Forbes Argentina
El regreso a casa no sería una situación tan mala para los jóvenes.
Lifestyle

Por la pandemia, miles de jóvenes volvieron a vivir con sus padres: por qué eso no sería tan malo

Forbes US

Share

Qué impactos positivos puede tener para la vida económica de los jóvenes el hecho de tener que dejar sus espacios independientes.

11 Septiembre de 2020 10.10

La pandemia de COVID-19 transformó radicalmente a Estados Unidos y el mundo en general. Estamos sufriendo una crisis brutal e implacable de salud, economía y empleo que lleva seis meses sin un final a la vista. Nuestra forma de vida quedó irreconocible: encerrados en casa, vemos empresas cerradas y millones de puestos de trabajo perdidos y no podemos hacer actividades de rutina como ir al cine, un recital o un evento deportivo.

Otra consecuencia del brote es la fuerte tendencia entre los jóvenes adultos a volver a vivir con sus padres, por los empleos perdidos, los alquileres inaccesibles y lo impráctico de vivir en ciudades grandes como Nueva York sin la mayoría de sus atracciones sociales.

Según el Pew Research Center, un think tank independiente y muy respetado de Washington que aporta información sobre problemas sociales y tendencias demográficas en EE.UU., 26,6 millones de jóvenes adultos volvieron a la casa de sus padres. El Pew señaló que "el total de jóvenes adultos viviendo con los padres sería incluso más alto si hubiéramos incluido a los que viven con los suegros", que "eran 680.000 personas en julio de 2020".

La reacción por reflejo al estudio en EE.UU. sería mencionar todos los problemas que esto causará a los padres y sus hijos y el impacto sobre la economía y la sociedad. Desde ya, los motivos para este fenómeno son serios: desocupación, falta de oportunidades y falta de medios para sostenerse. Pero si uno se detiene a pensarlo críticamente, esta tendencia podría resultar positiva y sana.

Una oportunidad

Lamentablemente, los jóvenes de EE.UU. ya la tenían difícil antes del coronavirus. Deben cientos de miles de dólares en préstamos para estudiantes, alquilar es muy caro y comprar una vivienda con un adelanto del 20% es económicamente prohibitivo. Sumando los servicios públicos, la prepaga y los gastos diarios, queda claro que los millennials más jóvenes y los centennials no pueden permitirse un estilo de vida ni remotamente cercano al que tuvieron sus padres.

Es hora de pensar detenidamente en los consejos que les damos a los jóvenes. Volver a lo de los padres al terminar la facultad es una medida inteligente, financieramente prudente y racional. Basta ver las cifras para entenderlo: alquilar un departamento en cualquier ciudad grande, incluso entre muchos, cuesta mucho más de US$ 1.000 por persona por mes, sin contar alimentos, muebles, servicios públicos, la prepaga, el alquiler de un auto, un smartphone, el cable y los gastos diarios. 

Para la mayoría, un salario inicial neto no cubre todo esto. Uno termina reventando las tarjetas de crédito y pagar los intereses se siente como pagarle a un usurero. Así se vuelve prácticamente imposible ahorrar y muy probablemente la persona termine endeudada. ¿Cómo podría pensar en comprar una casa, casarse y formar una familia, entonces?

Pensar a largo plazo

Viviendo con los padres, se puede comenzar a ahorrar dinero en vez de gastarlo todo. Hay que pensarlo a largo plazo. Con lo que se ahorra en alquiler, comida, cable, autos, muebles y servicios públicos, queda bastante plata. Se la puede invertir en la bolsa, ponerla en el banco, comprar propiedades o comenzar una actividad secundaria. Con el tiempo, crecerán los ahorros y la plata invertida aportará una segunda o tercera fuente de ingresos.

Los que volvieron a lo de sus padres deberían vivir frugalmente. Hay que evitar salir todas las noches, irse de vacaciones a lugares caros, pedir delivery todo el tiempo y comprar los últimos chiches de la tecnología. Los publicistas tratarán de hacerles comprar sus productos prometiendo una vida mejor. Pero los gastos insensatos se chuparán ese dinero tan necesario, y los jóvenes que caigan en eso se verán obligados a tomar malas decisiones de vida y empleo por no tener un colchón económico.

Volver a lo de los padres no es una panacea, pero tampoco lo son los tiempos que estamos viviendo, y hace falta tomar decisiones difíciles. Es necesario que los jóvenes ignoren a los detractores y piensen en el largo plazo. La clave para el éxito es postergar la gratificación inmediata, y en el futuro, las concesiones que hayan hecho ahora los llevarán a una vida mejor y más próspera.

Autor: Jack Kelly

Podés leer la nota completa en inglés acá

Tags
Pandemia