Forbes Argentina
Guillermo Pepe, director Ejecutivo de Mamotest
Innovacion

Es argentino, creó una empresa de triple impacto que busca combatir el cáncer de mama y fue elegida por la ONU

Florencia Radici

Share

Mamotest, la solución integral para la detección del cáncer de mama, fundada por el argentino Guillermo Pepe, planea desembarcar en Uruguay, Paraguay, México y España.

30 Diciembre de 2020 08.30

Mamotest, una de las 30 Promesas de Forbes de 2019, es una solución integral que derriba las barreras que distancian a la mujer al acceso temprano al diagnóstico de cáncer de mama, que se convirtió en el cáncer número uno del mundo, superando por poco al de pulmón. “Es integral porque es más que poner mamógrafos a disposición, sino también los médicos, todo en menos de 24 horas. En promedio, tardamos 4 horas en devolver el informe de la mamografía, versus una mujer que va al sistema público y quizá demora entre 6 y 9 meses. También impulsamos leyes para que las mujeres tengan días laborales libres para hacerse los estudios y articulamos con gobiernos y ONGs para hacer campañas de concientización”, resume Guillermo Pepe, director Ejecutivo de Mamotest.  

Si bien Pepe impulsa la telemedicina y el telediagnóstico desde 2013, este año, a partir de la crisis sanitaria por la pandemia, asegura que se avanzó “cinco años en uno” en cuanto a la valorización de la telemedicina. Por otro lado, al ser Mamotest una empresa de triple impacto, con especial foco en el social, el mensaje de “estar juntos y derrotar al virus” ayudó a la exposición y potenció el trabajo con los gobiernos.  

Hoy, Mamotest posee 15 centros en el norte de la Argentina y llega a 60.000 mujeres por año con diagnóstico mamario. El impacto, explica Pepe, está medido y validado: por cada US$ 1 que les pagan le generan un ahorro de US$ 10 al estado. “El sistema de salud está roto en todo el mundo y la pandemia lo único que hizo fue demostrarlo. Se necesitan este tipo de soluciones”, asegura. “Querríamos estar en todas las provincias, pero es muy desafiante entra a cada una”, admite.  

Mamotest

Este año, Mamotest aprovechó para acelerar el desarrollo propio de la tecnología, más precisamente, una plataforma que administre las imágenes de los estudios y contacte a las pacientes con los médicos que las derivan, para que las contacten y les avisen en caso de tener que hacer otra cosa. Además, desarrolló un sistema de datos y estadísticas para los médicos derivadores, una especie de dashboard de control de sus pacientes. “Y estamos desarrollando un robot basado en inteligencia artificial para contribuir al proceso de diagnóstico y que el médico tenga un doble chequeo. El bot no diagnostica, sino que avisa cuando una imagen es normal y cuando no, para que el médico pueda mirar directamente las que no son normales”, explica Pepe, quien añade que el robot está aprendiendo a partir de la base de datos de 350.000 imágenes que tiene la compañía.  

Para 2021, el proyecto es llevar Mamotest a Uruguay, Paraguay, México y España. Para ello, la firma está cerrando su primera ronda de inversión, que contaría con el aporte de una empresa de salud norteamericana y un co-inversor regional. Pero, además, fueron elegidos por la ONU entre 8 proyectos de salud en el mundo como candidatos, si pasan a la próxima instancia, para ir a Ginebra y poder reunirse con los fondos de inversión más grandes del mundo que invierten en empresas de alto impacto -todo, como parte del programa de desarrollo para los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que identifica las empresas de la región que aportan soluciones para lograr los ODS y, de ellas, cuáles tienen soluciones escalables a nivel mundial.