Forbes Argentina
space-grey-ipad-air-with-graph-on-brown-wooden-table-187041-1
Especiales

Fondos Comunes de Inversión: las opciones más recomendables para los más conservadores

Laura Ojeda

Share

02 Marzo de 2020 14.56

Los Fondos Comunes de Inversión son una alternativa medianamente segura para el inversor conservador. Los más recomendados.

En 2019, el reperfilamiento de los bonos en pesos impuesto después de las PASO impactó de lleno en los Fondos Comunes de Inversión (FCI) pero, como el ave fénix, superó el golpe y hasta se presenta una alternativa de cara a la reestructuración de la deuda soberana, en especial para los inversores más conservadores.

“Lo que sucedió el año pasado fue algo inédito; que se defaultee una letra en moneda local fue una patada para el desarrollo del mercado de capitales local y afectó mucho a los que tuvieron ese instrumento en los fondos comunes”, reconoce Juan Salerno, director de Compass Group.

 

En coincidencia, Ramiro Marra, director de Bull Market, quien poco tiempo antes había lanzado desde su firma un supermercado de fondos, reconoce que “el timing fue malo”. “Con el reperfilamiento, la industria de fondos se destruyó administrativamente y operativamente”.

 

Ya sea en una versión con activos locales o de riesgo de países latinoamericanos, los FCI vuelven a aparecer hoy como una opción segura, en especial para el inversor minorista, ya que le permite salir del  riesgo que atrapa a la mayoría de los instrumentos más amenazados por la renegociación del Gobierno nacional con sus acreedores. Los analistas del mercado coinciden en que hoy el riesgo, y por ende la mayor rentabilidad (en el caso de apostar bien), se puede alcanzar con bonos, hoy muy devaluados por la inminente negociación de la deuda, o con acciones que, al tener un precio muy impactado, pueden traer oportunidades que otorguen un buena rentabilidad en uno o dos años.

 

 

 

Sin embargo, los FCI que apuestan a activos más seguros aparecen como la opción ideal. Para quien no quiere arriesgar en Argentina, los administradores apuntan a los fondos Latam, con un buen porcentaje de riesgo brasileño que ya desde la llegada de Jair Bolsonaro a la presidencia dieron buenos resultados (acompañando récords del índice Bovespa).

 

“Lo primero que hay que buscar son activos que estén invertidos en dólares, que ahí tenemos bastantes opciones. Tenemos un fondo que invierte en bonos corporativos en dólares, otro con bonos de provincias en dólares, pero no tuvimos fondo en títulos públicos por el riesgo de reestructuración latente de los bonos de Gobierno”, explica Salerno.

 

“Tenemos un fondo de acciones brasileras, Latam, que es muy atractivo porque los índices bursátiles están en récord. Las tasas de interés exterior a nivel global en muchos países son negativas, y en los Estados Unidos son muy bajas. Todo ese escenario te juega a favor de estos activos en dólares”, agrega Salerno.

 

Para los inversores agresivos, Salerno destaca la posibilidad que brindan los fondos de títulos provinciales. “Tenemos un fondo que invierte en provincia. Hay bonos de CABA que rinden 10%, bonos de Córdoba que rinden 15% en dólares, que no están al nivel del soberano pero están a niveles de US$ 60 o 70”, dice, y asegura que hoy, con la alta volatilidad del mercado, “hay muchas alternativas para inversores agresivos”.

 

Para quienes optan por Argentina, los fondos con bonos corporativos son la apuesta segura. “Una buena alternativa son los bonos corporativos, porque lo que viene sucediendo con el reperfilamiento es que el excedente de liquidez está siendo aprovechado por empresas que salen a buscar financiamiento al mercado”, explica Jorge Podestá, director de Allaria, Ledesma & Cía.

 

“Actualmente recomendamos el MAF Renta Argentina 2, un fondo que invierte en instrumentos de renta fija en dólares de corporativos argentinos. De esta forma, el inversor puede obtener un rendimiento proyectado del 11% en dólares, a la vez que minimiza la exposición a la volatilidad por la saga de la deuda y diversifica entre créditos de buena calificación”, dice Francisco Pardo, presidente de Mariva Asset Management. “Para los inversores que quieran estar pesificados, recomiendan el MAF Pesos Plus, que invierte en bonos corporativos en pesos, plazos fijos y money markets. El fondo permite obtener un rendimiento en pesos competitivo con riesgos acotados”, sugiere.

 

“Consideramos que hay valor en todos los créditos corporativos argentinos”, asegura Mariano Fiorito, CFA de Schroders, y explica que esto “se debe a que muchas de estas compañías, previendo un escenario de alta volatilidad en el mercado doméstico, tuvieron una situación de cautela e incrementaron en su gran mayoría su posición de caja”.

 

Fiorito indica que hoy las compañías en el mercado doméstico están pudiendo endeudarse. “Lo vimos en colocaciones como Tecpetrol o YPF”, porque “lo primero que se recompone en el mercado es el acceso de la deuda corporativa, ya que todos los participantes perciben que los balances de las compañías argentinas, en su gran mayoría, se encuentran en una situación de solidez que las hace estar bien preparadas para afrontar un escenario de reestructuración de deuda”.

 

 

 

El analista de Schroders subrayó que “en un mundo donde las tasas valen cero, donde estamos viendo que la deuda de Grecia, que fue un país que tuvo volatilidad en los años recientes, se encuentra cotizando por debajo del 1%, donde también gran parte de la deuda corporativa, como por ejemplo Petrobras, en un bono en euros también cotiza en segmento negativo, encontrar compañías como las argentinas y que rinden un 10% o un 12 %hace que se encuentre valor en la relación riesgo/retorno”.

 

Fiorito destaca que el interés  no es solo en las licitaciones primarias sino también en las ya colocadas en el mercado. “Tenemos un fondo que es 100% bonos corporativos,  con una duración de dos años y un retorno estimado del 12,5% en dólares. Un bono de Brasil al 2025 rinde 2%”, indica Fiorito para ejemplificar el atractivo de estos activos.

 

“En este contexto, es razonable  que un inversor crea en una empresa de buena calidad crediticia, que tiene solvencia y un negocio funcionando y justifica así el éxito de las colocaciones de deuda en pesos y en dólares de firmas como YPF, Grupo Bioceres o Mercado Libre”, concluye Podestá.