Forbes Argentina
Sustentabilidad
Negocios

De la economía lineal a la economía circular

Rodrigo Carr Fundador de R3S3 Group

Share

28 Noviembre de 2020 18.08

La tierra, de forma natural, funciona con un sistema equilibrado de forma circular, donde, por ejemplo, el agua del mar se evapora, se convierte en lluvia que cae sobre las montañas en forma de nieve, y el deshielo permite agua limpia para alimentar árboles y plantas de las que se nutren los animales. Una forma muy sencilla de graficar como la naturaleza se auto regenera de forma constante.

El planeta tierra ya tuvo cinco grandes extinciones masivas a lo largo de su existencia y en todos los casos se volvió a regenerar. Muchos científicos estiman que la Tierra se halla en el inicio de una nueva "extinción masiva" marcada por la desaparición de especies a un ritmo alarmante, principalmente debido a la acción del hombre.

Hoy se utilizan 1,75 veces más recursos de lo que el mundo puede entregar, no permitiendo que los mismos se auto generen, destruyendo la naturaleza que se necesita para sobrevivir.

Se usan los recursos naturales que el mundo ofrece para fabricar productos que se utilizan por un breve lapso, y cuando ya no se necesitan más se tiran, permaneciendo cientos de años contaminando el planeta.

Toda una secuencia circular perfecta que el hombre transformó en lineal.

El mundo muestra señales de advertencia hace décadas, a través del cambio climático, los incendios forestales, el derretimiento de los polos, sequías, terremotos, huracanes, inundaciones y las grandes enfermedades. 

El mundo no necesita al hombre, el hombre necesita al mundo. Es hora de cambiar y proteger a la naturaleza.

El desarrollo sostenible es la responsabilidad que tiene toda la humanidad de conseguir lograr un progreso económico que no termine con la salud de la población como consecuencia de la destrucción del medio ambiente a través sobreexplotación de los recursos naturales la contaminación del aire, agua, suelo, flora y fauna para satisfacer nuestras necesidades presentes, pero comprometiendo las de las futuras. Debemos conservar los recursos naturales, los ecosistemas, la biodiversidad, entre muchos otros componentes del ambiente que son los que mantienen un equilibrio en el planeta.

Pero en este informe se enfoca en el área de la producción de plásticos.

El plástico nace 1860 en los Estados Unidos con la intención de reducir la caza indiscriminada de elefantes sustituyendo el marfil que se usaba para fabricar las bolas de billar en aquel momento.

Quien hubiese predicho que una intensión sustentable de cuidado de la naturaleza sería el inicio de uno de los productos más populares del mundo y también uno de los más contaminantes.

Hoy el plástico está presente en todos los órdenes de la vida, desde cohetes que van al espacio hasta los cepillos de dientes usados por todos cada mañana.

El plástico es un material resistente, liviano, muy económico de producir, son higiénicos, conservan a los alimentos evitando el desperdicio de los mismos manteniéndolos frescos por más tiempo, reducen los costos logísticos y son muy seguros. Un producto muy útil para casi todas las industrias del planeta.

Tan noble que el producto no se degrada y queda entre nosotros entre 500 a 1000 años, por lo tanto, casi todos los plásticos producidos en la historia de la humanidad siguen estando en el planeta en basurales o aún peor en el mar contaminando el agua y peces que nos alimentan.

Estudios recientes realizados por la Universidad de Arizona han encontrado micro plásticos en todos los órganos humanos y otros estudios realizados por la Universidad de Newcastle en Australia declaran que el hombre hoy estaría ingiriendo el total de 5 grs. de micro plástico por semana que equivale al tamaño de una tarjeta de crédito.

Se estima que se produjeron 8,3 mil millones de toneladas de plástico en los últimos 70 años que equivale 55 millones de aviones Jumbo y se estima que para el 2050 esta cifra se incrementará a 12.000 millones de toneladas

91% del plástico producido hoy no se recicla terminando en basurales y en los océanos y 50% del plástico producido es para un solo uso.

El 90% de la basura en los océanos es plástico que por las corrientes oceánicas se han generado 5 islas del tamaño de Manhattan cada uno los océanos.

Cada Argentino genera 1 kilo de desechos por día, lo que suma a 16,5 millones total país por año, de este total 49% son orgánicos, 15% son plásticos, 14% son papel y cartón, 3% vidrios, 2% metales y 1.5% textil.

En Argentina se consume 42.3 kg de plástico por persona por año y de este total solo se recicla el 24%, a través de un sistema coordinado se podrían reciclar 400 toneladas, por día generando miles de puestos de trabajo, generar ahorros económicos y medio ambientales importantes.

12 millones de botellas se consumen por día en la Argentina, cada tonelada de PET reciclado ahorra 3.8 barriles de petróleo que equivalen a 40.000 botellas post consumo y reduce el consumo de energía en un 75% que equivale a 3.32 toneladas de CO2

Pensar los productos desde la sustentabilidad vía el ecodiseño con el objetivo que al finalizar su uso puedan ser reutilizados o fácilmente reciclados es el primer paso para la generación de una economía circular de los plásticos.

Hoy varios empresarios y empresas están buscando soluciones más sustentables en la producción y comercialización de sus productos a través de métodos de ecodiseño sustentables para que los productos sean reciclables, reutilizables o compostables para que al finalizar su uso no generen daño al medio ambiente.

El segundo paso importante es la educación del consumidor, de cómo separar sus desechos para que al recuperar el material sea más fácil el proceso, debido a que hay siete tipos de plástico distintos que se deben separar para su posterior reciclaje. 

El tercer tema es el de generar una cadena de valor que se inicie desde la empresa fabricante de productos y que se traspase a través de todo el proceso de reciclado, volviendo a la empresa como materia prima útil para la fabricación de un nuevo producto o envase.

Este proceso de valor parte de la empresa, sigue con el consumidor, las cooperativas recicladoras y el reciclador, para que a todos les sea redituable el proceso.

Para coordinar este proceso de valor es importante contar con un plan estratégico desde el gobierno, porque ninguno de los puntos intermedios los puede lograr solo.

En muchos países ya hay leyes que regulan este proceso como la ley REP Responsabilidad Extendida del Productor o como se quiso implementar en Argentina, la Ley de Envases.

Se hace imprescindible eliminar los productos de un solo uso y transformar el proceso de forma circular, para ello se necesitan reglas claras que una vez definidas e implementadas pueden generar una nueva economía de forma circular que evite que nuestros desechos, altamente contaminantes terminen en basurales, y que se pueda reutilizar o reciclar de forma permanente los recursos naturales que nos ofrece la tierra para vivir.

Cada persona debe poner su pequeño grano de arena para que dejar a las generaciones futuras un mundo mejor.