Forbes Argentina
Un piloto cansado en Miami
Negocios
Share

Con la pandemia cediendo en el Norte se incrementó la satisfacción de las Aerolíneas, pero con ella, se registró un preocupante incremento de los hechos violentos arriba de las naves que amenaza el negocio. El rol clave del alcohol en el aire.

14 Mayo de 2021 20.54

En la superficie, las cosas están mejorando para las aerolíneas estadounidenses. La pandemia de COVID-19 está menguando. El Día de la Madre en Norteamérica estableció un nuevo "récord" de viajes aéreos durante la era de la pandemia, con 1,7 millones de personas examinadas en los puntos de control de la Administración de Seguridad del Transporte (TSA). La satisfacción de las aerolíneas incluso alcanzó un máximo histórico, según el Estudio de satisfacción de aerolíneas de América del Norte de 2021 de JD Power. 

Pero un aumento en los incidentes preocupantes que involucran a pasajeros "rebeldes" y ocasionalmente violentos ha hecho que los cielos sean hostiles para muchas tripulaciones de vuelo. 

Desde febrero, las aerolíneas estadounidenses han remitido más de 1.300 informes de pasajeros rebeldes a la Agencia Federal de Aviación y la FAA ha identificado posibles infracciones en unos 260 casos. Durante el año pasado, el total superó los 4.000 . 

Muchos casos han sido por violaciones del mandato del barbijo. Solo Delta ha prohibido a más de 1.200 pasajeros por no usarlos en futuros vuelos. Pero las confrontaciones a bordo con la tripulación de vuelo y otros pasajeros, por máscaras u otros problemas, se han vuelto cada vez más comunes.

El 5 de mayo, la FAA propuso sanciones civiles contra cuatro pasajeros , con multas que oscilan entre 9,000 y  32,750 dólares. Los cuatro fueron citados por supuestamente interferir con la tripulación de vuelo. En dos casos, esto incluyó "agredir a los asistentes de vuelo que les indicaron que obedecieran las instrucciones de la tripulación de cabina y varias regulaciones federales". 



La principal fue una pasajera que incurrió en una posible multa de $ 32,750 en un vuelo de JetBlue desde la República Dominicana a Nueva York. 



La FAA dijo que ella "no cumplió con múltiples instrucciones de los auxiliares de vuelo para usar un barbijo; lanzó una botella de alcohol vacía al aire, casi golpeando a otro pasajero; arrojó comida al aire; gritó obscenidades a los miembros de la tripulación; agarró el brazo de una azafata, causándole dolor; golpeó dos veces el brazo de otro asistente de vuelo y se rascó la mano; y bebió alcohol que no le había servido la tripulación de cabina ". Las acciones de la pasajera hicieron que el vuelo regresara a República Dominicana.

Otro pasajero, en un vuelo de Delta del 22 de diciembre de 2020 desde Minneapolis a Filadelfia, enfrenta multas de 9,000 dólares. Supuestamente dejó su asiento durante el despegue, caminó de un lado a otro por el pasillo y dijo una y otra vez que quería bajarse del avión. Los asistentes de vuelo le dijeron repetidamente que regresara a su asiento y se abrochara el cinturón de seguridad, pero se negó. Como resultado, el vuelo regresó a Minneapolis. 

Ante tales actividades, el administrador de la FAA, Steve Dickson, firmó una  orden que  instituye una política de aplicación legal más estricta contra los "rebeldes" "pasajeros que asaltan, amenazan, intimidan o interfieren con un miembro de la tripulación en el desempeño de las funciones de un miembro de la tripulación". 

"Volar es el medio de transporte más seguro y firmé esta orden para que siga siendo así", dijo el administrador Dickson. 

Azafata atenta



Un comunicado de prensa de la FAA reconoció que había habido "un aumento inquietante en los incidentes en los que los pasajeros de las aerolíneas han interrumpido los vuelos con un comportamiento amenazante o violento". La FAA dijo que los incidentes "se derivaron tanto de la negativa de los pasajeros a usar máscaras como de la violencia reciente en el Capitolio de los Estados Unidos". 

En marzo, Dickson dijo que la "política de tolerancia cero" sobre los pasajeros "rebeldes" se ampliaría indefinidamente. Aunque el mandato federal sobre el uso de máscaras faciales a bordo de aviones y en los aeropuertos estaba programado para expirar el 11 de mayo, la TSA extendió la semana pasada el requisito de máscaras hasta el 13 de septiembre. 

Te guste o no, si planeas volar este verano en el Norte, llevarás barbijo. La mayoría de nosotros acepta esto como la realidad de volar durante una pandemia, una que está lejos de terminar. Aunque las vacunas han aumentado y la tasa de infección ha bajado, Estados Unidos registrará su muerte número 600.000 por COVID-19 esta semana. 

Los viajes internacionales todavía significan cuarentena.

En la primera semana de mayo, la TSA dijo que se informó que casi 2,000 pasajeros se negaron a usar barbijo desde el 2 de febrero, un mes después de los eventos en el Capitolio. De hecho, la ola actual de incidentes parece tener poca conexión política. Las aerolíneas dejaron temporalmente de servir bebidas alcohólicas en clase económica la primavera pasada (demasiado contacto durante el COVID). Pero como lo expresó el SF Chronicle, "la indulgencia excesiva con el alcohol también jugó un papel importante en el aumento de la mala conducta". 

La impaciencia aparentemente juega un papel. Un hombre de 71 años volaba de Florida a Carolina del Norte en American el 22 de febrero cuando otro pasajero sintió que bajaba del avión demasiado lento. El otro pasajero lo golpeó en el cuerpo, rasgándole el ligamento cruzado anterior y luego salió corriendo del avión. El pasajero, Paul Feldman, dice que ahora necesitará cirugía. La aerolínea dijo que no era responsable y se negó a darle el nombre del otro pasajero. AA, sin embargo, le ofreció a Feldman un vale de 500 dólares, que rechazó. 

Erin Bowen, profesora de psicología en la Universidad Aeronáutica Embry-Riddle, le dijo a USA Today que desde la llegada al aeropuerto, los quioscos de boletos, los puntos de control de la TSA y el aumento de la aglomeración, "todo el sistema ... genera tensiones y frustraciones. Es muy deshumanizante ", dijo. 

Aislada por el corona en un aeropuerto



El mandato del barbijo, el final del asiento central bloqueado y la incertidumbre acerca de cuándo (o si) puede quitarse la máscara para comer o beber pueden contribuir a este estrés. 

Henry Harteveldt, presidente y analista principal de la industria de viajes del Atmosphere Research Group, dice :"Una de las razones por las que vemos interacciones más hostiles es que hay más personas viajando. Es posible que algunas de estas personas no hayan viajado por un tiempo y que no estén familiarizadas con los nuevos requisitos federales, o que no les gusten, de que los pasajeros deben estar enmascarados en todo momento cuando estén en el aeropuerto o a bordo del avión ", dice Henry Harteveldt. , presidente y principal analista de la industria de viajes del Atmosphere Research Group. 

Harteveldt agregó: "Algunas personas pueden haber pensado erróneamente que los asientos del medio estaban bloqueados y se molestan cuando ven que no. Y algunos pueden sentirse frustrados por la falta de servicio a bordo disponible en la mayoría de los vuelos. Las aerolíneas están utilizando Covid como una cortina de humo para no ofrecer alimentos o bebidas tanto en clase turista como en primera clase ". 

Tales razones pueden explicar, pero ciertamente no excusar, al pasajero "rebelde". ¿Son suficientes las sanciones civiles de la FAA? En la próxima historia, veremos cómo una aerolínea, Delta, está imponiendo una multa especial a los pasajeros fuera de control.

* Con información de Forbes US

loading next article