Forbes Argentina
bimbo-jpg_bueno-e1492712734113
Today

La asombrosa expansión de Bimbo, la panificadora mexicana que lidera la región y ya está segunda en China

Forbes Digital

Share

14 Enero de 2020 13.20

 Según dijo Alberto Fernández, la compañía de Daniel Servitje tiene el 80% del mercado argentino. Pero su imperio es mucho mayor. Cómo llegó Bimbo a conquistar el mundo. 

El presidente observa que hay una fuerte concentración en sectores sensibles, como en los alimentos. Y esto fue uno de los temas que tocó en una reunión que mantuvo con empresarios mexicanos, entre ellos el representante de la empresa Bimbo, Daniel Servitje. Según informó La Nación, Alberto Fernández le ?echó en cará que su compañía controla el 80% del mercado argentino de pan lactal. Aunque entendió la respuesta que le dio: “No es nuestra culpa, nosotros trabajamos”.

Sin embargo, no es en el único lugar donde Bimbo domina. De hecho, pisa fuerte en los distintos continentes: Por ejemplo, Estados Unidos y Canadá representan el 49% de las ventas globales; América Latina el 10%; y Europa, Asia y África un 9%. Y dentro del mercado asiático se destaca China, donde se convirtió en la segunda panificadora del país.

La mexicana entró al mercado de aquel país a mediados de 2006, luego de la compra por 9.2 millones de euros de Panrico, una panificadora de Beijing, y demoró 8 meses en integrar sus operaciones.

“Prácticamente recibimos la compañía de mano de los anteriores propietarios. Se da un proceso de integración, que es parte fundamental cuando ingresas a otro país. Al proceso de integración tienen que dársele los tiempos”, explicó José Ricardo Martínez González, director comercial región central de la compañía mexicana.

En ese proceso se sumó al personal que ya pertenecía a Panrico a los procesos de Bimbo así como integrar a quienes fueron desde México. A su llegada, la planta de Beijing solo atendía a la capital china, y a las vecinas ciudades de Tianjin y Baoding, a 110 y 150 km de ahí. No obstante, su objetivo fue expandir lo más posible su mercado hasta donde la frescura del producto pudiera preservarse.

“Pusimos un radio de 500 km y empezamos a tomar las ciudades a esa distancia de Beijing”, detalló durante su participación en un taller sobre ese mercado oriental en el marco del Día de China, celebrado en la Secretaría de Economía.

Según informó Forbes México, su mercado alcanzaba casi a 25 millones de personas solamente al llegar a localidades aledañas de más de 2 millones de habitantes, proceso que abarcó hasta 2010.

Al inicio, Bimbo evaluó mantener la marca pero para su primer año se tomó la decisión de colocar al icónico osito en su producción asiática.

“Corrimos un riesgo de cambiar al año siguiente, en 2007, los logos de Panrico y le pusimos los logos de Bimbo. Era un riesgo porque podíamos haber cambiado al consumidor. Algo que nos ayuda, yo siempre digo que el osito Bimbo es mágico y cayó como anillo al dedo con nuestros consumidores chinos, los niños estaban encantados”, recordó.

No obstante, que se vendan bajo la misma marca, se trata de productos diferenciados, pues, dijo el director comercial, los chinos lo prefieren salado, cosa que aprendieron sobre la marcha.

“El dulce en China no es tan fuerte como en México. A veces nos cuesta trabajo aceptar que tenemos que cambiar y que tenemos que adaptarnos”, comentó.

Luego compraron dos marcas locales más: ML, sándwiches y hamburguesas, y Jinhongwei, dedicada a la fabricación de productos similares a los de Bimbo pero más artesanales, relató el directivo.

“Del 2015 a 2016 fue un periodo de más expansión, ya teníamos posibilidades de crecer. En 2017 se da la adquisición de East Balt, una compañía que nos permitió llegar a otro tipo de clientes que no estábamos, los institucionales. De hecho con esa marca es con la que estamos en Rusia, Turquía, Francia y ahí tenía China plantas y fue entonces cuando se dio la expansión más fuerte”, dijo.

Apenas en 2018 realizó su última adquisición en esa nación, al incorporar a Mankattan, la entonces segunda mayor panificadora de China, que era considerado su competidor frontal en Beijing y la que apareció como la más parecida a Bimbo, según Martínez González.

Con ello la firma sumó 4 instalaciones más para sumar las actuales 11 plantas distribuidas en el centro y poniente del gigante asiático. En ese año, las ventas en el país oriental sumaron 267,100 millones de dólares, según la empresa.

En su reporte del tercer trimestre de 2019, Bimbo resaltó que este sector, conocido como QSR, impulsó sus ganancias en la región de Europa, Asia y África (EAA).

Para el director comercial de Bimbo, la entrada al mercado chino representó un desafío pues primero se tuvo que conocer el mercado, y con ello los puntos de venta, las calles y los consumidores, donde la competencia se tiene que hacer con calidad y no sólo buscar ofrecer precios bajos.

“Es un gran país para hacer negocios, pero hay que vivirlo, hay que caminar la calle, conocer los mercados, realmente lo que quiere el consumidor, todo mundo dice ?en China vamos a hacer negocio porque hay mucha genté, pero es un mercado supercompetido”, afirmó.