Forbes Argentina
fitbit2
Life Style

La científica argentina que desarrolla algoritmos de salud femenina para una multinacional techie

Forbes Argentina

Share

16 Diciembre de 2019 12.29

Belén Lafón dirigió el proceso de I+D para el software de Fitbit que predice los ciclos menstruales. En noviembre, esta compañía de dispositivos pensados para la salud y el bienestar fue adquirida por US$ 2.100 millones por Google.

El mercado de los wearables es uno de los más dinámicos de los últimos años, con grandes inversiones de las principales empresas tecnológicas y apuestas innovadoras de startups. Una de ellas es Fitbit, creada por James Park y Eric Friedman en 2007, con la idea de integrar tecnología con ejercicio físico y salud. Así desarrollaron primero los trackers (para monitorear la actividad) y luego sus icónicos smartwatches. En 2015, cuando salió a la bolsa, la compañía ya era una de las redes sociales de actividad física más grande del mundo, con una vastísima base de datos de usuarios ubicados en, al menos, 87 países (donde sus productos están a la venta). La entrada de Google, seguramente, llevará este crecimiento a una escala superior.

Desde 2016, la científica argentina Belén Lafón trabaja en Fitbit en la investigación y desarrollo de soluciones para la salud femenina, abriendo una ventana que la compañía advirtió que iba a desarrollarse: la categoría “FemTech” crece a pasos agigantados. Como parte de ese desarrollo, realizó investigaciones y pruebas científicas exhaustivas y de varias fases para garantizar la precisión de sus avances con tecnología líder en la industria. La característica que ella y su equipo desarrollaron desbloqueó el potencial de Fitbit para crear una de las bases de datos más grandes del mundo de la salud femenina asociadas a ejercicios y estado físico.

 

Lafón, que estudió Física en la Universidad de Buenos Aires y se mudó a los Estados Unidos para obtener su doctorado en ingeniería biomédica de The City University of New York, “no sabía mucho sobre períodos antes de comenzar este proyecto”. Y explica que “sabía lo básico: qué es y que es bueno obtener uno cada mes. Trabajar en el seguimiento de la salud femenina fue revelador. Me di cuenta de lo poco que sabía, qué gran brecha de información había en este espacio (desde la tecnología hasta los estudios de investigación) y lo importante que era contar con fuentes confiables de información”. 

 

¿Qué es la función de monitoreo de salud femenina de Fitbit?

 

Les permite a las usuarias rastrear fácilmente en qué momento del ciclo se encuentran, agregar sus síntomas, comparar ciclos anteriores, ver cuándo vendrá su período y predecir su próxima ventana fértil, todo mientras ven sus datos de salud femenina junto con otras estadísticas de salud clave en su Aplicación Fitbit. Esto permite a las usuarias comprender mejor la conexión entre su ciclo menstrual y la salud y el bienestar en general. El algoritmo que creamos predice períodos futuros para ayudar con la planificación general de la vida, utilizando datos históricos para predecir cuándo será su próximo período. También les permite a las usuarias estar más informadas para conversar con su médico sobre el momento y los síntomas y ofrece una imagen más clara de las tendencias del ciclo a lo largo del tiempo, así como las correlaciones mes a mes. Por ejemplo, los diagnósticos comunes de salud femenina como la endometriosis pueden tardar aproximadamente 11 años en diagnosticarse y los médicos a menudo solicitan el seguimiento de la información del período anterior para ayudar con los diagnósticos.

 

Además recopila una gran cantidad de datos. 

 

Sí, presenta una oportunidad única para la salud de la mujer en su conjunto, ya que es un área que no ha tenido un estudio de población tan amplio como otras áreas de la atención médica. Al crear una de las bases de datos más grandes de métricas de salud femenina en el mundo, con 42 millones de períodos registrados en poco más de dos años por más de 11 millones de usuarias, esta función tiene la oportunidad de ayudar a impulsar resultados de salud positivos y brindar a Fitbit, profesionales de la atención médica y de la investigación una capacidad sin precedentes para estudiar los ciclos menstruales y la salud de las mujeres con datos del mundo real en el futuro. ¿Cuántas mujeres usan esta función en el mundó ¿Y en la Argentiná

 

El seguimiento de la salud femenina fue una de las características más solicitadas por los usuarios de Fitbit, muchas de las cuales son mujeres. Hemos visto una gran tracción entre nuestros usuarios y hasta la fecha más de 11 millones de usuarios de Fitbit han agregado la función de seguimiento de períodos en su aplicación Fitbit. En total, los usuarios registraron más de 42 millones de períodos, agregaron más de 99 millones de síntomas, siendo los calambres los más frecuentes. En Argentina, los usuarios de Fitbit han registrado más de 39 mil períodos y se han registrado más de 60 mil síntomas. El análisis del estado de ánimo de los usuarios de Fitbit en Argentina muestra que registran menos estrés y un estado de ánimo más lleno de energía, pero también registran menos estados de ánimo felices que el usuario promedio de Fitbit. 

 

¿Cómo se relaciona tu vida personal y experiencia en este desarrolló

 

Aunque he pasado años de mi vida estudiando muchísimo, nunca sentí una gran pasión por ningún otro tema hasta ahora. Después de ser parte del desarrollo de la función de seguimiento de la salud femenina de Fitbit siento una verdadera vocación y necesito continuar trabajando en este espacio. Ha sido muy emocionante trabajar en algo que tantas personas utilizan. Al venir de un entorno académico, la mayor parte de mi investigación fue más fundamental y no se tradujo tan fácilmente al público. Mis amigas más cercanas, por ejemplo, que son mis amigas de la secundaria en Buenos Aires, usan la función de seguimiento de la salud femenina.

 

¿Qué te imaginás para el futuro de una función como la de seguimiento de salud femeniná

 

A medida que la base de datos de seguimiento de la salud femenina continúa creciendo puede ayudarnos a mejorar nuestros algoritmos y proporcionar información sobre cómo se relacionan sus ciclos menstruales con su actividad, sueño, peso y nutrición, lo que le lleva a tomar medidas que podrían ayudar a mejorar su salud y bienestar general. El potencial para generar una de las bases de datos más grandes de datos de salud femenina también ofrece un potencial futuro emocionante, lo que nos permite comprender relaciones que nunca antes habíamos conocido en esta escala de datos. Una niña de 13 años sabrá qué esperar de su primer período, cómo rastrear y controlar los síntomas, podrá tener conversaciones abiertas con sus amigos (¡incluso los hombres!) y su familia. Una mujer en edad reproductiva podrá administrar su vida y sexualidad alrededor de su ciclo con la ayuda de tecnología que, con suerte, desarrollará nuevas herramientas y algoritmos para acompañar su viaje. Y la menopausia mal entendida (que, por cierto, ocurre en el punto medio de la vida esperada de alguien, ¡no en el final!) será un momento de transición, pero no uno silencioso del que nadie habla.

 

¿Por eso decís que "la información es poder"?

 

La información es poder porque ayuda a tomar decisiones informadas sobre la salud. En el pasado, los ciclos menstruales han sido tabú, lo que ha limitado la información a la que las mujeres han tenido acceso con respecto a la salud femenina. Comprender su ciclo menstrual tiene un impacto directo en la vida cotidiana: es posible que no pueda hacer que desaparezcan los calambres, pero sabrá cuándo esperarlos en su ciclo y que pueda hacer planes alrededor de eso. También es una forma de conectarse con su salud general y reconocer el hecho de que pasa por un ciclo cada 3/5 semanas. Desde que comencé este proyecto estoy en paz con mis períodos. A veces no son divertidos, pero sé qué esperar y eso lo hace más manejable.

 

 ¿Consideras que los productos para mujeres solo deben ser pensados y desarrollados por mujeres?

 

El desarrollo del producto debe ser realizado por personas que entiendan las necesidades del usuario final y las mujeres deben tener un papel central en el desarrollo de productos para mujeres. Siempre es mejor tener una perspectiva diferente y crear un producto con personas que tengan puntos de vista únicos sin importar su identidad de género.