Forbes Argentina
Today

Las nuevas reglas para viajar en avión: todo es negociable

Forbes US

Share

Vuelos cancelados, tests y barbijos obligatorios. Viajar en avión ya no es lo que era. En este mundo nuevo y confuso, ¿cuáles son las reglas de los viajes aéreos?

31 Julio de 2020 08.22

Algunos cambios ya se conocen. Hay nuevas políticas de reembolso. Se flexibilizaron las políticas para cambiar pasajes. Ya no hay que pagar una tasa para hacer un cambio al cancelar un vuelo. Algunas aerolíneas les están tomando la temperatura a sus pasajeros. Los barbijos son obligatorios.Se redujo el servicio a bordo: muchos vuelos ya no ofrecen alimentos y bebidas. Es más probable que los auxiliares de vuelo entreguen botellas de agua en bolsas de plástico que una lata de gaseosa.

Pero las nuevas reglas para los vuelos que importan de verdad son aquellas de las que nadie habla porque pocos las conocen y son esas reglas las sugieren que los pasajeros tendrán ventajas que no tenían hace años. Veamos algunas.

Regla nueva 1: lo único constante es el cambio

En las primeras semanas de la pandemia se implementaron tantos cambios que perdí la cuenta, y las aerolíneas siguen haciendo ajustes menores sin anunciarlos. Por ejemplo, están modificando sus contratos de transporte -los acuerdos legales entre el pasajero y la empresa-, por lo general para inclinar la cancha, como hizo United Airlines con los muchos cambios que implementó a sus normas de reembolso. Entonces, no hay que dar por sentado que conocemos las reglas por más seguros que estemos.

Nueva regla 2: todo se negocia

En mi sitio de defensa del consumidor sin fines de lucro me hacen preguntas sobre reembolsos prácticamente todos los días. La vieja actitud de las aerolíneas de no regalar nada desapareció con la pandemia y fue reemplazada por “todo se negocia”. Y sin duda las aerolíneas tienen ganas de negociar.

Nueva regla 3: los pasajeros tienen el poder

No se puede adivinar cómo será el futuro porque ahora, por primera vez en una generación, el poder lo tienen los consumidores. Sería ingenuo creer que las aerolíneas pueden cobrar todas las tasas que se les antojen en el mercado actual. Podrán intentarlo, pero los pasajeros tienen que entender que llevan las de ganar, y así será por mucho tiempo: meses, quizás años.

Nueva regla 4: ahora vale la pena ostentar status

Hasta hace poco, a las aerolíneas no les importaba quién era el pasajero. Mostrar una tarjeta platino para intentar sacarse de encima una tasa solo servía para hacer reír a los empleados de la boletería. Hoy, sí se puede ostentar status.

Pero hay una forma educada de hacerlo y una menos educada. El método preferido de Clark Mitchell, un consultor de turismo de Strong Travel Services, es negociar con amabilidad desde una posición de poder. “La mejor forma de resolver un problema con un proveedor es hacer valer la membresía”, o sea, usar el poder de la agencia de viajes para obtener lo que uno quiere, explica Mitchell.

¿Y si la aerolínea no coopera? Se puede pedir un contracargo en la tarjeta de crédito y pedirle al banco que reembolse la operación. Vi muchos casos exitosos de esta jugada desde que empezó la pandemia.

Las nuevas reglas que importan para los vuelos son en gran parte invisibles. Sugiero aprovecharlas mientras rijan.

Autor: Christopher Elliott

Podés leer la nota completa en inglés acá