Forbes Argentina
Elon Musk documental
Millonarios

Curso acelerado de Elon Musk: el documental revelador que muestra lo peor del multimillonario

Sam Abuelsamid

Share

La película de 74 minutos intenta reflejar por qué los fanáticos deberían bajar del pedestal al fundador de Tesla y SpaceX.

23 Mayo de 2022 18.30

No importa cuán inteligente o visionario pueda parecer alguien en la superficie, es importante recordar que, invariablemente, todos son humanos y defectuosos. El hecho de que logren tener éxito en algunas áreas no significa que puedan hacer lo mismo en todo lo que intenten. Por eso, es de vital importancia no poner a las personas en un pedestal demasiado alto porque les dolerá cuando se derrumben.

Un nuevo documental publicado por el New York Times intenta echar un vistazo a los esfuerzos de Elon Musk para promover y vender la conducción automatizada en Tesla.

Con una duración de 74 minutos, “Curso acelerado de Elon Musk ” intenta cubrir mucho terreno, pero al final parece que dedica demasiado tiempo a algunos temas y no lo suficiente a algunos de los más importantes. La directora Emma Schwartz abre el documental con una mirada a los orígenes de Tesla y los esfuerzos para desarrollar vehículos automatizados que se remontan a una película promocional de GM de 1956.

Sin embargo, donde la película parece fallar es en dedicar demasiado tiempo a Joshua Brown. Brown fue el ex experto en desactivación de bombas de la Marina que fue la primera víctima mortal conocida mientras usaba el sistema de asistencia al conductor AutoPilot de Tesla. Partes significativas de la película se dedican a escuchar a algunos de los amigos de Brown sobre por qué estaba tan enamorado de AutoPilot que recorrió más de 70 mil kilómetros en su Model S en los nueve meses entre el lanzamiento de AutoPilot y su muerte en mayo de 2016.

Elon Musk y Tesla: Joshua Brown en su Tesla Model S.
Joshua Brown en su Tesla.

Si bien los reporteros del New York Times, Neal Baudette y Cade Metz, explican muy bien algunas de las limitaciones de AutoPilot, la mayoría de las personas que ven una película como ésta probablemente tengan poco o ningún conocimiento técnico sobre cómo funciona la conducción automatizada. Esos miembros del público en general se beneficiarían enormemente de una base sólida que elimine las muchas percepciones erróneas sobre la conducción automatizada, muchas de las cuales fueron promulgadas por el propio CEO de Tesla, Musk, a lo largo de los años.

Los espectadores podrían aprender algunas lecciones importantes sobre lo que realmente se necesita para crear, probar y validar un vehículo automatizado si la película hubiera incluido entrevistas con personas como el profesor de informática de la Universidad Carnegie Mellon, Phillip Koopman, o la abogada de Ann Arbor, Jennifer Dukarski. En cambio, recibimos muchas palabras de amigos de Brown que explican lo interesado que estaba en la tecnología y por qué estaba tan decidido a probar los límites de su automóvil.

Imagen de un Tesla desbocado en el centro de París.
Tesla descontrolado choca en París.

Para crédito de los cineastas, incluyeron entrevistas con un par de ex ingenieros del equipo de AutoPilot, miembros de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB), incluido el ex presidente Robert Sumwalt y Bryan Thomas, ex director de comunicaciones de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras.

Raven Jiang y JT Stukes reconocieron las limitaciones de AutoPilot. “Queríamos intentar que AutoPilot fuera seguro”, dijo Jiang.

“En el momento de ese accidente, sabía que la gente confiaba en que el sistema hiciera cosas que no estaba diseñado o no era capaz de hacer”, agregó Stukes. “El hecho de que ese tipo de accidente haya ocurrido es obviamente trágico, pero era algo que iba a suceder”.

Una de las razones por las que era probable que sucediera es que Tesla decidió ir primero con una cámara y ahora con un sistema solo de cámara. "No hubo una fase de investigación profunda en la que varios vehículos estuvieran equipados con una variedad de sensores, a muchos miembros del equipo les hubiera gustado eso, en cambio, primero se llegó a la conclusión y luego las actividades de prueba y desarrollo comenzaron a demostrar que la conclusión era correcta".

 “El hecho de que ese tipo de accidente haya ocurrido es obviamente trágico, pero era algo que iba a suceder”

Durante los últimos 15 años, Musk impulsó muchos grandes desarrollos en cohetería, popularizando vehículos eléctricos y vehículos definidos por software. Pero cuando se trata de sistemas críticos de seguridad, no hay atajos. Cuando hay vidas en juego, es responsabilidad de quienes crean tecnologías tener el debido cuidado. Cuando no lo hacen, como Musk lo hizo repetidamente con AutoPilot y Full Self-Driving, es responsabilidad de los reguladores de seguridad controlar a esas personas.

Elon Musk en presentación de Tesla.
Elon Musk en presentación de Tesla.

Acá es donde veo el mayor defecto de esta película. La NTSB tiene la responsabilidad de investigar los accidentes de transporte de todo tipo, incluidos los vehículos de aviación, ferroviarios, marítimos y terrestres. A raíz del accidente de Brown, la NTSB hizo muchas recomendaciones excelentes, incluida la exigencia de un control del conductor más sólido para los sistemas que aún requieren supervisión humana como Tesla AutoPilot/FSD, Super Cruise de GM y todos los demás sistemas en la carretera hoy. La NTSB también recomendó que los sistemas deben estar geocercados a las carreteras donde puedan operar de manera segura.

NHTSA es la agencia que tiene autoridad regulatoria y de ejecución sobre la industria automotriz. En los seis años transcurridos desde la muerte de Brown, hubo muchos otros accidentes fatales relacionados con el uso indebido del piloto automático, pero la NHTSA no hizo nada para implementar ninguna de las reglamentaciones de la NTSB. Solo en los últimos 12 meses desde el cambio de administración en Washington, la NHTSA incluso comenzó a recopilar datos serios en sistemas parcialmente automatizados y nadie sabe cuándo se hará algo concreto.

La película cometió el error de no investigar por qué la NHTSA no hizo nada para garantizar que los sistemas de automatización parciales sean realmente verificados para ser seguros y efectivos. En todo caso, la agencia permitió a Tesla seguir adelante con la venta de una tecnología que en realidad no funciona y promocionarla más que nunca. 

Para ser justos, otras agencias gubernamentales como la Comisión Federal de Comercio también podrían estar tratando de abordar al menos el aspecto comercial de este problema, pero la película no analiza las fallas de ningún funcionario del gobierno.

En un sistema capitalista, no es inusual que las empresas intenten salirse con la suya tanto como les sea posible en la búsqueda de ganancias. Es trabajo de los gobiernos erigir las normas necesarias para proteger al público de empresas sin escrúpulos. Es el trabajo de los periodistas sacar a la luz todas las fallas en el proceso para que nosotros, como población, podamos ser conscientes y hacer que todos rindan cuentas. Crash Course de Elon Musk tuvo la oportunidad de hacer mucho más en torno a la historia y dejó caer la pelota. Se necesita hacer más para decir la verdad sobre lo que está sucediendo con todas las partes involucradas en esta trágica historia.

 

*Con información de Forbes US. 

loading next article