Forbes Argentina
cristina-fernández-kirchner-dolar-futuro
Today

Cómo es la "cirugía programada" de Cristina Kirchner

Forbes Digital

Share

La titular del Senado ingresó este jueves al sanatorio Otamendi para ser sometida a una histerectomía, que según fuentes oficiales, fue programada.

04 Noviembre de 2021 01.13

La vicepresidenta Cristina Kirchner fue sometida este jueves a la mañana a una intervención quirúrgica. La titular del Senado ingresó este jueves al sanatorio Otamendi para ser sometida a una histerectomía, que según las mismas fuentes, fue programada.

La histerectomía es una intervención quirúrgica mediante la cual se extirpa el útero, y eventualmente también los ovarios y las trompas de Falopio.

Las causas habituales por la cuales se suele hacer este tipo de cirugías pueden ser benignas o malignas: engrosamientos del endometrio, endometriosis, dolor pélvico crónico, presencia de fibromas o la detección de cáncer en alguna de las zonas del útero o las trompas de Falopio.

En el caso de la vicepresidenta, no trascendieron los motivos médicos para la intervención, según el periodista de Clarín Claudio Savoia

Sin embargo, los médicos tendrían en cuenta los antecedentes familiares: en enero de 2014, y después de practicarle una biopsia que reveló un cáncer de endometrio, la madre de Cristina, Ofelia Wilhelm, había pasado por una intervención similar, también en el Sanatorio Otamendi de la Recoleta, lugar habitual de atención médica de la familia Kirchner.


Coindice con el tramo final de la campaña electoral del Frente de Todos de cara a las generales del 14 de noviembre, por lo que se desprende que la ex mandataria no sería parte activa de los últimos días de actividad proselitista ya que deberá permanecer en reposo.

La operación de tiroides



Cuando era presidenta de la Nación, Cristina Kirchner fue internada en 2012 en el hospital Austral por una operación de tiroides. Un año después, debió ser intervenida en la Fundación Favaloro por un hematoma subdural. Se espera que durante la jornada el Sanatorio Otamendi entregue un parte médico oficial.

 

Las claves de la cirugía

 (Fuente: Clínica Mayo)

La histerectomía vaginal es un procedimiento quirúrgico para extirpar el útero a través de la vagina.

Durante la histerectomía vaginal, el cirujano separa el útero de los ovarios, de las trompas de Falopio y de la vagina superior, así como de los vasos sanguíneos y del tejido conectivo que lo soportan, antes de extirpar el útero.

La histerectomía vaginal comprende un tiempo más corto en el hospital, menor costo y recuperación más rápida que una histerectomía abdominal, que requiere una incisión en la parte inferior del abdomen. Sin embargo, según el tamaño y la forma del útero o el motivo de la cirugía, la histerectomía vaginal podría no ser posible. 

La histerectomía con frecuencia incluye la extirpación del cuello del útero, así como también del útero. Cuando el cirujano también extirpa uno o ambos ovarios y las trompas de Falopio, se denomina histerectomía total con salpingooforectomía. Todos estos órganos son parte del sistema reproductivo y se ubican en la pelvis.

La histerectomía vaginal sirve para tratar distintos problemas ginecológicos, como los siguientes:

  • Fibromas. Muchas histerectomías se realizan para tratar de forma permanente estos tumores benignos en el útero que pueden ocasionar sangrado persistente, anemia, dolor pélvico, dolor durante las relaciones sexuales y presión en la vejiga. En el caso de fibromas grandes, es posible que necesites una cirugía donde se extirpa el útero a través de una incisión en la parte inferior del abdomen (histerectomía abdominal).
  • Endometriosis. Esta ocurre cuando el tejido que recubre el útero (endometrio) crece fuera del útero, lo que puede afectar a los ovarios, las trompas de Falopio u otros órganos. La mayoría de las mujeres con endometriosis se someten a una histerectomía laparoscópica o robótica o histerectomía abdominal, pero a veces es posible realizar una histerectomía vaginal.
  • Adenomiosis. Esta se produce cuando el tejido que normalmente recubre el útero se desarrolla en la pared del útero. El resultado puede ser un útero agrandado y períodos menstruales intensos y dolorosos.
  • Cáncer ginecológico. Si tienes cáncer de útero, cuello del útero, endometrio u ovario, o tienes cambios precancerosos, el médico puede recomendarte una histerectomía. La mayoría de las veces, el tratamiento para el cáncer de ovario implica la realización de una histerectomía abdominal, pero en ocasiones la histerectomía vaginal resulta adecuada para mujeres con cáncer de cuello del útero o cáncer de endometrio.
  • Prolapso uterino. Cuando se debilitan o se estiran los tejidos y ligamentos que soportan la pelvis, el útero puede hundirse en la vagina, lo que ocasiona pérdidas de orina, presión pélvica o dificultad para la defecación. La extirpación del útero y la reparación de los tejidos de apoyo pueden aliviar esos síntomas.
  • Sangrado uterino anormal. Cuando los medicamentos o un procedimiento quirúrgico menos invasivo no controlan los períodos menstruales irregulares, intensos o muy largos, puede ser necesaria la histerectomía.
  • Dolor pélvico crónico. Si el dolor se debe claramente a una afección uterina, la histerectomía puede ayudar, pero solamente como último recurso. El dolor pélvico crónico puede tener muchas causas, por lo que el diagnóstico preciso de la causa es crítico antes de someterse a una histerectomía.

     
Cristina en el hospital Austral

Para la mayoría de estas afecciones, con la posible excepción del cáncer, la histerectomía es solo una de las diferentes opciones de tratamiento. Quizás no sea necesario considerar la histerectomía si los medicamentos o los procedimientos ginecológicos menos invasivos controlan los síntomas.

No puedes quedar embarazada después de una histerectomía. Si no estás convencida de estar preparada para renunciar a la fertilidad, analiza otros tratamientos.

Riesgos

Aunque la histerectomía vaginal generalmente es segura, toda cirugía presenta riesgos. Algunos riesgos de la histerectomía vaginal son los siguientes:

  • Sangrado intenso
  • Coágulos sanguíneos en las piernas o los pulmones
  • Infección
  • Daño en los órganos de alrededor
  • Reacciones adversas a la anestesia

Una endometriosis grave o el tejido cicatricial (adherencias en la pelvis) pueden obligar al cirujano a cambiar la histerectomía vaginal por una histerectomía laparoscópica o abdominal durante la cirugía.

*Con información de NA, Clarín y Clínica Mayo

loading next article