Forbes Argentina
Boric
Today

Elecciones en Chile: Boric se impone en los comicios y Kast reconoce la derrota

Forbes Digital

Share

Tras ganar en el ballotage, el candidato de izquierda Gabriel Boric se convierte en el presidente electo del país trasandino. Sucederá en el cargo a Piñera.

19 Diciembre de 2021 19.25

El candidato de izquierda Gabriel Boric será el próximo presidente de Chile, con el 92% de las mesas escrutadas, al reunir el 55,73% de los votos válidos del balotaje de hoy. 

Su adversario, el postulante de derecha José Antonio Kast, reunía 44,27% de los sufragios, según reportó el Servicio Electoral (Servel) en su sitio web. 

— Gabriel Boric Font (@gabrielboric) December 19, 2021 ">



La divulgación de esos resultados provocó un estruendo de felicidad en el comando de la campaña de Boric, en un hotel en el centro de Santiago, donde colaboradores y simpatizantes del candidato comenzaron a cantar "Se siente, se siente, Boric presidente". 
 

Kast, en tanto, y tal como tuiteó desde su perfil en la red social del parajito, se comunicó telefónicamente con Boric para saludarlo, reconociendo su derrota. "Acabo de hablar con @gabrielboric y lo he felicitado por su gran triunfo. Desde hoy es el Presidente electo de Chile y merece todo nuestro respeto y colaboración constructiva. Chile siempre está primero", tuiteó. 

Los chilenos votaron hoy en un polarizado balotaje para elegir presidente entre Boric y Kast, dos opciones diametralmente opuestas que prometieron un cambio de raíz en el modelo social o una continuidad a las políticas neoliberales.

Chile (Télam)

La jornada estuvo caracterizada por las altas temperaturas en buena parte del país y la polémica por la reducción del servicio de colectivos en Santiago, que el gobierno desmintió inicialmente pero luego admitió, y por el que la autoridad electoral protestó. 

Boric sucederá al presidente conservador Sebastián Piñera al frente de un país en efervescencia política y virtual refundación tras un estallido social en 2019 que reclamó mayor igualdad y que logró su cometido de empezar a elaborar una nueva Constitución que reemplace a la heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-90).

"De ustedes depende que Chile cambie", dijo el joven diputado y ahora presidente electo Boric, de 35 años, en una exhortación a los votantes de todo el país luego de sufragar en la ciudad de Punta Arenas, en el extremo sur de Chile, 2.200 kilómetros al sur de Santiago, y tras un intenso mes de campaña de cara a esta segunda vuelta. 

"La voz está gastada, pero el corazón está lleno y la esperanza intacta", prosiguió el candidato de la alianza Apruebo Dignidad, y agregó que esperaba terminar el día siendo "el presidente de todas y todos los chilenos". 

Casi al mismo tiempo, su adversario Kast, de 55 años y candidato del Partido Republicano, votaba en una escuela de una localidad al sur de Santiago. 

"Sería un gran honor dirigir el destino de la nación", dijo Kast a periodistas en las puertas del colegio de Paine, a unos 50 kilómetros de Santiago. 

(Télam)

"Hay legítimas diferencias, pero tenemos que trabajar por el diálogo y el reencuentro; eso se hace a través de la justicia y el orden", agregó, en relación con la alta polarización electoral, considerada la mayor desde la vuelta a la democracia, en 1990. 

Boric, que nació en la sureña región de Magallanes y que antes de ser diputado fue un reconocido líder estudiantil, promete garantizar los derechos básicos universales y de las minorías, la libertad sexual e igualdad de género, y aumentar el rol del Estado en la economía y poner fin al sistema privado de pensiones, una herencia de la dictadura. 

En la otra vereda, Kast es un exdiputado y abogado que durante su campaña se negó a calificar el gobierno de facto de Pinochet como una dictadura y se declara partidario de las políticas del mandatario brasileño Jair Bolsonaro. 

Kast (Télam)

Entre sus promesas de campaña, que moderó para este balotaje para captar el voto del centro, se destacan el orden y la seguridad y mantener el modelo neoliberal pinochetista cuestionado en las calles por las protestas de 2018. 

Kast prometió cavar una zanja en la frontera para detener a los inmigrantes, oponerse al aborto y recortar impuestos. 

Ambos candidatos moderaron sus discursos luego de la primera vuelta del 21 de noviembre, en la que Kast salió primero con 27,9% de los votos y Boric fue segundo con 25,8%

En el último mes los dos postulantes sumaron a sus planes de gobierno propuestas de los candidatos de centroizquierda y centroderecha para alcanzar el necesario 50% más uno de los votos para convertirse en el sexto presidente desde el retorno a la democracia. 

Los resultados de estas elecciones eran inciertos, ya que las últimas encuestas dieron triunfos tanto al candidato de izquierda como al de derecha, pero siempre en estrecho margen, por lo que la mayoría de los expertos esperaba un resultado muy ajustado. 

Gabriel Boric, el presidente electo de Chile (Télam)


Otra de las dudas era la cantidad de votantes, ya que el voto es voluntario en Chile, e históricamente asiste alrededor de 50% del padrón. 

Al término de la votación, la prensa local especulaba con la posibilidad de que la concurrencia hubiera sido mayor que la de la primera vuelta del 21 de noviembre, cuando votó poco más de 47% del padrón

Kast recibió el apoyo de algunos de los candidatos de derecha o centroderecha que quedaron atrás en la primera vuelta, incluyendo el oficialista Sebastián Sichel. 

Boric, por su parte, recibió el respaldo de la expresidenta Michelle Bachelet, quien actualmente es la más alta autoridad de la ONU en derechos humanos. 

Bachelet votó en un barrio del noreste de Santiago y llamó al ganador del balotaje a tener "tranquilidad y amor por la Patria" y "buscar el diálogo con todos los sectores". 

(Télam)


"Nadie puede ser indiferente, porque la elección tiene que ver con el futuro de nuestro país", agregó. 

Estaban habilitadas para votar casi 15 millones de personas, que debieron respetar un estricto protocolo sanitario por el coronavirus, que contempló distanciamiento social y el uso de barbijo y alcohol gel dentro de los más de 2.800 centros de votación. 

El futuro mandatario lidiará con un Congreso equilibrado entre fuerzas políticas de derecha e izquierda, y entre sus desafíos deberá llamar a los cuatro meses de su mandato a un plebiscito de salida para que los chilenos aprueben o rechacen el nuevo texto constitucional que está escribiendo la Convención Constitucional. 
 

*Con información de Télam

loading next article

Más noticias