Forbes Argentina
Stress
Liderazgo

Seis consejos para superar la fatiga que produce Zoom

Forbes US

Share

Mitigar el cansancio producido por las videoconferencias es un objetivo posible.

05 Octubre de 2020 10.05

¿Suspiras de forma audible cada vez que tiene que iniciar sesión en lo que se siente como su milésima reunión de Zoom del día? No estás solo. Si bien todos estamos más o menos acostumbrados a que las videollamadas y las reuniones se hayan convertido en una norma, el efecto de la fatiga de Zoom no ha desaparecido.

Dado que trabajar desde casa llegó para quedarse, las videollamadas también lo estarán a largo plazo. Esto hace que sea increíblemente importante encontrar una manera de evitar que la fatiga de Zoom se apodere de su día de trabajo. 

1. Considere hacer que el video de las reuniones sea opcional siempre que sea posible

Dependiendo del tipo de reunión, no siempre es necesario tener en video a las personas todo el tiempo. Las reuniones en las que se espera participación deben mantener el video encendido, pero si se trata de una sesión de capacitación u otra cosa en la que las personas miran pasivamente, considere permitir que las personas apaguen su video.

Es tentador querer a todos en imagen para asegurarse de que están prestando atención, pero la verdad es que tener un video no equivale a enfocarse. Requerir video encendido significa que las personas no pueden desplazarse por las redes sociales en sus teléfonos, pero no les impide hacer lo mismo en su computadora. Es una falsedad que mejora el compromiso: las personas siempre encontrarán la manera de realizar múltiples tareas si así lo desean.

2. Oculta tu propio video

Cuando hablas con alguien cara a cara, solo ves su cara, no la tuya. En una videollamada, también te ves a ti mismo, lo cual es bastante antinatural. Eso también significa que es más probable que prestes atención a tus expresiones faciales, lo que llevas puesto o tu apariencia general en lugar de solo centrarte en la conversación. Esto no solo resta valor a la conversación en sí, sino que también puede hacerte sentir algo cohibido. Zoom tiene una función llamada -acertadamente- 'ocultarme' que permite a otros participantes ver su video, pero usted evitará verse a usted mismo.

3. Cambia la vista de la pantalla

Puede distraerte bastante estar mirando una pantalla llena de caras. También es fácil distraerse con la pantalla de otra persona que intenta echar un vistazo a su fondo, o ver por qué se mueven. Para evitar esto, cambie de la vista de galería a la vista de orador y oculte a los participantes. De esta manera, la pantalla solo muestra el video de una persona a la vez, lo que facilita el enfoque.

4. Establece y sigue una agenda

A veces, las reuniones de Zoom pueden prolongarse mucho más de lo necesario, y esto puede exacerbar la sensación de fatiga de Zoom. Para mantener las reuniones al día y a tiempo, establezca y comparta una agenda con todos los participantes de la llamada. De esa manera, todos sabrán exactamente lo que se espera de ellos y lo que cubrirá la reunión, así como la duración. Trate de no exceder el tiempo programado siguiendo con firmeza la agenda y dominando a cualquiera que divague y se desvíe demasiado.

estrés teletrabajo

5. Programar descansos

Si tiene control sobre su horario, no lo empaquete con videoconferencias consecutivas. Tómese un descanso entre las llamadas de Zoom para descomprimirse. Esto no solo es relevante para Zoom; es útil tener al menos diez minutos entre reuniones, para que pueda concluir una reunión por completo antes de pasar a la siguiente.

6. Usar el teléfono

No todas las reuniones requieren tiempo real; a veces, una llamada telefónica es igual de suficiente, si no más. Las llamadas telefónicas se pueden tomar desde cualquier lugar, lo que permite mucha más flexibilidad. No tiene que vestirse elegante o maquillarse para una llamada telefónica, y con todos los factores estresantes adicionales de trabajar desde casa, eso puede ser una gran ventaja.

Autor: Ashira Prossack

Nota publicada en Forbes US.