Forbes Argentina
Especiales

Roberto Alexander, IBM Argentina: “La innovación no sucede sola”

Share

El presidente y gerente general cuenta las principales tendencias en el sector y analiza cómo las empresas se están adaptando a la nueva normalidad.

24 Septiembre de 2020 15.07

Home office, videoconferencias, muchos aspectos de la vida profesional cambiaron con la pandemia. En el caso de IBM, su presidente y gerente general, Roberto Alexander, asegura que el mayor impacto fue repensar la forma de hacer  las cosas.  Y hacerlo a toda velocidad. “El éxito del futuro significa transformar la empresa hoy, y pensar más allá de lo que se viene en el mediano y largo plazo”, enfatiza. 

El ejecutivo tiene mucha experiencia en la compañía. Ingresó hace más de 30 años, como joven profesional, y ocupó diversas posiciones de ventas y operaciones en Argentina, Estados Unidos y para la región de América Latina. “Más allá de liderar la organización, es fundamental el trabajo en equipo, que está en el día a día, coda a codo, ayudándote a que todo esto navegue en el rumbo que uno quiere”. 

¿Cómo transitaron en IBM la pandemia y cómo fue amoldarse a esta nueva realidad? 

La pandemia generó un gran impulso de transformaciones; cosas que quizás estaban ahí desde hace rato dando vueltas, que no pegaban el salto, como pueden ser el comercio electrónico, la educación a distancia o el trabajo remoto. De golpe la realidad nos llevó a que de un momento para el otro se haya acelerado una forma que nadie tenía prevista. 

Todo eso, en muy poco tiempo y mucha velocidad... 

Vivimos ciertas etapas. Un primer momento de emergencia, donde nos ocupamos del bienestar de nuestra gente, la seguridad de las personas, de su ecosistema, y asegurar que todo estuviera bien. Movernos al remoto, que quizás en IBM estamos acostumbrados, pero no fue la realidad de lo que encontramos en el mercado. Tuvimos que colaborar, acercarnos mucho a nuestros clientes, moverlos a lo virtual y a lo remoto. En segunda instancia, de nosotros depende una columna vertebral de operación, de infraestructura, de sistemas. Tenemos que asegurar la continuidad operativa donde se montan bancos, empresas de alimentos, energía, gobierno y consumo. Un tercer brote muy fuerte fue pensar en cómo ayudamos. Cómo acompañamos desde un punto de vista donde la tecnología sin lugar a dudas es un gran habilitador. Entonces, cómo disponibilizamos herramientas, cómo participamos y ayudamos en iniciativas con organizaciones sociales, cómo nos pusimos en todo el tema de la educación remota. Yo siempre digo que acercó a los que estaban más lejos y alejó a los que estábamos cerca. Pero, sin lugar a dudas, nos llevó  a una nueva realidad, y claramente la pandemia funcionó como catalizador

“El éxito del futuro significa transformar la empresa hoy”. 

¿Cómo ayudan a las compañías a las que de repente el futuro les tocó la puerta? 

Yo creo que acá se te mezcla tecnología con cultura organizacional. La pandemia generó esa sensación de que este es el momento que nos fuerza a cambiar, a mirar las cosas de una manera diferente. Ahí se combina la cultura organizacional con lo que es innovación. Hoy hablamos mucho de metodología ágil, de células ágiles que van trabajan- do en todo lo que es este tema de la innovación. Entonces es ahí donde hay que apuntar, logrando pequeños éxitos a medida que uno va avanzan- do. Otra herramienta clave en todo esto es la colaboración: hoy la innovación no sucede sola; la colaboración busca diversidad, conocimiento, busca que cocrees en un ecosistema de emprendedores, de startups, de academia.