Forbes Argentina
max-cavazzani-son-los-emprendedores-los-que-sacan-a-la-gente-de-la-pobreza
Summit

Max Cavazzani, de Etermax: "Es un buen momento para emprender"

Leandro Africano

Share

El empresario cree que la industria del conocimiento puede ser una "nueva Vaca Muerta". Sus planes internacionales y el proceso creativo detrás de los juegos.

10 Noviembre de 2020 10.31

Máximo Cavazzani, fundador y CEO de Etermax, estuvo el Game Changers Summit de Forbes Argentina y repasó su historial entrepreneur, analizó hacia dónde va la industria de los videojuegos y los planes para la empresa. “Hay cosas para las que está muy bueno estar en la Argentina, como por ejemplo, hay muy buenos talentos. Pero, por otro lado, la industria es más nueva, a diferencia de Berlín, donde hay mucha más experiencia”, aseguró Cavazzani.  

Con 470 empleados, Cavazzani destaca la importancia del talento argentino: “Hay una cultura de clase media fuerte que se educa y eso es muy bueno para la industria del conocimiento, que puede ser una nueva Vaca Muerta. Hay que extraer todo el valor que tiene”, asegura. Y añade: “El talento es muy importante, pero después hay que encontrar una forma de que ese talento produzca y ahí juega un rol importante los procesos”.  

Cavazzani cree que “es un buen momento para emprender” y que “siempre hay oportunidades”. Consultado por el ecosistema emprendedor y qué decisiones podrían servir al crecimiento, asegura que “hay que abrir los ojos a la juventud”. “Tenemos un sistema educativo demasiado desacoplado de la realidad en todo el mundo y necesitamos entender desde la adolescencia que el fin último de educarnos es devolverle a la sociedad y crear valor”, enfatizó.  

Ingeniero Informático del ITBA, Cavazzani fundó Etermax en 2009 y en 2013 dio el gran salto, tras crear el juego de trivia Preguntados. Previamente, creó el juego Apalabrados, una suerte de Scrabble digital que conquistó sobre todo a los españoles. Preguntados o Trivia Track -el nombre que tiene en Estados Unidos- fue el puntapié para seguir desarrollando juegos, pero también escalar a la compañía a la oferta de productos y servicios. “Nuestros productos lo usaron 800 millones de personas, 150 millones de personas juegan Preguntados por año y seguimos en el camino de darle al mundo cosas nuevas”, detalló el emprendedor, que en 2020 lanzó seis juegos. Sobre la industria del videojuego, Cavazzani destaca que es una industria de punta. “Es donde se prueba lo último. Sabemos que en unos años el celular no va a ser el rey que es hoy y es muy probable que estemos en esa tecnología porque estamos probando todo”, aseguró. 

Para Cavazzani, la pandemia de Covid-19 “fue un gran desafío”. “Tenemos muchos procesos creativos, que a veces son reuniones eternas, y nos tuvimos que adaptar a los tiempos que corren”, destacó. Desde la oficina de Villa Urquiza, Cavazzani cuenta que Etermax es “una empresa internacional”. Recientemente, amplió su oficina en Uruguay, tiene un estudio en Berlín y cuenta con oficinas en San Pablo y México. Hoy además de la unidad de gaming, tiene la unidad de in game advertising, que se dedica principalmente a monetizar sus propios juegos y también otros 1.800 juegos de empresas de todo el mundo que quieren monetizar sus juegos en América latina. Su oferta se basa en servicios para publicidad tradicional o no dentro de juegos. Además, tiene un pie en la inteligencia artificial a través de Etermax Ai Labs, tras adquirir la compañía Cognitiva. “Hoy en nuestros negocios, los servicios a empresas son una parte chica pero que nos forma mucho”, cuenta.  

Con respecto a la estrategia de armado de equipos de trabajo, Cavazzani asegura que “es una parte complicada de su trabajo” y a la que “le dedica la mayor parte de su tiempo”. “Uno de mis grandes trabajos en la compañía fue empezar a pensar en un proceso creativo, los primeros juegos fueron un impulso o intuición, hoy ya se creó un proceso creativo”, aseguró. En este sentido, destacó la importancia de “motivar, juntar y mostrarle el camino a seguir a la gente que quiere trabajar en esta industria y generar valor”. “Los programadores están en un lugar de privilegio, se necesitan muchos más de los que hay”, aseguró.  

loading next article