Forbes Argentina
foto la bala
Lifestyle

Tiene 18 años, más de 15 millones de seguidores y superó la depresión que le generó la exposición

Forbes Digital

Share

Entre YouTube, Instagram y TikTok, Isabella de la Torre logró igualar los seguidores de Michael Jordan. La historia de una adolescente que descubrió su verdadera pasión entre las consecuencias negativas de ser una influencia para millones de jóvenes de toda América Latina.

22 Septiembre de 2022 11.21

A pesar de pertenecer a una generación a la que las redes sociales le son innatas, cuando a sus 18 años Bala consiguió quince millones de seguidores entre sus cuentas de YouTube, Instagram y TikTok, se dio cuenta del impacto real que eso tenía en su vida. De un día para el otro, comenzó a notar que la tolerancia de los demás hacia todo lo que mostraba perdía significado y que las exigencias sobre su persona crecían cada vez más. 

Aunque su ingreso al mundo de las redes sociales se dio cuando a los 11 años se decidió a crear un canal de YouTube, no fue hasta que llegó a Instagram que su público se multiplicó por millones en ambas plataformas. En YouTube, su canal “La Bala” tiene 7 millones de suscriptores. En Instagram, su público está compuesto por dos millones y medio de adolescentes de entre 14 y 18 años.  

“El crecimiento en mi número de seguidores me obligó a comenzar a reconocerme como una figura pública y sentí mucha presión hacia tener que ser 'perfecta' para la gente que me sigue”, cuenta Isabella De la Torre, la influencer mexicana detrás del perfil de Instagram HeyBala. Ante eso, se abrieron dos caminos inexorables: cambiar el rumbo o mejorarlo. 

“Mi objetivo a partir de ahí fue mostrarme más real en mis redes sociales. Me interesa que mis seguidores sepan que soy una mujer más en el mundo, haciendo lo que amo y siendo igual de humana que cualquiera”, cuenta Bala, quien destaca la actitud positiva que recibió ante ello. Es que su público, al igual que ella, pertenece a la generación Z,  donde el concepto “sobre un cuerpo que no es mío, no opino” comienza a ser, afortunadamente, un lema.

En el camino de mostrarse real, Bala se encontró con su espiritualidad. “Desde que empecé a desarrollar mi espiritualidad, cambió mi forma de ver la vida. Evolucioné de ser una persona pesimista a encontrar un por qué en cada cosa. Este camino se ha convertido en mi medicina. A través de prácticas espirituales he aprendido a sanar traumas y lazos con otras personas y quitar el sentimiento más inútil de todos: la culpa”, cuenta. 

Así fue como esta adolescente encontró en la meditación un lugar seguro que pudo alejarla de la ansiedad de las redes sociales, sin dejar de ser este su entorno diario. “Compartir una parte más personal de mi vida en las redes, me llevó a ser una persona con mayor ansiedad y depresión. Pude salir de ese lugar oscuro gracias a la música, la espiritualidad y la meditación que me ayudaron a sanar”, asegura. 

Una puerta a mil caminos

Para Bala, encontrar en la espiritualidad las herramientas para alejarse de todo lo que le resultaba tóxico, no solo le significó el ingreso a una vida más pacífica y agradecida, sino que, como una verdadera fuerza poderosa, la alineó con su propósito de vida. 

“El trabajo de cada uno en darle luz a su propia alma tiene resultados poderosos y es por eso que resalto la importancia de hablar abiertamente sobre espiritualidad”, cuenta. Además, la adolescente asegura que compartiendo sus experiencias espirituales, no solo logró conectarse con ella misma sino sembrar semillas de curiosidad en  personas que nunca habían escuchado hablar del tema.

Aunque a Bala le gusta pensar canciones desde los 12 años, no fue hasta después de esta transformación interna ligada a su espiritualidad que se encontró componiendo una canción que le sonaba diferente a todo lo que había hecho antes.  “Sin querer ni poner atención a lo que estaba haciendo, creé una melodía que me gustó. No quise abandonarla y me concentré en explotarla para poder tener una canción”, explica.

Bala cree que la energía se transmite y por eso encontró en la música otra herramienta para contar su camino de crecimiento personal. “Me gusta integrar un poco más de esa energía espiritual en mis composiciones y hacerlo parte de un concepto en mi música”, cuenta sobre el modo en que su transformación personal le marcó  el rumbo.  

Visión de futuro

La inspiración de su crecimiento la llevó a componer canciones suficientes para grabar su primer álbum el cual se publicará en todas las plataformas digitales el próximo 20 de octubre. “Parte de conectar con la audiencia ha sido mi música. En la parte más difícil de mi vida encontré la música como la forma más sana de expresar lo que siento. A partir de ese momento noté que quería seguir cantando, componiendo, escribiendo y haciendo música que se sienta, que se llore y se cante a todo pulmón”, cuenta Bala a pocos días del estreno.

Sobre los temas que le gusta sumar a su música, cuenta: “A veces compongo sobre mi vida personal, mi vida no tan personal y también sobre experiencias que he escuchado de otras personas. Me gusta crear música en base a sentimientos y vivencias que nos hacen a todos humanos”, explica.  

Como una artífice de su presente y su futuro, Bala encontró en la música el espacio para expresar el mensaje que quiere dar y la forma de proyectar la vida de sus sueños. “Estoy segura que en cinco años, a mis 23, estaré de gira compartiendo mis canciones con gente bonita de todo el mundo”. Y solo hará falta que pase el tiempo para poder ver ese deseo hecho realidad. 

loading next article
10