Forbes Argentina
Aviones.
Lifestyle

Volar por el mundo en 4 horas y por cien dólares está más cerca

Forbes Digital

Share

La empresa Boom Supersonic planea lanzar al mercado un avión tres veces más rápido que los aviones comerciales, y a un precio accesible para todos. El sueño del Concorde vuelve por otros medios.

28 Mayo de 2021 11.16

Una empresa de aviones supersónicos reveló su plan a largo plazo de realizar vuelos baratos y rápidos a cualquier parte del mundo en un lapso de 4 horas o menos solo por una fracción de precio que se sitúa en 100 dólares. El avión supersónico que han presentado sería tres veces más rápido que los aviones comerciales más utilizados. 

Así, Boom Supersonic viene a revivir el sueño supersónico que murió con la retirada del Concorde hace casi veinte años y que en su momento parecía una fantasía descabellada.

En una entrevista con la CNN, el fundador y director general de Boom Supersonic, Blake Scholl, dijo que los objetivos de su empresa eran completamente diferentes a los del desaparecido Concorde, que cobraba US$ 12.000 por un viaje de ida y vuelta en los años 90.

Aviones supersónicos: XB1 y Overture

Boom Supersonic fue la primera empresa de la nueva “camada” que compite por recuperar los aviones supersónicos. La empresa debutó con un prototipo de avión supersónico en la vida real, el XB1, que tiene previsto hacer volar a finales de año. El avión tendrá una capacidad de hasta 88 personas y se centrará en más de 500 rutas, principalmente transoceánicas.

El ambicioso objetivo de la empresa es hacer volar el XB1 a finales de 2021, abrir una fábrica en Estados Unidos en 2022, construir su primer avión comercial, el Overture, en 2023 y tenerlo en los cielos en 2026. “O fracasamos o cambiamos el mundo”, dijo Scholl a la CNN en una videollamada desde Denver (Colorado).

El objetivo es construir un avión “neutro en carbono” desde cero, que utilice combustibles alternativos que aprovechen la misma cantidad de carbono que se emite durante el vuelo. “Lo que se hace, básicamente, es absorber el carbono de la atmósfera, licuarlo en el combustible del avión y ponerlo en el avión”, aseguró Scholl.

loading next article