Forbes Argentina
Brian Gitta
Movimiento Inspirador

Luchar contra la malaria

Share

El experto en tecnología ugandés Brian Gitta es uno de los cinco laureados con los Premios Rolex a la Iniciativa en la edición de 2019 por crear un dispositivo innovador para combatir la malaria, que se lleva casi medio millón de vidas por año. Esta tecnología, llamada Matiscope, detecta la enfermedad en apenas dos minutos.

07 Diciembre de 2020 12.18

A lo largo de sus 27 años, Brian Gitta contrajo malaria varias veces. “No puedo contar el número de veces que la he padecido desde pequeño”, afirma. Es algo habitual en su país, Uganda. Llega a estar tan extendida esta enfermedad que se calcula que por año se cobra la vida de unas 400.000 personas y puede infectar hasta 100 veces a un adulto. Según la Organización Mundial de la Salud, la mayoría de los casos -el 80%- ocurren en África subsahariana.
Gitta, especialista en tecnología de la información, tiene malos recuerdos de sus visitas al hospital. Tardaban entre una hora y dos en atenderlo para hacerle el análisis de sangre. Y después tenía que esperar otros treinta minutos para los resultados. También sabe hasta qué punto fallan las pruebas. Una vez, necesitó hacerse cuatro test para cerciorarse de que estaba infectado. 
Su experiencia lo marcó. No bien entró a la Universidad Makerere de Uganda para estudiar ingeniería en sistemas, se propuso crear un método que ofreciera resultados de forma rápida y eficaz. “Por todo lo que viví y con mi formación se me ocurrió desarrollar una tecnología que pudiera promover cambios y tener un impacto en la comunidad”, confesó Brian. 


Después de seis años y cuatro intentos fallidos obtuvo el Matiscope. Se trata de un dispositivo electrónico portátil que en dos minutos ofrece una lectura confiable. Por encontrar este método simple y económico para detectar la malaria, sin tener que usar una muestra de sangre, un microscopio ni un técnico capacitado, Gitta quedó entre los cinco laureados de la edición 2019 de los Premios Rolex a la Iniciativa.
El invento tiene el tamaño de una caja de zapatos pero es superpoderoso.  “Usa luz y magnetismo para diagnosticar la malaria de forma no invasiva. Y es 15 veces más rápido que los métodos actuales de diagnosis”, observa el experto. El paciente introduce un dedo y ¡voilá! En un par de minutos se obtiene el resultado. El dispositivo observa cambios en el color, forma y concentración de glóbulos rojos y cruza los resultados con inteligencia artificial. Obtiene un diagnóstico veloz, incluso hasta en las primeras fases de la enfermedad, difíciles de detectar. Esa información se puede compartir al instante con autoridades sanitarias del gobierno, médicos, científicos y compañías farmacéuticas con el fin de mejorar el conocimiento y el control de la enfermedad o alertar frente a brotes.

Detección precoz

Alrededor de 220 millones de personas de todo el mundo contraen malaria cada año. Una simple picadura de mosquito que transmite un parásito puede ser mortal si no se detecta a tiempo, algo que sucede con una alarmante frecuencia en el África rural. “La mayoría de las muertes  ocurren por diagnósticos tardíos”, observa Gitta. 
El método de este especialista en TI es lo que se necesita.  Podría cambiar por completo el escenario catastrófico que hoy plantea la malaria. La potente proyección de su alcance hizo que Rolex lo destacara y apostara a su expansión futura. 
“El proceso está automatizado, de forma que permite conocer los niveles de malaria y obtener la medicación necesaria -asegura el creador de Matiscope-. El objetivo es cerrar la brecha entre hospitales y pacientes. Si dotás a los médicos de una herramienta que da diagnósticos en dos minutos se acabarán las colas y eso ayudará también a que los enfermos obtengan la medicación lo antes posible”.

Llegar al desarrollo de la máquina no fue fácil, pero Gitta y su equipo -llamado thinkIT- persiguieron la idea hasta alcanzarla. Pero faltan algunos ajustes. El dispositivo actual detecta alrededor del 80% de los casos de malaria, lejos del 99% que es la norma internacional aceptada.
El siguiente paso para difundir Matiscope es perfeccionarlo y obtener su aprobación para su uso en varios países. Con el apoyo de Rolex, esta tecnología podrá escalar más allá de los ensayos clínicos y entrar en funcionamiento en Uganda y otros países de África. “Nuestro mayor éxito sería llegar al mercado y expandirnos por todas las regiones- asegura Brian-. Es mi mayor motivación que millones de personas usen el dispositivo y luego oír historias sobre los cambios que ha logrado”.

Encontrá más información en Rolex.org

loading next article