Forbes Argentina
Millonarios

Ahora el fútbol internacional quiere eliminar a los oligarcas rusos de la industria del deporte

David Dawkins

Share

La crisis geopolítica internacional podría afectar el mundo del deporte, especialmente cuando muchos equipos se esfuerzan por cortar los lazos con Rusia. Roman Abramovich, dueño del equipo inglés Chelsea, es uno de los apuntados en Reino Unido.

25 Febrero de 2022 11.50

A medida que aumenta la presión para castigar a los oligarcas por la invasión de Ucrania por parte del presidente ruso, Vladimir Putin, el ex oligarca Roman Abramovich tiene una póliza de seguro multimillonaria en caso de que el Reino Unido persiga sus activos: su amado Chelsea FC.

El club que Abramovich compró por alrededor de US$ 190 millones en 2003 fue valorado por Forbes en US$ 3,2 mil millones el año pasado. Le debe al multimillonario ruso, su propietario mayoritario, la asombrosa cantidad de 2.000 millones de dólares. 

Kieran Maguire, profesor de finanzas del fútbol en la Universidad de Liverpool, dice que el fútbol le da a Abramovich mucha influencia en el Reino Unido, dependiendo de cuán profundas puedan ser las sanciones.

La situación subraya cómo la crisis que se desarrolla podría afectar el mundo del deporte, especialmente cuando muchos equipos se esfuerzan por cortar los lazos con Rusia. El FC Schalke 04 de la Bundesliga alemana anunció el jueves que eliminaría el logotipo del gigante energético ruso Gazprom de sus camisetas.

El Manchester United aún no ha comentado sobre su patrocinio con la aerolínea más grande de Rusia, Aeroflot, luego de que las sanciones prohibieron a la compañía operar en el Reino Unido. Y posiblemente el golpe más severo hasta el momento: la UEFA trasladará la final de la Liga de Campeones fuera de San Petersburgo.

El Reino Unido prohibiría a Roman Abramovich seguir siendo dueño del  Chelsea | Deportes Premier League | TUDN Univision
Abramovich ha encabezado la lista oligarcas con más probabilidades de enfrentar la próxima ronda de sanciones del Reino Unido sobre activos e intereses comerciales.

Forbes calcula la fortuna de Abramovich en 13.300 millones de dólares, principalmente de la fabricación de acero y metales. Su nombre ha encabezado la lista de oligarcas con más probabilidades de enfrentar la próxima ronda de sanciones del Reino Unido sobre activos e intereses comerciales.

Durante la última semana, el Parlamento se vio obligado a abordar el flujo de dinero ruso a Londres, ya que los políticos de EE.UU. y la Unión Europea temen que las lagunas en las reglas del Reino Unido puedan descarrilar sus medidas punitivas contra la agresión rusa. 

El ataque más significativo provino hoy de Chris Bryant, del Partido Laborista, quien le dijo a la cámara, mientras estaba protegido de demandas por difamación por el privilegio parlamentario, que Abramovich “ya no debería poder ser dueño de un club [de fútbol] en este país”, y agregó que el Reino Unido “debería considerar apoderarse de algunos de sus activos, incluida su casa de £ 152 millones (US$ 200 millones)”.

Un portavoz de Abramovich no respondió de inmediato a las solicitudes de comentarios.

Las últimas cuentas anuales de Fordstam Ltd, la empresa matriz de Chelsea, confirman un préstamo de 2.000 millones de dólares “proporcionado por la parte controladora final, el Sr. R Abramovich”. Durante el año pasado, Abramovich le prestó al Chelsea otros US$ 26 millones, incluso cuando el club levantó el trofeo de la Liga de Campeones en junio de 2021. 

Maguire describe los préstamos como palanca contra cualquier ataque significativo a sus activos. “El club no tiene los recursos para devolver el dinero”, dice Maguire. “Si se vendió Chelsea, en última instancia, se vende por el valor de la empresa. Si este dinero va en forma de capital o de deuda es irrelevante. Pero el club, potencialmente, podría estar en apuros aquí porque podría exigir la devolución del dinero”. Maguire dice que Abramovich podría argumentar efectivamente que sus activos están congelados, necesita el dinero, “y luego el club deja de existir”.

El Chelsea gana su segunda Champions tras tumbar al invicto City de  Guardiola
Chelsea, ganador de la UEFA Champions League 2021.

Un comprador potencial de Chelsea necesitaría mucho dinero. El precio pagado por el Newcastle United por un consorcio liderado por el fondo soberano de riqueza de Arabia Saudita (alrededor de US$ 300 millones) muestra que puede haber un mejor valor en clubes más pequeños que los compradores pueden desarrollar y moldear por sí mismos.

La situación de Abramovich plantea una pregunta más amplia sobre si la Premier League, o cualquier organización de fútbol europea de primer nivel, necesita repensar a quién deja entrar en sus filas de propietarios, según Kenneth Cortsen, economista deportivo del University College of Northern Denmark.

La prueba de propietarios y directores de la Premier League, por ejemplo, evalúa una serie de factores, incluida la falta de condenas penales, violaciones contra un organismo deportivo rector y viabilidad financiera. (Abramovich los pasa por alto todos).

Pero el aumento de los salarios de los jugadores, la presión de competir al más alto nivel y el impacto del Covid-19 son solo algunas de las tensiones monetarias que han hecho que el fútbol sea más vulnerable a la propiedad cuestionable. Las circunstancias detrás de la venta de Newcastle United, y ahora Chelsea, han provocado una revisión de la liga. Las consecuencias de la guerra de Rusia en Ucrania solo han complicado las cosas. La Premier League se negó a comentar.

“Rusia no ha sido una asociación positiva para los deportes internacionales en los últimos años, con dopaje sistemático, lavado deportivo y otros incidentes relacionados con el capital reputacional negativo”, dice Cortsen. “¿Por qué permitimos la propiedad de algunos de los activos deportivos más importantes, en el caso de Chelsea, en suelo británico a personas con conexiones, en este caso, con Rusia, dado todo lo que ha sucedido?”.

Por supuesto, el hecho de que pudiera no significa que Abramovich provocaría el colapso financiero de uno de los clubes más famosos de Europa, solo para fastidiar al gobierno del Reino Unido. Sin embargo, demostró de lo que era capaz al ayudar en la formación de la Superliga disidente antes de liderar el éxodo contra ella. La opción de destrozar su preciado Chelsea sigue sobre la mesa.

*Con información de Forbes US.

loading next article