Forbes Argentina
Innovacion
Share

A los pocos días de la infección, se observa una reducción importante en la cantidad de sinapsis. Los científicos aún no pueden determinar si las consecuencias son reversibles.

11 Septiembre de 2020 10.24

Un nuevo estudio científico publicado en línea durante el último miércoles sugiere que el coronavirus podría dejar secuelas neurológicas. En la mayoría de los casos, el virus ataca los pulmones, los riñones, el hígado y los vasos sanguíneos. Sin embargo, esta investigación explica que más de la mitad de los pacientes alega "síntomas neurológicos".

Ya sea a través de dolores de cabeza, delirio o confusión, como describen en el estudio, los científicos sugieren que el virus puede atacar el cerebro. Este estudio revela que el coronavirus invade las células cerebrales y las "secuestra" para hacer copias de sí mismo. Además, arroja el estudio,  pareciera absorber todo el oxígeno cercano, "matando de hambre a las células vecinas".

Akiko Iwasaki, inmunóloga de la Universidad de Yale, quien dirigió el trabajo, dialogó con el New York Times y explicó que si el cerebro es infectado, "podría tener una consecuencia letal". Por su parte, Dr. Michael Zandi, neurólogo consultor del Hospital Nacional de Neurología y Neurocirugía de Gran Bretaña, contó al mismo periódico que no se había visto mucha evidencia sobre cómo el Covid-19 podía dañar al cerebro. Sin embargo, profundizó, "estos datos solo proporcionan un poco más de evidencia de que ciertamente pueden".

¿Cómo actúa el virus en el cerebro? Según los científicos, de manera "sigilosa": explota la maquinaria de las células cerebrales para multiplicarse, pero no las destruye, sino que ahoga el oxígeno a las células adyacentes, provocando que se marchiten y mueran.

El coronavirus parece disminuir rápidamente el número de sinapsis, las conexiones entre neuronas. "Días después de la infección ya vemos una reducción dramática en la cantidad de sinapsis", confesó al NY Times el Dr. Muotri, neurocientífica de la Universidad de California en San Diego. "Aún no sabemos si eso es reversible o no", cerró.