Forbes Argentina
Lifestyle

'Residences by Armani / Casa': una alianza entre grandes y el último legado de César Pelli

Pilar Rincón

Share

El megaproyecto es un trabajo en conjunto de The Related Group y de Dezer Development con Grupo Armani. Cómo es la propuesta diferencial que busca impactar Miami.

18 Julio de 2020 11.00

En Sunny Isles Beach, una de las zonas más atractivas de Miami, hay un nuevo resplandor. Se trata de Residences by Armani / Casa, un proyecto desarrollado por The Related Group y Dezer Development, junto con Grupo Armani, que además del nombre propio le puso toda su elegancia y sofisticación. Con su atractivo diseño y su fachada de vidrio azul, la torre no pasa desapercibida en la ciudad costera.

“Es el proyecto más importante para las dos compañías, con un total de 77.852,74 metros cuadrados. Creo que  en  Sunny Isles hay un antes y un después de este edificio”, asegura Carlos Rosso, presidente de la  división  Condominios  de The Related Group, la firma de real estate del argentino Jorge Pérez, durante la inauguración del emprendimiento. “La torre posee un lujo distintivo y una elegancia inigualable”, coincide Gil Dezer, presidente de Dezer  Development,  uno  de los desarrolladores más reconocidos de residencias y condo hoteles de lujo en el sur de la Florida. Este se caracteriza además por su asociación con grandes marcas como Trump  ?con los emblemáticos Trump Grande Ocean Resort and Residences y Trump Towers en Sunny Isles Beach? y Porsche Design Group ?con quienes buscó ampliar el alcance de la marca en el mercado del real estate residencial?. 

El edificio es, además, una de las últimas obras del reconocido arquitecto argentino César Pelli. Creador de proyectos como las Torres Petronas en Malasia y Adrienne Arsht Center de Miami, fue el elegido para llevar a cabo la torre de 56 pisos y 308 residencias de lujo. “En total fueron unos dos años de ideación y planificación, y unos 42 meses de construcción. El 90%  del edificio ya está vendido, y esto representa unos US$ 800 millones”, cuenta Dezer.

El diseño y los espacios que se van develando a medida que uno se adentra son unos de sus distintivos. Sus terminaciones y texturas transmiten el lujo, la exclusividad y la elegancia minimalista de Armani; al igual que los detalles, desde el perfume de los ambientes hasta la vajilla. El menú del restaurante tampoco es un hecho menor, solo hay dos edificios en Sunny Isles con restaurante privado: Porsche Design Tower y este. La carta está a cargo de chefs entrenados especialmente por el chef personal del diseñador. 

Con valores que van de los US$ 2,9 a los US$ 17 millones, las residencias tienen entre 168 y 560 metros cuadrados. Cuentan con ventanales de piso a techo con vistas al océano Atlántico y amplias terrazas con barandas de vidrio. En el interior, la cocina cuenta con gabinetes premium diseñados por Armani / Casa y  electrodomésticos de última generación. Además, están conectadas con tecnología inteligente para acceder a los servicios que el edificio provee. 

Posee más de 3.200 metros cuadrados de amenities divididos en dos plantas. Allí, se destacan una sala de juegos, un moderno gimnasio, un spa de dos pisos, terraza con jardines, piscina climatizada, salón para niños, cigar bar, cine y cava de vinos, entre otras comodidades. 

Uno de los  principales desafíos  que tuvo este desarrollo fue encontrar el terreno adecuado en la zona ideal. El padre de Gil Dezer, Michael, es un visionario que comenzó a construir en Sunny Isles cuando nadie apostaba por la zona. Hoy es uno de los mayores propietarios de lotes frente al mar en ese  lugar.  Allí  poseen  más  de 27 hectáreas, incluyendo más de 640 metros de playa a lo largo de la avenida Collins. 

Es que esta plaza tiene cada vez menos terrenos disponibles, por lo que los nuevos proyectos son altamente valorados. “Los costos de los terrenos son altos porque es muy difícil conseguir las tierras para desarrollos de este tipo. Tuvimos que tener paciencia e ir comprando varias propiedades”,  añade Rosso. Gezer coincide: “Este será uno de los últimos construidos”, augura.

Para los empresarios, Residences by Armani / Casa es una “inversión segura”. “Esto va a valer cada vez más”, dice Rosso, quien también tiene una larga trayectoria en el desarrollo inmobiliario de Miami. A la actualidad lleva construidos y desarrollados más de 80.000 departamentos y condominios. “Sabíamos que con Pelli y Armani haciendo este edificio lograríamos lo que queríamos: el edificio más espectacular construido en   la ciudad”, cuenta. Y sobre el dream team de diseño añade: “Pelli y Armani ya habían trabajado juntos y no lo sabíamos, eso hizo que todo fluyera muy naturalmente”.

“Creemos que Residences by Armani / Casa es la marca que mejor representa las aspiraciones de nuestros compradores. La mitad de ellos son latinoamericanos, muchísimos argentinos, brasileños, venezolanos y mexicanos”, enfatiza Rosso.  A su vez, existe la intención de llevar esta alianza con Armani a otros destinos como Argentina, México y Brasil, lo que significaría la llegada de Dezer a Latinoamérica.

Lujo y distinción

La alianza con una marca global de la envergadura de Giorgio Armani le da a la nueva torre que se erige sobre la costa una distinción particular. “Cada cosa que podés ver y tocar tiene el sello de Armani. El edificio definitivamente es representativo de un estilo de vida”, cuenta Dezer. La idea de convocar al diseñador surgió, en parte, luego de un viaje de Dezer a los Emiratos Árabes. “Cuando vi el Burj Khalifa y la marca Armani en su hotel pensé que no podía no estar en los Estados Unidos. Ahí entendí el concepto integral de la marca”, rememora. Luego de esto, él y Pérez se embarcaron a Milán para llevarle ?en persona? el proyecto a Giorgio Armani.

“Residences by Armani / Casa nació de mi deseo de ver mi estética de diseño en el trabajo  en espacios interiores. En un proyecto como este, donde tuvimos el beneficio de asociarnos con un arquitecto talentoso como César Pelli, pudimos crear algo realmente muy especial: un espacio vital notable, imbuido del espíritu de la elegancia moderna”, expresó Armani en lo que es su primer paso en suelo estadounidense.

“Todo tiene el toque de Armani, se metió en todos los detalles”, cuenta Rosso. Y, entre risas, cuenta que hubo algunas cosas en las que tuvieron que dar un paso al costado. Por ejemplo, Jorge Pérez no pudo incorporar obras de arte, un diferencial que aporta a todos sus desarrollos. “Hubo muchos aspectos de diseño en los que tuvimos que ceder para mantener la identidad de la marca. Pero eso también nos obligó a tener estándares de diseño altísimos”, asume Rosso.