los capitalistas de riesgo tradicionales a respaldarlo. Dice Halpin: "Este elegante joven se me acercó y me dijo: 'Nosotros en Polychain estamos interesados en financiar tecnología subversiva". Polychain lideró una ronda de US$ 6,5 millones para Nym en julio pasado, justo antes de que la startup contratara a Chelsea Manning.

"Me gusta ser la primera persona en creer en alguien", dice Carlson-Wee, que acaba de regresar de pasar sus vacaciones de Año Nuevo con una docena de amigos en una casa que alquiló en St. Barts. "Nuestro objetivo es invertir en tecnologías innovadoras que permitan nuevos tipos de organización y comportamiento humanos".

La incursión de inversión más ambiciosa de Polychain hasta la fecha ha sido su respaldo a un fenómeno conocido como finanzas descentralizadas, o DeFi, que utiliza tecnología blockchain en aplicaciones peer-to-peer. La promesa es que DeFi eventualmente podría convertirse en un reemplazo más barato, más privado, seguro y accesible para las instituciones financieras tradicionales, incluidos los bancos y las bolsas.

Carlson-Wee fue uno de los primeros inversores en los mayores ganadores de DeFi: Uniswap, un exchange; el prestamista Compound; MakerDAO, un prestamista y creador de monedas estables; y el agregador de intercambio DeFi dYdX. Los tokens DeFi negociados en blockchain han tenido retornos sorprendentes. El mercado total ahora asciende a US$ 78.000 millones, frente a los US$ 10.000 millones en enero de 2020.

DeFi.

Los idealistas de las criptos, incluido Carlson-Wee, creen que DeFi es el futuro de las finanzas, y lo que hay que hacer para nivelar un campo de juego financiero desequilibrado. Durante siglos, los banqueros intermediarios -desde los Médicis de Florencia hasta Jamie Dimon de JPMorgan- han ejercido un gran poder y amasado enormes fortunas. DeFi tiene como objetivo eliminarlos. Todas las funciones de DeFi (pagos, ahorros, comercio, préstamos) se realizan en un software basado en blockchain. Los cambios se realizan mediante el voto del titular del token. No hay control central.

El éxito de Carlson-Wee radica no solo en su capacidad para encontrar las nuevas empresas DeFi más prometedoras, sino también en la voluntad de Polychain de realizar inversiones de gran tamaño en ellas. La descentralización y la democratización pueden ser el ideal de DeFi, pero cuando se trata de decisiones que podrían afectar los rendimientos de Polychain, Carlson-Wee está muy encima. No duda en utilizar el formidable poder de voto de su empresa para garantizar que los intereses de sus socios sean lo primero.

“Soy muy pragmático”, admite. "No creo que las criptomonedas arreglen la desigualdad de la riqueza o la concentración de la riqueza, pero sacuden la bola de nieve".

El viaje criptográfico de Olaf Carlson-Wee comenzó en 2011, el verano después de su tercer año en Vassar College en el norte del estado de Nueva York. Un ávido fanático de los videojuegos de rol había leído acerca de cómo el mercado clandestino de drogas Silk Road fue habilitado por una moneda virtual llamada bitcoin. Su entusiasmo por la nueva tecnología lo llevó a invertir casi todos los ahorros de su vida (alrededor de 700 dólares) en bitcoins a precios que oscilan entre 2 y 16 dólares. Continuó escribiendo su tesis de grado en sociología sobre la criptomoneda emergente.

Olaf Carlson-Wee. 

Después de graduarse en 2012 y pasar unos meses trabajando como leñador mientras vivía en una yurta en una comuna en el estado de Washington, envió su tesis por correo electrónico a ciegas a Brian Armstrong y Fred Ehrsam, los cofundadores de Coinbase. Lo contrataron como su primer empleado y lo pusieron a cargo del servicio al cliente. Carlson-Wee insistió en que todo su salario de US$ 50.000 se pagara en bitcoins.

Aunque tenía poca experiencia en codificación, ayudó a automatizar muchas de las respuestas de atención al cliente de rutina de Coinbase. Finalmente, fue puesto a cargo del riesgo y redujo la tasa de fraude de Coinbase en un 75%.

Carlson-Wee dice que, al principio de su carrera en el mundo de las criptomonedas, se dio cuenta de que los empresarios con una visión sólida para el futuro eran los más financiados y recompensados, en lugar de aquellos que eran rápidos o reactivos. “Coinbase tenía la arquitectura de un custodio central. Era muy contrario a la criptografía en ese momento. Estaba asumiendo las cargas de cumplimiento y antifraude de aceptar pagos bancarios”, dice. “Esto era algo que nadie había sido realmente capaz de hacer”.

Pero a medida que Coinbase se expandió y se volvió más convencional, se vio obligado a prestar mayor atención a las demandas regulatorias. Comenzó a alejarse intencionalmente de la vanguardia de las criptomonedas, donde Carlson-Wee sintió que estaba el mayor potencial. Estaba muy entusiasmado con la nueva cadena de bloques Ethereum de Buterin, que, a diferencia de Bitcoin, podría (teóricamente) ejecutar prácticamente cualquier tipo de plataforma digital, lo que hace posibles versiones descentralizadas de Uber, Facebook, Google o Dropbox.

Coinbase.

El excolega de Coinbase, Adam White, recientemente presidente de la wallet de criptomonedas Bakkt, cree que cuando Coinbase agregó docenas de ingenieros de software de las mejores escuelas, Carlson-Wee se había encasillado como el "hombre de operaciones". “Empecé a darme cuenta de que Olaf era más que el tipo que iba a trabajar duro y responder a las solicitudes de asistencia [de los clientes]”, dice White, quien recuerda una fiesta navideña en 2014 en la que Carlson-Wee le dijo casualmente que Bitcoin nunca opere tan bajo como US$ 300 nuevamente.

En 2016, Carlson-Wee informó a Armstrong y Ehrsam que renunciaría para formar un fondo de cobertura de criptomonedas. "Me di cuenta de que [Coinbase] iba a seguir su camino en general, conmigo o sin mí", dice. “Al fundar algo, podría recuperar esa sensación de apalancamiento súper alto”.

El apalancamiento resulta ser el combustible que impulsa el auge actual de DeFi. Desde el punto de vista de la recaudación de capital, DeFi es el sucesor de las ofertas iniciales de monedas. La mayoría de las ICO de 2016 y 2017 fueron OPV (oferta pública de venta) digitales basura en las que los especuladores intercambiaron tokens de éter para invertir en cientos de proyectos cuestionables. La mayoría eran peores que incluso las peores acciones. Casi no hubo divulgación, y los inversores no tenían capital real ni poder de voto. Se perdieron miles de millones.

DeFi se promociona como una mejora porque los inversores en estas plataformas basadas en Ethereum simplemente prestan su capital a otros en redes de igual a igual, generalmente en forma de éter o una moneda estable como USD Coin. Las reglas se establecen en contratos inteligentes integrados en la cadena de bloques de Ethereum. Al prestar criptomonedas, los inversores de DeFi pueden ganar dinero, mucho dinero, a través de algo llamado agricultura de rendimiento.

Funciona así: digamos que tienes US$ 10.000 en ether. En lugar de tenerlo en tu wallet digital en Coinbase sin obtener intereses, puedes depositarlo en una plataforma DeFi como Compound, lo que lo pone a disposición de otra persona para que lo tome prestado por un tiempo determinado. A cambio, obtendrás un rendimiento anual de hasta el 30%. Pero eso no es todo.

También serás recompensado con los propios tokens de Compound, COMP, el activo nativo de la plataforma, que te da derecho a votar y opinar sobre el gobierno de la red. Los tokens COMP también se comercializan activamente. Entre su lanzamiento en junio de 2020 y mediados de 2021, su valor se disparó de alrededor de US$ 65 cada uno a más de US$ 800 dólares. Incluso después del reciente colapso de las criptomonedas, han subido un 90% desde su lanzamiento.

Ahora se puede tener acuerdos de préstamo por millones de dólares entre dos personas en todo el mundo que no conocen la identidad de la otra”, dice Carlson-Wee, cuya inversión de US$ 2 millones en Compound en 2018 lideró su ronda inicial con una valoración de US$ 2 millones. Compound lanzó su token en junio de 2020. Su capitalización de mercado se disparó a US$ 4.000 millones en 2021 y ahora ronda los US$ 800 millones.

“Estos préstamos pueden ser un acuerdo entre una persona y un ordenador, o una corporación y un ordenador. No hay concepto de identidad o contrato legal. Y, sin embargo, [debido a los contratos inteligentes] puedes tener literalmente miles de millones de dólares moviéndose entre estas personas”, dice Carlson-Wee.

Cualquiera que sea el ideal, en la práctica, DeFi es el paraíso de los especuladores. Los tokens COMP que se le otorgan por prestar su éter en Compound se pueden depositar en cualquier cantidad de intercambios descentralizados como Uniswap (también una propiedad de Polychain), donde también puede ganar intereses y más tokens gratuitos. En Uniswap ganas UNI. Luego puede depositar sus UNI en SushiSwap y ganar SUSHI. Y así.

Puede parecer una burbuja que se perpetúa a sí misma. Durante los últimos 12 meses, las plataformas DeFi, incluidas Uniswap y SushiSwap, han promediado más de US$ 50.000 millones en volumen de transacciones por mes, pero hay poca evidencia de que algo de esto se destine a las cosas que los bancos suelen financiar, por ejemplo, la expansión de la empresa o incluso la compra de una casa.

Las cosas no siempre salen bien, tampoco. Chainalysis estima que en 2021, el 72% de los US$ 3.200 millones robados en criptoactivos han venido de sitios DeFi. A principios de 2020, cuando la pandemia hizo que los mercados cayeran en picado, los inversores de una plataforma DeFi respaldada por Polychain llamada MakerDAO sufrieron pérdidas de US$ 8 millones cuando su software subyacente liquidó 1.200 posiciones colaterales en respuesta a una caída del 55% en el precio del éter. En un momento, la fundación que dirige MakerDAO consideró un cierre de emergencia. La plataforma se salvó en parte porque ether repuntó un 80% en unos pocos meses. Mucho más está en riesgo ahora.

En marzo de 2020, el valor total de los activos digitales "bloqueados" en las plataformas DeFi era de unos  US$ 10.000 millones. Hoy, incluso después de la reciente corrección de las criptomonedas, la cantidad en riesgo asciende a casi US$ 80.000 millones. No es de extrañar que opositores poderosos, como la senadora de Massachusetts Elizabeth Warren, hayan llamado a DeFi "la parte más peligrosa del mundo criptográfico".

Ethereum

Si el nuevo mundo de las finanzas descentralizadas es una democracia, entonces Olaf Carlson-Wee es un jefe de Tammany Hall. Con grandes participaciones en las plataformas más grandes, incluidas Compound, Uniswap y MakerDAO, los analistas de Polychain participan activamente en la creación de su arquitectura, conocida como «tokenomics», así como en el diseño de los mecanismos de incentivos que atraen a los inversores.

Cuando se trata de la gobernanza de Compound, por ejemplo, Polychain es el segundo bloque de votantes más poderoso detrás de Andreessen Horowitz. Controla 306.000 de 2,8 millones de votos, aproximadamente el 11%. Andreessen tiene 321.000. Los votos importantes sobre cosas como la reducción de los requisitos de garantía de préstamos requieren que solo se emitan 400.000 votos, por lo que, siempre que estén de acuerdo, las empresas de riesgo pueden influir fácilmente en cualquier voto a su favor.

De hecho, Polychain se encuentra entre un puñado de grandes fondos de cobertura y VC, incluidos Paradigm, Bain Capital Ventures y Pantera, que, detrás de escena, controlan de manera centralizada muchas de las plataformas descentralizadas más grandes.

A diferencia de votar por acciones ordinarias, no existe un mandato para notificar a los titulares de tokens sobre los próximos votos, y para aquellos que almacenan sus tokens DeFi en intercambios como Coinbase, ni siquiera existe un mecanismo para permitir la votación.

«Una decisión no se transmite a Uniswap, Aave o Compound a menos que sea aprobada por el equipo fundador», dice Andre Cronje, fundador de Yearn.Finance, un robo-advisor de agricultura de rendimiento. Carlson-Wee admite abiertamente que su equipo trabaja con los fundadores en todas las propuestas importantes. Agrega Cronje: “Por mucho que se hable de descentralización, a menos que se canalice hacia atrás, no habrá aprobación”.

Carlson-Wee prefiere no insistir en las contradicciones inherentes de DeFi. “Realmente nunca he visto la descentralización como un objetivo final o una característica que los usuarios quieren”, dice. “Lo que la gente realmente quiere son garantías de seguridad. Y la descentralización suele ser la mejor manera de conseguirlos”.

En estos días, se concentra principalmente en dónde desplegar sus US$ 750 millones en capital fresco. Polychain adopta un enfoque temático para invertir en nuevas empresas en etapa inicial, algo que el joven dice que aprendió del veterano de VC Fred Wilson, de Union Square Ventures.

En el rápido universo cripto, DeFi es la burbuja de ayer. Las NFT y el metaverso son la próxima ola de espuma que Carlson-Wee quiere surfear. “La generación de Internet se preocupa más por los avatares y las imágenes de perfil que por la ropa y los autos. A medida que hacemos la transición a estilos de vida digitales y, eventualmente, a un metaverso completamente nativo de Internet, las NFT se convierten en los artefactos que nos rodean”, dice, con un destello en sus ojos azules. “Imagínate un mundo de juegos en el que el precio de un token que suba en realidad expandiría el tamaño del juego”.


*Publicada en Forbes US
 

loading next article