Forbes Argentina
Today

Reapareció la peste bubónica en Mongolia pero no hay por qué preocuparse

Forbes US

Share

Se sospecha que hay un caso en Bayannur, una ciudad en la región china Mongolia Interior. Sí, es la peste causada por la bacteria Yersinia pestis, que se puede transmitir a las humanos a través de roedores infectados por mordidas de pulga. No se preocupen, es solo la peste.

07 Julio de 2020 10.00

Sí, se trata de pulgas que muerden a animales como ratas, ratones y marmotas. Sí, Yersinia  pestis también es la causante de la “muerte negra” que mató a más de 50 millones de personas en Europa a mediados del siglo XIV. Sí, en noviembre se registraron cuatro casos más de la peste en Mongolia Interior.

Así las cosas, ¿por qué las autoridades de Bayannur emitieron apenas una alerta de nivel tres ?en la cual, según Reuters, se “prohíbe la caza y el consumo de animales que puedan transmitir la peste y se solicita que se reporten casos de marmotas enfermas o muertas”? en vez de una de nivel dos?

Bueno, después de todo, es tan solo la peste. Que no cunda el pánico. No estamos en el siglo XIV. Ahora hay antibióticos capaces de tratarla rápidamente, como la estreptomicina, la gentamicina, la doxiciclina y la ciprofloxacina, siempre y cuando se administren a tiempo.

Además, la peste aparece cada tanto en todos los continentes. Por ejemplo, en EE.UU. se reportan en promedio siete casos por año desde el 2000; el récord fueron 17 casos en 2006. La mayoría de los casos apareció en el oeste y el sudoeste del país. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) arman mapas con los casos del país y el mundo desde hace unos años.

Esto no significa que la peste no sea una enfermedad grave. Sin antibióticos, la cosa se pone fea: entre el 30% y el 100% de los casos termina en muerte, según la Organización Mundial de la Salud. Por eso, es importante diagnosticarla y tratarla rápidamente.

Tres formas

La peste se presenta de tres formas. Los síntomas tienden a aparecer entre tres y siete días después de la exposición inicial a la bacteria; cada uno de estos “sabores” tiene sus propias delicias, como explican los CDC:

  • Peste bubónica: puede ocurrir cuando una pulga infectada muerde directamente a una persona. La bacteria se reproduce en los nodos linfáticos cercanos y los hincha, inflama y ablanda. Esos nodos inflamados se llaman bubones (de ahí el nombre).
  • Peste septicémica: puede ocurrir cuando una pulga infectada muerde directamente a una persona o esta toca a un animal infectado. También puede ser el siguiente paso si no se trata la peste bubónica. La bacteria se mete en el flujo sanguíneo y siembra el caos: produce dolores abdominales, deja a la persona en shock y causa hemorragias en la piel y diversos órganos.
  • Peste neumónica: si tienen que elegir una forma de la plaga, eviten esta. Es la peor de las tres. Como sugiere el nombre, la bacteria se mete en los pulmones al inhalar gotitas infecciosas o propagarse alguna de las otras dos formas por el cuerpo. La infección pulmonar puede derivar en una neumonía con todos sus graves síntomas. Los infectados con peste neumónica pueden contagiar a otros con gotitas respiratorias.

Aunque cada tanto surge algún brote de la peste, hay muy pocas chances de que se convierta en una epidemia. La disponibilidad de tratamientos efectivos lo cambió todo.

Autor: Bruce Y. Lee

Podés leer la nota completa en inglés acá.