Forbes Argentina
Today

El plan de Fernández para vacunar más de 10 millones de argentinos antes de marzo

Franco Della Vecchia

Share

El Presidente aseguró que cerca de 300.000 serán vacunados antes de fin de año.

03 Diciembre de 2020 16.20

En declaraciones con El Destape Radio, Alberto Fernández atinó a ponerle fecha a un potencial segundo brote del virus en América latina. Antes, sin embargo, entregó un dato auspicioso sobre la vacunación contra el Covid-19 en Argentina: esta semana se firmará el contrato con Rusia para recibir las vacunas 'Sputnik V' y adelantó que "se prevé vacunar a 300.000 personas antes de fin de año".

La noticia fue dada por el Presidente un día después de que las empresas estadounidense Pfizer y la alemana BioNTech presentaran ante la ANMAT el pedido de autorización para un uso de emergencia de la vacuna. La Administración nacional ya se encuentra evaluando actualmente las vacunas de Oxford/AstraZeneca y la rusa Sputnik, según confirmó Ginés González García.

Respecto al contrato que Argentina firmará con Rusia, Fernández manifestó haberle dado una leída final y consideró que ya está en condiciones de ser cerrado. "Lo haremos entre hoy, mañana o pasado", agregó el funcionario.

A las 300.000 personas que el Gobierno tiene en mente vacunar antes del comienzo del 2021 se le suma un cronograma de vacunación intenso también en enero y febrero. Sobre esto, el Presidente afirmó que se vacunará "5 millones de personas durante enero y otras 5 millones en febrero".

En ese marco, Fernández se mostró "muy agradecido con el Fondo Soberano y el Gobierno de Rusia" del presidente Vladimir Putin, y destacó que "han sido absolutamente solidarios y le han dado una gran velocidad a darnos la vacuna que necesitábamos".

Fuente: Europapress

La posibilidad de un segundo brote

Tal como sucede actualmente en Europa, para Fernández, América Latina también podría sufrir nuevamente las consecuencias del coronavirus en una intensidad homologable a lo que sucedió en el primer semestre de este año.

"Siempre seguimos la experiencia de Europa, la cual se relajó con el verano, abrió todo y cuando llegó el otoño se produjo la segunda ola de contagios con una velocidad enorme. Eso me hace pensar en la posibilidad de que en otoño llegue la segunda ola a América latina", reiteró el Presidente, quien destacó que en el país "contamos con la ventaja de esa experiencia europea y podremos llegar -al otoño- con la vacuna que va a permitir minimizar los daños de la segunda ola vacunando la mayor cantidad de gente".

En cuanto a la campaña de vacunación, el Presidente dijo que los argentinos "debemos hacer una epopeya durante el verano, tratando de vacunar primero a los que más riesgo tienen, al personal de la salud, de seguridad, docentes, mayores de 60 años y los que tienen enfermedades prevalentes", que serían "unas 13 millones de personas". Por último, precisó que "en marzo recibiremos la vacuna de AstraZeneca y Oxford" y añadió: "Esperemos recibir también la de Pfizer".

Vacuna de Pfizer

El ministro de Salud de la Nación se refirió a la presentación de Pfizer ante la ANMAT y explicó que no es más que una autorización de emergencia "que es lo que se está pidiendo en todo el mundo" porque los estudios de fase 3 todavía no terminaron en ninguna vacuna.

Y continuó: "Esta autorización se pide en un contexto de emergencia mundial y lo que hacen todas las entidades regulatorias es tramitarlo con mayor celeridad y hoy comenzó ese mecanismo en Argentina para la vacuna de Pfizer, lo cual es una buena noticia".

El ministro aseguró que "también es una buena noticia que el Reino Unido lo haya autorizado y se lo aplique a su población". Y recordó que "Pfizer es una de las primeras empresas con las que empezamos a dialogar, incluso se realizó el ensayo clínico aquí en Argentina, y actualmente seguimos en etapa de negociación por tres millones de dosis, que implican un millón y medio de personas porque el esquema es de dos dosis".

La vacuna de Pfizer requiere una conservación de ultrafrío (menos 70 °C con un margen de más o menos 10 grados) lo que implica una exigencia en la logística superior al resto de las vacunas candidatas.