Forbes Argentina
avion-privado
Lifestyle

Aviones privados: qué ofrecen y cuánto vale la exclusividad en el aire

Sebastián Marquez

Share

29 Febrero de 2020 09.30

Cessna y Embraer se disputan el mercado de las experiencias de alto vuelo. Qué ofrecen y cuánto vale la exclusividad en el aire.

Si hablamos de experiencias, el volar es una de las que más atraen al ser humano. La magia que provoca ver un aparato de más de 70 toneladas en el aire lleva a que  más  de 17 millones de personas vuelen por día en todo el mundo, y que cada año se incorporen  unos 300.000 pasajeros nuevos.

El mercado de los aviones privados está compuesto por más de 20.000 aeronaves de distintos tamaños, cada uno diseñado con una misión determinada. El 60% de la flota mundial se encuentra en los Estados Unidos.

Pero ¿qué tan accesibles son los aviones ejecutivos? Esto dependerá de la clase de aeronave que se contrate y el presupuesto que se tenga. Durante la temporada de verano 2020, se puede volar de Buenos Aires a Punta del Este desde los US$ 2.300, si se hace en una aeronave de dos motores para entre 4 y 6 pasajeros. También existe la posibilidad de alquilar un jet para 9 personas, cuyo tiempo estimado de vuelo, a diferencia de la hora y media de la anterior, es de 25 minutos. La ecuación a la hora de ver qué tipo de servicio contratar debe contemplar que, en aviones de mediano porte, siempre se considera un mínimo de kilómetros volados, es decir que un vuelo a Córdoba probablemente tenga el mismo valor de alquiler que un vuelo a Punta del Este.

Si lo que se desea es viajar al sur, por ejemplo a San Carlos de Bariloche, el rango de precios de alquiler va desde los US$ 6.300 en un avión de dos motores para 6 pasajeros hasta unos US$ 18.000 en un jet para 8 pasajeros, siempre saliendo desde Buenos Aires.

El tamaño es importante

Si se pretende un servicio a bordo muy elaborado, el tamaño de la máquina es importante, ya que no se puede pretender sofistificación en aeronaves pequeñas debido al reducido espacio que estas poseen.

Ahora si la elección pasa por comprar un avión bimotor, porque se  estima  volar  más de 150 horas al año entre vacaciones y trabajo, hay que pensar en desembolsar a partir de US$ 500.000. Si en cambio se busca algo más innovador, se puede acceder al Beechcraft Baron, recién salido de fábrica, un clásico que puede realizar vuelos sin escalas de 2.700 km a una velocidad promedio de 370 km por hora, y aterrizar en pistas de pasto o asfalto, llevando a 5 pasajeros y un piloto. En este caso se deberá abonar unos US$ 1,3 millones.

El mercado de la aviación privada está compuesto por 20.000 modelos de aeronaves.

En cambio, las aeronaves jet de categoría liviana de entre 4 y 7 pasajeros están preparadas para que la experiencia del pasajero a bordo sea superior, como el caso del Cessna Citation M2, cuyo interior posee un acabado artesanal que hace que el espacio sea cálido y distinguido. Además, cuenta con un sistema inalámbrico de gestión de cabina e iluminación LED que completa el diseño. Con esta aeronave se puede volar a una distancia de 2.750 km a una velocidad de 748 km por hora. Aquí sí se puede esperar un servicio de catering más completo. Otra gran ventaja en reducción de costos de esta categoría de jets es la posibilidad de operarlo con un solo piloto, gracias a la avanzada tecnología que asiste al comandante en todas las fases del vuelo, reduciendo su carga de trabajo. Claro que, si elegimos adquirir este nuevo modelo de Cessna, se debe disponer de unos US$ 5,2 millones con financiación de la propia Textron.

Tanto el Beechcraft Baron como el Citation M2 son aeronaves muy versátiles que permitirán llegar mucho más rápido a destino, ya que operan en pistas relativamente cortas a comparación de un vuelo de línea aérea regular, dado que el transporte aerocomercial utiliza menos del 10% de los aeropuertos habilitados en todo el mundo.

El Cessna Citation es una aeronave muy versátil con un acabado artesanal que marca su distinción.

Un tema no menor es analizar los servicios de postventa a la hora de comprar una aeronave. Si bien es cierto que la línea Cessna y Beechcraft cuenta con un gran soporte en la región, en Argentina su representante en el aeropuerto Internacional de San Fernando es Aviaser SA, una empresa con una larga trayectoria en el mercado. Lo mismo ocurre en Santiago de Chile, donde Aviasur es el representante de Cessna, o bien en Asunción del Paraguay, donde Aerocentro es el representante de Cessna fuera de Estados Unidos desde 1955.

Los desafíos que vienen

Los fabricantes son los grandes impulsores de esta industria, y en estos días, además de estar alineados a las nuevas tecnologías que equilibran las performances de las aeronaves y a las nuevas demandas de los consumidores millennials, también van detrás de la sustentabilidad. En Europa ya se ven vientos de cambio. Colectivos ecologistas buscan generar conciencia entre los usuarios de aviones. Bajo el leitmotiv “Flygskam”, los ambientalistas buscan crear la percepción de que uno debería avergonzarse por volar y no mitigar la huella de carbono. Sucede que muchos aviones despegan de los aeropuertos con menos pasajeros de lo que permite su capacidad, y el 40% de los vuelos privados vuelven a sus bases sin pasajeros a bordo.

Este es el gran desafío de la industria de la aviación ejecutiva en el mundo: hacerla más eficiente, sin tanto desperdicio de vuelos vacíos, y que la evolución tecnológica vaya de la mano de la sustentabilidad.

Por Sebastián Chicou