Forbes Argentina
certifactura-template
Today

Los cambios que trajo la cuarentena sobre los patrones de consumo de internet

Forbes Digital

Share

05 Junio de 2020 18.39

Según un informe publicado por Carrier y Asociados, con mucho del tráfico comercial y organizacional migrando a accesos hogareños.

Desde el punto de vista de la tecnología, y más particularmente de las telecomunicaciones, el ASPO (Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio) implicó un cambio en los patrones de uso de Internet, con mucho del tráfico comercial u organizacional migrando a accesos hogareños. Esto respondió a la gran cantidad de personas que siguieron trabajando o estudiando desde sus hogares.

Así, el tráfico de hogares, que es mayormente asimétrico entre lo que se descarga y carga, pasó a tener demandas de carga mucho más altas. Esto se debe a que normalmente el hogar es un ámbito de consumo de contenidos (plataformas OTT de video, redes sociales, noticias e información). Pero con millones de personas puestas de un día para el otro a trabajar o estudiar desde sus hogares cambió en alguna medida este patrón de consumo.

Para tener una idea de magnitud, se puede estimar que un total de unos 7 M de personas (entre trabajadores y estudiantes de todos los niveles) agregaron actividades extras a la conectividad en su hogar. Algo que se vio impactado principalmente por el aumento de las videollamadas grupales (caso Zoom y otros), utilizadas no sólo para reuniones laborales o clases a distancia, sino también con el agregado de estas aplicaciones como plataformas de socialización que compensen el aislamiento.

Desde el punto de vista técnico, este cambio en los usos requiere de agregar otro tipo de productos de conectividad para el hogar. Porque, así como siguen siendo importante los valores de descarga (no sólo por la velocidad sino también para albergar a más usuarios y usos simultáneos), pasaron a ser relevantes también los valores de subida, que serán fundamentales para poder transmitir en video nuestra imagen en una videollamada (grupal o individual).

En líneas generales, y luego de repasar la oferta actual de los principales ISP, la velocidad de subida varía entre el 5 y 20% de la velocidad de bajada, siendo más habitual que esté alrededor del 10%. Esto significa que una conexión de 30 Mbps (por muchos considerado como el piso de la banda ancha actual) tendrá una velocidad de subida probablemente de 3 Mbps. Esto es lo que se necesita si se va a subir video en calidad HD. Pero es justo. Alcanza con que cualquier persona en el hogar esté usando la conexión para que esos 3 Mbps resulten escasos, impactando en la calidad transmitida. Y todo eso asumiendo que se cuenta en la práctica con ese ancho de banda, cosa que no siempre ocurre.

En Argentina, y según datos de Enacom, la velocidad media de bajada es de 28 Mbps. Aplicando el parámetro del 10%, equivale a una velocidad de subida de 2,8 Mbps, justo en el límite para lograr buena calidad en la comunicación. Pero como todo valor medio, implica que son muchos los casos que está por debajo de ese guarismo. De hecho, y siempre según los datos del Enacom, un 67% de los accesos son inferiores a los 30 Mbps de referencia. Existe, además, una gran diferencia entre CABA y Provincia de Buenos Aires y el interior, donde en la primera un 55% de los accesos están por debajo de ese valor, mientras que en el interior trepa al 88%.

Considerando que quizás no todavía la teleeducación, pero sí seguramente el teletrabajo llegó para quedarse, es claro que comenzará a haber demanda por productos que, aunque no sean simétricos (misma velocidad de subida que de bajada), sí van a necesitar que esa relación sea más pareja. Esto abriría las puertas a una mayor segmentación de los productos hogareños, unos con el énfasis en el consumo de contenidos y otros pensados para una mayor versatilidad que incluya a los anteriores más los usos laborales y educativos.

La pandemia y su consecuente aislamiento llegaron para cambiar algunas cosas de nuestra vida cotidiana. Y entre esas, está la tecnología de acceso al hogar, que deberá adaptarse al crecimiento de un nuevo tipo de cliente, que ya no será un simple consumidor de contenidos, sino que también los generará. Por lo tanto, así como el ancho de banda de bajada fue clave en el modelo entretenimiento e información, el de subida (más oculto para el consumidor) se vuelve fundamental cuando además uno o más integrantes trabaja o estudia desde el hogar. Algo que, ya no quedan dudas, será cada vez más habitual.

 Semana negra 

Los acontecimientos de los últimos tiempos no jugaron a favor de la imagen de China, lo que podría ser la causa del endurecimiento de varios países y operadores hacia la utilización de equipamiento de red provisto por Huawei. Una empresa que esta semana recibió varias noticias negativas provenientes de un algunos de los principales mercados a nivel global.

Más allá de la guerra comercial declarada por los EE.UU., los últimos meses no vieron a China en el medio de varios conflictos que afectaron su imagen. Todo arrancó con los esfuerzos del régimen por minimizar lo que luego se convertiría en una pandemia. Se agravó con los múltiples envíos de material médico que en algunos casos resultaron de dudosa calidad. Y se ensombrece aún más con las recientes presiones de Beijing sobre Hong Kong. En paralelo, muchos países se fueron dando cuenta de la increíble dependencia que tenían con la gran potencia mundial en términos de suministros, no sólo de productos médicos sino en general.

Este escenario, combinado con la presión pública que el gobierno de los EE.UU. realiza sobre sus principales aliados para que desistan de seguir instalando su tecnología de redes (especialmente para 5G), parece haber colocado a Huawei en el centro de una seguidilla de malas noticias.

La primera, aunque no tan directa como las que vendrían después, tuvo que ver con la GSMA (organización que agrupa a todos los operadores móviles del mundo) uniéndose a la Open RAN Alliance, que, como se mencionó la semana pasada [ver “Crisis y oportunidad”] impulsa la utilización de estándares abiertos para la tecnología de radio de las redes móviles, una movida que afecta a Huawei, quien ni siquiera es parte de la alianza. Esta decisión puede ser vista como un claro mensaje de los operadores a los proveedores de tecnología. El mismo sería “no estamos dispuestos a seguir ?casados? con ningún vendedor”.

Luego vino el cambio de postura del Reino Unido que, si bien originalmente había “tolerado” una participación minoritaria de equipamiento de Huawei en sus redes, fue cambiando su opinión por resistencia de legisladores del partido gobernante (más la presión estadounidense). Así, esta decisión original no sólo será revisada sino que ahora el RU impulsa la creación de una suerte de G7 extendido que será una "Alianza 5G" para liberarse de la tecnología de Huawei.

La acción se trasladó a Alemania, donde Telefónica Deutschland eligió a Ericsson como proveedor del core de su 5G, dejando en claro que, por razones de seguridad, querían depender de un proveedor europeo para esta porción clave de cualquier red. Telefónica se muestra cada vez más propensa a un ambiente multivendor y dejar de lado gradualmente su dependencia en Huawei.

Unos días después fue Canadá quien dio la nota cuando dos de sus principales operadores, Bell y Telus, anunciaron que dejarán de usar equipamiento Huawei en sus redes de 5G para pasar a Ericsson y Nokia. Este uno-dos de los operadores móviles canadienses se dio mientras la justicia de aquel país dio un paso más en la extradición de la CFO e hija del fundador de Huawei a los EE.UU. acusada de haber ocultado ventas de tecnología a Irán.

Para cerrar una semana negra, Gartner publicó las cifras del mercado de smartphones para el Q1 a nivel global, mostrando una caída general del 20% pero en el que Huawei se llevó la peor parte, con un descenso del 27% que lo ubica como quien más cayó entre los 5 principales fabricantes.

Cuando todavía el mundo no termina de salir de la pandemia, una China bajo la lupa por parte de algunas de las principales potencias económicas complica aún más el panorama de Huawei. Ésta, a pesar de las presiones políticas, se las arregló para seguir ganando contratos con operadores y vendiendo sus smartphones. Pero el viento de proa es cada vez más fuerte.

Tuits selectos

Parece que esto que mencioné en el tuit precedente se da en todos lados [The Economist]

El dispositivo móvil también se convierte en servicio [YouTube]

Interesantes datos de la desescalada (o desconfinamiento) en España y su impacto en el uso de distintos servicios. Cae el uso videollamadas, sube el de apps de movilidad (como Uber) así como de fitness. Empieza la vuelta a la normalidad [Silicon]

En USA, las apps para escuchar las radios policiales crecieron un 125% en descargas desde que arrancaron las manifestaciones por la violencia policial [Techcrunch]

Interesantes datos sobre el mercado de notebooks local en la actualidad. El aumento de demanda y la falta de oferta fueron una combinación explosiva. Esperan regularidad en el abastecimiento para el tercer trimestre (o el famoso segundo semestre) [Convergencia]

Rakuten, el primer operador móvil totalmente virtualizado, quiere aprovechar la experiencia que está acumulando y la tecnología que está desarrollando para vender servicios a terceros operadores [Mobile World]

Llega Internet satelital de alta velocidad (HTS) de Neuquén y Mendoza. Al menos a ciertas áreas de esas provincias [Prensa Orbith]

Francia y Alemania impulsan la creación de un ecosistema de computación en la nube que establecerá estándares de almacenamiento y procesamiento para servidores locales que cumplan con los requerimientos de la Unión Europea en materia de privacidad [Reuters]

La red compartida de México se asocia con el satélite para llevar 4G a zonas rurales. Un importante acelerador para llevar la conectividad a más personas [DPL News]

loading next article