Forbes Argentina
Tupungato Rolex
Movimiento Inspirador

Llegar a la cima para combatir el calentamiento global

Share

Una estación meteorológica instalada en Tupungato, una de las montañas más altas de Sudamérica, tiene la misión de recabar información científica que podría ser clave para entender cómo actúa el cambio climático en depósitos de agua vulnerables. La expedición es parte de la iniciativa Perpetual Planet de Rolex, que apoya a individuos y organizaciones que buscan proteger el planeta.

01 Octubre de 2021 12.30

A 6.505 metros sobre el nivel del mar, en la cima del Tupungato, las tormentas de nieve son habituales. Pero eso no detuvo al equipo de exploradores y científicos de National Geographic, quienes contaron con el apoyo de Rolex a través de su iniciativa Perpetual Planet, para instalar una estación meteorológica. Se trata de la más elevada de los hemisferios sur y occidental, y está ubicada justo bajo el pico de este volcán inactivo en los Andes, donde Chile se encuentra con Argentina. 

La expedición, que comenzó el 19 de febrero y concluyó el 5 de marzo de 2021, se propuso examinar a este gigante que suministra agua a millones de personas. Datos de temperatura, velocidad del viento y nevadas permitirán entender mejor qué ocurre en una región castigada por las sequías. "Con la instalación de la estación, los científicos dispondrán de una ventana a los procesos atmosféricos que tienen lugar en lo más alto de los Andes chilenos. Estas montañas, que constituyen uno de los depósitos hídricos más vulnerables del mundo, proporcionan el suministro esencial de agua corriente a más de 6 millones de habitantes de la zona de Santiago. La expedición contribuye así a un planeta perpetuo al trascender los límites del descubrimiento científico y la exploración hasta las cumbres más altas del planeta", aseguró el Dr. Baker Perry, climatólogo, profesor de la Appalachian State University de Carolina del Norte, Estados Unidos, y codirector de la expedición al Tupungato. 

El legado

Cuando en 1926 se creó el Oyster, Rolex consiguió un hito: el primer reloj hermético del mundo. Poco tiempo después, en la década del 30, el fundador de la empresa, Hans Wilsdorf, comenzó a poner a prueba a cielo abierto sus maravillosas creaciones. Ya fuese en la cima del Everest o a más de 10.000 metros de profundidad, la empresa suiza acompañó a aquellos que se aventuraron en el propósito de obtener conocimiento en los lugares más extremos de la Tierra. 

La estación climática más alta en los hemisferios sur y norte, instalado en el volcá Tupungato, a 6.505 metros.

El gran reto de Rolex en esta época es apoyar descubrimientos que busquen la preservación del medioambiente. Por eso, en 2019, la compañía puso en marcha su iniciativa Perpetual Planet, destinada a incentivar proyectos que buscan encontrar nuevas alternativas para conservar ecosistemas naturales y minimizar la acción dañina de los humanos. 

Una de las áreas fundamentales de la misión consiste en comprender el cambio climático. Y, para llevar adelante avances en ese sentido, la empresa cuenta con un socio longevo: National Geographic Society. Desde 1954, esta alianza concretó desde travesías a las cimas más altas del planeta hasta la exploración de las profundidades marinas. 

Compromiso con la ciencia

Las torres de agua del mundo, desde los Andes hasta el Himalaya, corren peligro por el cambio climático. Por eso, Rolex puso la mirada ahí con el objetivo de involucrarse. Financió expediciones con el fin de proporcionar datos científicos que puedan ayudar a las comunidades a tomar medidas para protegerse frente a los efectos que el cambio climático ejerce sobre las cadenas montañosas y los glaciares.

Hace dos años, se instaló una estación meteorológica en el Everest, la más alta del mundo. Un equipo de más de 30 miembros montó con éxito una red de estaciones meteorológicas automatizadas que detectan un flujo de fuertes vientos que rodean el globo a grandes altitudes y son extremadamente difíciles de rastrear. La de Chile fue la expedición de Perpetual Planet más reciente, liderada por National Geographic. Con caballos y mulas, el equipo de la Expedición Tupungato ascendió los 6.505 metros con todo el equipo necesario para concretar la misión. También contaron con el reloj Oyster Perpetual Explorer II, que resultó una herramienta esencial. 

La nueva estación meteorológica funciona junto con otras situadas a menor altitud que se instalaron en diciembre de 2019 con el apoyo de National Geographic: una a 4.400 m (en la cuenca alta del Aconcagua, a 70 km al noreste de Santiago), y dos en el volcán vecino Tupungatito, a 4.400 m y 5.750 m. 

Baker Perry, Explorador de National Geographic y científico climático, ajusta la estación de Tupungato.

El plan a futuro consiste en analizar los modelos de predicción del clima y la gestión de los recursos hídricos. Hay una multitud de personas que dependen de las "torres de agua" para vivir. Y se sabe muy poco sobre cómo responden estas montañas al calentamiento climático. Los conocimientos que se obtienen de estas estaciones meteorológicas tendrán un gran valor a la hora de tomar decisiones. 

"A través de nuestra asociación con Rolex para estudiar y explorar los sistemas esenciales para la vida en la Tierra, nuestro objetivo último es valernos de la nueva información y datos recopilados por las expediciones para respaldar y proponer soluciones que restablezcan el equilibrio de nuestros ecosistemas", afirmó Nicole Alexiev, vicepresidenta de Ciencia e Innovación de la National Geographic Society. 

El cambio climático es un problema sin fronteras y merece una atención urgente. Este hito supone un gran salto para garantizar un planeta perpetuo. Es la concreción de un proyecto que busca potenciar el conocimiento y el bienestar humano. Y que llega a la cima para combatir el problema desde la base.

loading next article