Forbes Argentina
Summit
Share

El 1° de noviembre la salida del producto desde la industria frigorífica ya no podrá ser con medias reses, sino con trozos individuales que no deberán superar los 32 kilos. Mario Ravettino, Presidente del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas (ABC), expuso los beneficios de esta medida.

06 Octubre de 2022 15.50

Consultado sobre si la medida del 1 de noviembre está firme, Ravettinó expresó: “Claro que sí. La idea es dejar de comercializar desde los frigoríficos la media res y la carne saldrá directamente al comercio minorista en trozos, que no deberán superar los 32 kilos. Actualmente sólo dos países en el mundo tienen esta modalidad: unos es Argentina, y el otro Paraguay. Es una medida que deberíamos haber tomado hace mucho tiempo, y uno de los fundamentos se vincula con el cuidado de la salud de los trabajadores, algo que ya no está en tela de discusión dado que es lógico que a esta altura ya nadie debe cargar una res que puede pesar entre los 80 y 120 kilos en sus hombros. Eso es de la época prehistórica y le trae muchos problemas de salud a trabajadores que con 45 años ya presentan lesiones en sus hombros”.  

El titular explicó en este panel moderado por Alejandro Canepa, periodista agropecuario de Radio Continental, que este cambio también garantizará una mayor seguridad sanitaria, porque “evita que la carne se arrastre por superficies como el piso del camión, la moto que está parada o las paredes de la carnicería al realizar la descarga en el punto de venta”. De manera que, sostuvo, para el consumidor habrá “importantes avances en materia de sanidad e inocuidad. Requisito muy demandado en el exterior también cada vez que vamos a negociar”. 

“Veo inviable la opción mecanizada de traslado que proponen algunos para bajar la media res del camión. Seguramente se usará una carretilla para su traslado y eso tampoco garantiza que, en ese momento, la carne no roce otras superficies o se contamine”, agregó. 

El especialista también aseguró que la venta de la carne troceada abaratará su costo, a diferencia de otras entidades que expresan que esto no será así.

“Hoy la gente paga más por la carne porque se vende la media res entera. Por ejemplo, el carnicero  de un barrio humilde, para poder vender los cortes caros (lomo, cuadril, peceto), los tiene que bajar de precio, mientras que cobra más caro los cortes baratos que vende mucho. Es un hecho que en las carnicerías de un barrio humilde siempre queda amontonado el lomo y el peceto. Ahora se podrán pedir solamente los cortes que venden frecuentemente o sólo dos cuartos delanteros o trasero”, resume Ravettino. 

10mo panel - forbes agro summit - octubre 2022 -  mario ravettino - 481
 

En cuanto a la demora en la implementación de dicha medida, el ejecutivo argumentó “considero que la resistencia de otras entidades por esta medida está vinculada al altísimo grado de informalidad. Hay evasión tributaria, impositiva y sanitaria en algunos sectores. En la medida que se empieza a fragmentar la carne y a ponerle una etiqueta, se va combatiendo todo ese proceso evasivo. No hay ninguna razón para no comenzar de este modo porque son todos beneficios”.  

Por último, Ravettino subrayó que su entidad desea una cadena de ganado que invierta, que produzca, sobresalga y conquiste el mundo. “Argentina tiene posibilidad de incrementar su stock ganadero sin emanación de gases, además. Con previsibilidad, coherencia y políticas claras se puede crecer mucho porque la carne argentina e muy valorada en todas partes”.  

Mira también

Mira también

Mira también

loading next article
10