Forbes Argentina
0x02
Millonarios

Super Bowl: quién es Stan Kroenke, el multimillonario dueño de Los Angeles Rams

Justin Birnbaum

Share

14 Febrero de 2022 08.38

El inteligente Stan tiene algo de lo que alardear. 

Stan Kroenke, el famoso dueño de Los Angeles Rams, vio a su equipo vencer a los Cincinnati Bengals, 23-20, en el Super Bowl el domingo, vengando una derrota en el juego de campeonato ante los New England Patriots hace tres años. La frutilla del postre: la victoria llegó en el SoFi Stadium, el lugar de US$ 5.000 millones con financiación privada que abrió en 2020. 

“Es asombroso, y estoy muy orgulloso de este grupo”, dijo Kroenke desde el escenario en el campo después de la victoria, rodeado de jugadores, entrenadores y ejecutivos de los Rams. Con los ojos empañados, agregó: "Fue un juego difícil, y estoy muy orgulloso de que hayan ejecutado al final como lo hicieron".

Eso calificó como un arrebato de Kroenke, quien rara vez concede entrevistas. Pero el hombre de 74 años ha hecho mucho ruido en el mundo del deporte. Tiene un valor de US$ 10.700 millones según el recuento de Forbes y ha compilado una colección de propiedades deportivas valoradas en US$ 10.500 millones, lo que lo convierte en el segundo imperio deportivo más grande del mundo.

Kroenke tuvo una educación humilde en el centro de Missouri, pero su vida cambió cuando, cuando aún era estudiante en la Universidad de Missouri en Columbia, conoció a su esposa, Ann Walton, una heredera de Walmart. Eso impulsó su carrera en bienes raíces cuando el joven Kroenke comenzó a trabajar junto a un desarrollador que construía centros comerciales, a menudo alrededor de las tiendas Walmart. 

Pero la fortuna de Kroenke está separada de la de su esposa, quien Forbes estima que tiene un valor de US$ 8.700 millones gracias a su herencia. Se ubicó en el puesto 70 en la clasificación de Forbes de 2021 de los 400 estadounidenses más ricos. Su esposa ocupó el lugar 83.

Aun así, la mayor parte de su riqueza ahora está ligada a un impresionante conjunto de activos deportivos: no solo los Rams, sino también los Denver Nuggets de la NBA, los Colorado Avalanche de la NHL, el Arsenal FC de la Premier League inglesa, los Colorado Rapids de la Major League Soccer, el Colorado Mammoth de la Liga Nacional de Lacrosse y dos equipos de esports, Los Angeles Guerrillas y Los Angeles Gladiators. También es propietario de muchos de los edificios en los que juegan sus equipos, así como de la red deportiva regional Altitude Sports and Entertainment, que transmite los juegos de Avalanche, Mammoth, Nuggets y Rapids.

En su primer acuerdo deportivo, compró una participación del 30% en los Rams para ayudar a la propietaria Georgia Frontiere a trasladar el equipo de Los Ángeles a St. Louis en 1995. Aumentó su participación en el equipo al 40% un par de años más tarde y asumió propiedad total en 2010, después de la muerte de Frontiere.

Frustrado por la situación del estadio en St. Louis, Kroenke llevó a los Rams de regreso a Los Ángeles en 2016. La mudanza le costó una tarifa de reubicación de US$ 550 millones, desembolsada entre los otros propietarios de los equipos de la NFL, y también provocó una demanda por parte de la ciudad que había abandonado. En un acuerdo alcanzado en noviembre, él y la NFL acordaron pagarle a St. Louis US$ 790 millones.

A pesar de esos costos, la reubicación ha sido una mina de oro, más que triplicando el valor del equipo de US$ 1.450 millones en 2015, la última temporada de los Rams en St. Louis, a US$ 4.800 millones.

La gran división 

Si bien ambos competidores en el Super Bowl LVI se clasificaron en la mitad inferior de las valoraciones de equipos de la NFL de Forbes a principios de la década de 2010, los Rams se dispararon hacia la cima después de mudarse a Los Ángeles.

Los oponentes de Kroenke del domingo también son multimillonarios, pero el juego fue una verdadera situación de David y Goliat, y esta vez, el perdedor no pudo lograr la sorpresa. 

Los Bengals fueron cofundados en 1967 por el legendario entrenador de la NFL Paul Brown, luego de que lo despidieran de su cargo como entrenador y gerente general de los Cleveland Browns, un equipo que había sido nombrado en su honor. Hoy, los Bengals están controlados por su hijo Mike, de 86 años, y otros miembros de la familia; Forbes valora su participación en US$ 2.100 millones.

Mientras tanto, Kroenke está listo para continuar su trayectoria ascendente, ignorando las burlas de los habitantes de St. Louis y los fanáticos de su club de fútbol, ??el Arsenal, que se han enfrenado a un propietario estadounidense al que perciben como más preocupado por el dinero que por el juego. Su nuevo y lujoso estadio albergará el juego de campeonato de fútbol americano universitario y WrestleMania el próximo año, las ceremonias de apertura y clausura de los Juegos Olímpicos de verano de 2028 y, si todo va bien con su candidatura como anfitrión, los juegos de fútbol de la Copa Mundial en 2026. 

“En cuanto a la construcción de este estadio, creo que salió bien”, dijo Kroenke desde el campo después del partido del domingo, con la típica subestimación.

*Publicada en Forbes US. Por Brett Caballero y Justin Birnbaum
 


 

loading next article