Forbes Argentina
Tampa Bay
Millonarios

Conocé a la familia multimillonaria detrás de los ganadores del Super Bowl, los Tampa Bay Buccaneers

Justin Birnbaum

Share

Hace veintidós años, Malcolm Glazer era dueño de la tercera franquicia más valiosa de la NFL. Ahora, se ubica en el puesto 29. ¿Podrá finalmente el resurgimiento de sus herederos liderado por Brady cambiar las cosas?

08 Febrero de 2021 11.03

Volver a festejar como aquella vez en el año 2003. Ese era el plan para la familia Glazer, dueños de los Tampa Bay Buccaneers, cuyo equipo resurgente se enfrentó a los Kansas City Chiefs, anoche en el Super Bowl LV. Por suerte, sus deseos se hicieron realidad, ya que se impusieron 31-9 y gritaron campeón por segunda vez en su historia.

Fue una espera larga y dolorosa. La última vez que los Bucs llegaron al título en el Super Bowl (2003), tenían uno de los estadios más brillantes de la NFL, un entrenador carismático y popular y un plantel talentoso que incluía a dos futuros miembros del Salón de la Fama. En ese entonces, aplastaron a los Oakland Raiders y lograron su primer y único Trofeo Vince Lombardi.

También fue el año en que Malcolm Glazer, quien murió en 2014, se convirtió en multimillonario. El emprendedor convirtió las primeras inversiones en una fortuna familiar que hoy incluye aproximadamente US$ 600 millones en bienes raíces en todo el país, los Bucs y el club de fútbol de la Premier League Manchester United. 

Actualmente, todo está valorado en US$ 5,8 mil millones y en manos de sus seis hijos. Cuatro de ellos, Bryan, Darcie, Edward y Joel, lideran el renacimiento de los Buccaneers; quienes invirtieron para hacerse con el futuro mariscal de campo del Salón de la Fama Tom Brady y apostaron un plantel de jugadores jóvenes y talentosos.

"Estar de regreso en el Super Bowl es una sensación tremenda, pero en última instancia, nuestro objetivo es ganar", dice Joel Glazer, uno de los cuatro hermanos que dirige los Bucs. "A nuestro padre le hubiera encantado este grupo de jugadores y entrenadores". Joel y los hermanos Edward y Bryan son copresidentes de los Buccaneers, mientras que la hermana Darcie es presidenta de la fundación de la organización y de la Glazer Vision Foundation.

No la tenían sencilla anoche: se enfrentaron a un oponente con una historia fuerte detrás. Comprado por Lamar Hunt, hijo de la leyenda del petróleo y el gas HL Hunt, por US$ 25,000 en 1960, los Chiefs eran los campeones defensores de la NFL. Liderados por su joven estrella Patrick Mahomes y el legendario entrenador Andy Reid, jugaron su primer Super Bowl en 50 años en 2020, venciendo a los San Francisco 49ers 31-20.

Blitz multimillonario

El Super Bowl LV no fue la primera batalla de los multimillonarios y no será la última. Pero el juego de este año presentó un par de historias interesantes. 

Malcolm Glazer llegó a la liga mucho más tarde que Hunt, comprando a los Bucs en 1995 por US$ 192 millones, siendo una de las peores franquicias de la NFL. "Trabajé duro y durante mucho tiempo desde que tenía 15 años", dijo Glazer a Forbes poco después de hacerse  el equipo. "Es hora de que me divierta un poco la vida".

Dejó la escuela cuando era adolescente para atender la tienda de repuestos de relojes de su familia en el norte del estado de Nueva York, después de la muerte de su padre. Glazer experimentó su primer éxito luego de ganar un contrato para operar una concesión de relojes y joyas en una base de la Fuerza Aérea en Ginebra, Nueva York, y comenzó a incursionar en acciones. Luego probó suerte en el sector inmobiliario, pidiendo grandes préstamos para comprar casas de alquiler en los barrios pobres de Rochester, de clase trabajadora. Luego se diversificó a propiedades comerciales, luego a parques de casas rodantes y hogares de ancianos.

En 1990, vendió un puñado de estaciones de televisión afiliadas a la red que había comprado en mercados pequeños y no competitivos con una ganancia de US$ 60 millones. Luego, Glazer se involucró fuertemente en los bonos maltratados de compañías como Amphenol, Pamida y Gilbert / Robinson. Justo antes de un repunte masivo del mercado que duplicó su inversión a aproximadamente US$ 160 millones. Ya para 1995, el año en que compró los Bucs, tenía un patrimonio neto que Forbes fijó en US$ 300 millones.

Tesoro enterrado

La diversión en Tampa solo duró unos años. En 1999, los Bucs alcanzaron el tercer lugar en el ranking de Forbes de los equipos más valiosos de la NFL, pero todo fue cuesta abajo después de eso. El nuevo y brillante estadio de Glazer pronto comenzó a verse hecho jirones frente a los nuevos palacios de fútbol americano que estaban apareciendo en toda la liga. Su plantilla también estaba envejeciendo y nunca se rejuveneció por completo. En 2009, la familia despidió a Jon Gruden, el entrenador con más victorias en la historia de la franquicia, lo que provocó una sequía de playoffs de 12 temporadas. La asistencia disminuyó y un enfoque tacaño del talento solo lo empeoró.

Ese deprimente deslizamiento se hizo más evidente en comparación con el éxito de la otra joya deportiva de la familia, el Manchester United. Glazer lideró la adquisición del club a través de un acuerdo de US$ 1.4 mil millones que se cerró en 2005 y lo dejó cargado de deudas. Los fanáticos furiosos chillaron hasta que empezaron a ver los resultados: cinco títulos de la Premier League, cinco copas nacionales y un título de la UEFA Champions League. En 2019, antes de la pandemia, los ingresos alcanzaron un máximo de US$ 795 millones, lo que le dio al club un valor empresarial que Forbes estimó en casi US$ 4 mil millones .

“Parte de la razón por la que trajeron a Brady fue para enseñar a los jóvenes y grandes atletas cómo ganar”, dice el consultor deportivo Marc Ganis, asociado de los Glazer. Añadió: "Eso tendrá beneficios para los años siguientes incluso después de que Brady se retire".

Aún así, esta es la NFL, que recauda ingresos masivos de los contratos de televisión y que se comparten por igual entre los 32 clubes. El valor promedio del equipo aumentó de US$ 288 millones en 1998, cuando Forbes comenzó a rastrearlos, a US$ 3.050 millones en la actualidad. 

Los Bucs tienen un valor de US$ 2.280 millones, diez veces más que cuando Glazer compró el equipo. Un rendimiento bastante bueno incluso para una franquicia que ahora se ubica como una de las peores inversiones del fútbol americano: ocupa el puesto 29 en la lista de Forbes, la clasificación más baja de su historia, seis lugares detrás de los Chiefs de $ 2.5 mil millones.

“Póngalo de esta manera”, dice Ganis. "Si tuviera los fondos para comprar un equipo en cualquier liga, sería un equipo en la NFL".

Nota publicada en Forbes US