Forbes Argentina
Divisas.
BrandVoice

Cuentas en divisas, el otro boom de la postpandemia

Share

El interés por los bancos internacionales creció, según un ejecutivo del rubro, de manera exponencial gracias al Coronavirus. Cuáles son algunas características de este tipo de entidades.

23 Marzo de 2021 11.09

Fue una de las consecuencias generadas por la pandemia de Coronavirus que sí podía esperarse. Sobre todo en un escenario en el que el comercio de productos se vio fuertemente afectado, pero no así el de muchos servicios. El interés del mercado sudamericano por poseer una cuenta bancaria en divisas se potenció en 2020, y Argentina no fue la excepción. Así lo asegura Juan Francisco Ramírez Silva, Chairman de Nodus Bank. El banco nació en 2009, pero Ramírez Silva y su socio, Tomás Niembro, lo compraron hace cinco años. 

La licencia de Nodus Bank está basada en Puerto Rico, pero su perfil es internacional. “Nos rigen las mismas leyes que a la banca estadounidense, no somos offshore. O sea, cuando un cliente está cubierto por nosotros, sus transferencias se dan a través del Fed, porque tenemos nuestro propio ABA -el número de cuenta de un banco estadounidense dentro del banco central estadounidense-”. Así lo aclara su Chairman, que agrega además que los últimos cuatro o cinco años su presencia ha crecido fuertemente en América del Sur, y especialmente en Argentina.

Ramírez Silva reconoce que no todo el mundo sabe que Puerto Rico es un Estado Libre Asociado de Estados Unidos, y asegura que una de las ventajas que empuja el crecimiento de los bancos internacionales es que para abrir una cuenta en entidades como Nodus Bank basta con una llamada telefónica, proceso que en su caso se complementa con el envío por parte de un ejecutivo de cuentas de documentos a firmar y requisitos básicos como tener un pasaporte.

“Por la pandemia, mucha gente, desde brasileños hasta argentinos, chilenos, peruanos, gente que viajaba con alguna regularidad o por negocios, se ha visto imposibilitada de hacerlo por todo lo que ha pasado; por eso han recurrido a nosotros y eso ha acelerado nuestro negocio”, añade el ciudadano estadounidense de origen venezolano. Además, agrega que la organización que dirige junto a su socio trabaja localmente con casas de bolsa de renombre y ofrece atención a sus clientes las 24 horas del día.

Juan Francisco Ramírez Silva es el Chairman de Nodus Bank, entidad que compró hace cinco años junto a Tomás Niembro, su socio. 

Volviendo a las causas que popularizaron este tipo de bancos, Ramírez Silva remarca que “se ha vuelto muy difícil hacer una transferencia” y, en el caso de su entidad, cuentan con un equipo de “cumplimiento” que soporta estas transacciones. “El mercado fuerte es el mercado latinoamericano, pero podemos tener clientes en cualquier parte del mundo”, insiste. En la región, sus clientes se ubican, por orden de cantidad, en Brasil, Argentina, Chile, Uruguay y Perú. También cuentan con actividad en Venezuela y Europa.

Entre quienes se interesan por este tipo de bancos, las aguas están divididas, en el caso de Nodus Bank, entre corporaciones y clientes individuales. “Las cuentas corporativas están teniendo complicaciones con sus divisas, entonces la gente nos llama para que ayudemos a su empresa y termina pidiéndonos cuentas para su familia; además el boca a boca nos ha hecho una muy buena publicidad”, explica el Chairman.

En la entidad a cargo de Ramírez Silva y Niembro, los productos oferta son los de cualquier banco comercial -cuentas con tarjetas de débito y crédito disponibles, además de préstamos-. Cada cuenta personal requiere un saldo mínimo estable de US$ 500 para que el cobro de su manutención sea nulo. Y, si durante un período están por debajo de ese nivel, la obligación de pago es solo por ese tiempo. En el caso de las cuentas corporativas, los montos mínimos para su apertura pueden ir de los US$ 2.500 a los US$ 10.000; este último, monto cuyo beneficio es la posibilidad de hacer un número mayor de transacciones a bajo costo.