Forbes Argentina
-
Today

8 problemas con el recuento de muertes de Covid-19

Forbes US

Share

Muchos expertos afirman que es probable que las cifras de fallecimientos estén subestimadas. Otros hablan de teorías conspirativas que llevan a que ese número se infle intencionalmente. La pregunta es: ¿Por qué ha sido tan difícil obtener cifras precisas? A continuación, algunas razones.

29 Septiembre de 2020 11.03

Una cosa es segura: las 204,499 muertes en los Estados Unidos por el coronavirus Covid-19 que se informa actualmente en el sitio web del Centro de recursos de coronavirus de la Universidad Johns Hopkins no es el número real de muertes.

Muchos expertos en salud pública y enfermedades infecciosas han dicho que es muy probable que tales cifras estén subestimadas. Luego, están aquellos que han argumentado lo contrario, incluidos los teóricos de la conspiración que han afirmado que el número de muertos se está inflando deliberadamente. Entonces, ¿por qué ha sido tan difícil obtener cifras precisas? Bueno, aquí hay ocho razones:

1. La falta de un programa de vigilancia nacional coordinado.

El hecho de que Estados Unidos dependa de algo además del gobierno federal para rastrear los casos y muertes a nivel nacional destaca uno de los principales problemas. Vale recordar que el sitio web de la Universidad Johns Hopkins surgió por primera vez cuando un estudiante graduado de la Universidad, Ensheng Dong, y Lauren Gardner, codirectora del Centro de Ciencia e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, notaron la falta de un sistema para rastrear los casos de Covid-19. 

Dong, que había venido de China a Estados Unidos para realizar un posgrado, estaba personalmente interesado en lo que estaba sucediendo con el virus, como lo indicó Gardner en un artículo escrito por Jocelyn Kaiser paraCiencia . Esto llevó a Dong y Gardner a configurar un sitio web inicial para rastrear casos. Con el tiempo, el sitio web se volvió viral, por así decirlo, principalmente porque faltaban alternativas.

Aunque el equipo de la Universidad Johns Hopkins que mantiene el sitio web ha crecido desde entonces, no puede considerarse una fuente nacional oficial. Esto se debe a que, como universidad, Johns Hopkins no puede decirles a los estados y otras jurisdicciones cómo deberían recopilar información sobre casos y muertes de Covid-19. Solo hay un organismo con autoridad para hacerlo: es el gobierno federal el que tiene la autoridad legal y los recursos para mantener a todos coordinados.

El número de casos de coronavirus COVID-19 en todo el mundo supera los 10 millones

2. La falta de pruebas y la falta de un programa de pruebas nacional coordinado.

No se puede saber si alguien tiene Covid-19 si no se hace la prueba correspondiente. Por lo tanto, si un alguien fallece, la única forma de saber realmente si el Coronavirus fue el culpable es haber realizado una prueba mientras la persona estaba infectada activamente. 

El problema es que estas “pruebas” no están disponibles en todas partes. Solo en algunos de los lugares: un puñado de estados como Nueva York y California han estado coordinando los test de manera más extensa que otros. Por lo tanto, no está claro qué porcentaje de casos y muertes reales de Covid-19 está detectando actualmente cada estado.

3. Falta de recursos y una adecuada infraestructura de salud pública.

 Muchos departamentos de salud simplemente no tienen el personal, el tiempo y la tecnología disponibles para mantener registros precisos. Probablemente haya baños en la sede de Facebook que sean más bonitos y espaciosos que el espacio disponible para muchos departamentos de salud pública en todo el país.

4. Retrasos o incluso ausencia de informes.

Una vez que ha ocurrido una muerte por Covid-19 debe que ser informada a las autoridades correspondientes y luego, eventualmente, ascender en la cadena a quien sea que esté reuniendo el recuento de muertes a nivel estatal. Si piensan que dicha denuncia se produce de forma rápida y eficaz, se equivocan.

5. Los médicos no están familiarizados con el coronavirus Covid-19.

Es posible que no todos los médicos conozcan los síntomas y signos de Covid-19, incluso cuándo realizar la prueba del virus. Los mensajes contradictorios de parte del gobierno federal ciertamente no han ayudado. ¿Cómo se realizó la prueba del virus a las personas que murieron por sepsis, insuficiencia respiratoria u otras posibles complicaciones de Covid-19? Aunque ahora se sabe un poco más sobre el virus que al comienzo de la pandemia, y la situación de las pruebas ha pasado de ser “realmente mala a menos mala”, todavía puede haber muchos casos que no se hayan identificado.

NYU instala la carpa de prueba COVID-19 antes del inicio de clases

6. El virus, las enfermedades que provoca y la muerte son complejos.

El virus puede tardar en causar daño y desencadenar una reacción en cadena que con el tiempo (a veces semanas y meses) eventualmente conduce a la muerte de una persona. Un fallecimiento por Covid-19 debería ser cualquier defunción que no hubiera ocurrido si la persona no estaba infectada con el virus.

Si un paciente contrajo el SARS-CoV2, desarrolló una neumonía y daño pulmonar, y luego sufrió insuficiencia respiratoria, ésta última pudo haber sido la causa inmediata de la muerte. Pero tienes que incluir a Covid-19 como causa también. 

Las cosas pueden volverse aún más complejas cuando otros órganos están involucrados, como cuando se producen sepsis, insuficiencia renal y accidentes cerebrovasculares. Es posible que los problemas tarden un tiempo en evolucionar, por lo que puede producirse una muerte mucho después de la infección inicial.

7. La falta de una definición nacional clara de muerte por Covid-19.

En mayo, Noah Weiland, Maggie Haberman y Abby Goodnough escribieron un artículo para el New York Times titulado “Trump sugiere que el recuento de muertes por virus está inflado. La mayoría de los expertos lo duda”.

Hay que proponer una definición clara y transparente de un fallecimiento por Covid-19, y después hacer que la comunidad científica lo revise y analice adecuadamente. Luego, publicar esta definición en una conferencia de prensa para que todos puedan verla.

8. Las teorías de la conspiración y las motivaciones políticas han nublado la discusión.

Matt Perez inicialmente cubrió tales teorías de conspiración para Forbes el 10 de mayo en un artículo titulado: "Conspiración del número de muertos: por qué los medios conservadores, y pronto, posiblemente Trump, están dudando de las cifras de mortalidad por coronavirus". Eso fue cuando el número de muertos reportados en los Estados Unidos era de alrededor de 80.000 aproximadamente.

Lo cierto es que impulsar teorías de conspiración infundadas terminan haciendo perder el tiempo a todos. Hacerlo nos distrae del trabajo real que debe realizarse. Si cuestionan los recuentos de muertes actuales, dediquen el tiempo y los recursos para ayudar a los funcionarios de salud pública a mejorar los recuentos.

Autor: Bruce Y. Lee

La nota original en inglés acá.

loading next article