Forbes Argentina
laura - unilever 2
Editorial

Mirada integral y visión global

Laura Barnator Gerente general de Unilever Argentina

Share

29 Abril de 2021 09.30

“¿Cómo gestionar en tiempos de pandemia?” es probablemente la pregunta que más gravitó en los últimos meses. En nuestro caso, somos una compañía con presencia en el país desde hace 95 años y atravesamos distintos contextos. Esta experiencia nos permite tener una gimnasia de adaptabilidad para acompañar y ofrecerles a los consumidores diferentes opciones de productos de calidad. A lo largo de todo este tiempo, vimos nacer marcas 100% argentinas como Ala y Savora o traer marcas globales como Dove, Skip, CIF. Logramos desarrollarnos en el país gracias a los 3.500 empleados que hoy trabajan en nuestras seis plantas productivas y oficinas; así como al legado que nos dejaron los tantos que trabajaron en la compañía en toda nuestra historia.

El 2020 fue un año complejo que nos obligó a movernos mucho más rápido y reforzó el punto de convergencia de todo lo que hacemos: las personas en el centro. Aprendimos que el mejor pronóstico que podemos hacer es estar preparados para el cambio constante y que la mejor forma de navegar la incertidumbre es escuchando, accionando y estando muy cerca de nuestra gente y del consumidor. De esta manera, la prioridad estuvo en garantizar el abastecimiento mientras cuidábamos y protegíamos a nuestros colaboradores con los mayores protocolos de seguridad e higiene. Esto nos permitió mantener nuestras plantas a máxima capacidad, entendiendo la importancia de nuestros productos en estos contextos. Los desafíos fueron muchísimos, pero haber tenido en claro nuestro propósito y tener el compromiso de todos como un conjunto nos permitió estar a la altura.

Y no solo es el abastecimiento en Argentina, sino también a los más de 30 países a los que exportamos. Somos una de las firmas de consumo masivo con balanza comercial positiva más grande del país y estamos trabajando para seguir potenciándolo. Por eso llevamos adelante diferentes iniciativas para sustituir importaciones, potenciar exportaciones y generar empleo pyme. Por ejemplo, comenzamos la producción local del jabón Dove y reemplazaremos la importación de vegetales para la realización de caldos Knorr, e invertimos en una nueva línea de alcohol en gel que también exportamos. Pero, para seguir potenciando los mercados de exportación, es necesario ser competitivos internacionalmente.

Laura Barnator, gerente general de Unilever Argentina

Por eso es crítico revisar la cadena de valor en su conjunto, tener condiciones de estabilidad a largo plazo, ser competitivos en los costos de materias primas, tener garantizados los insumos necesarios para producir y, entonces, poder ser elegidos como fuente de abastecimiento para otras filiales. Tenemos el talento de nuestra gente, y las capacidades técnicas para hacerlo.

En Unilever entendemos que somos una parte de un engranaje mayor y tenemos un rol relevante para la economía argentina. Actualmente trabajamos con más de 2.000 pymes que son parte de nuestra cadena de valor, y junto a ellas logramos que el 91% de lo que vendemos localmente sean productos 100% industria nacional. La pandemia aceleró la posibilidad de colaborar, dar formato y contundencia a las acciones que veníamos llevando a cabo y tener así un impacto más fuerte. Por eso, relanzaremos UniPyME, un programa que nos permite acompañar a las pymes para que crezcan, se desarrollen y puedan ser más competitivas, con nuevos focos de capacitación, beneficios con universidades y una plataforma e-learning.

La innovación está en el corazón de nuestra empresa. Los hábitos, las formas de vivir y de comprar cambian, y nosotros acompañamos y nos adelantamos a esas tendencias. Poniendo nuevamente en el centro al consumidor, en 2020 lanzamos el primer jabón líquido para diluir del país para nuestras marcas Ala y Skip; un producto un 20% más económico y más sustentable, pero que no cambia el hábito de uso. Comenzamos importándolo desde Brasil, pero anticipamos y aceleramos una inversión en el país para producirlo localmente y exportarlo a Chile y Uruguay.

El 2020 fue un año bisagra que presentó múltiples desafíos, pero a través del trabajo en equipo, una mentalidad de agilidad y el propósito como guía pudimos sortear los obstáculos y seguir estando donde hay que estar. El 2021 continuará siendo otro año complejo. Seguimos transitando la pandemia y nos encuentra más exhaustos, pero con más experiencia. Es por eso que, aún más, se necesitará de un fuerte compromiso social por parte de todos los actores de la economía. Por eso, desde Unilever seguiremos apostando a las innovaciones que agregan valor y adaptándonos al contexto para estar siempre mejor preparados para el futuro.

loading next article