Por qué Goldman Sachs está apostando al rebote de Brasil

23 de mayo de 2020 - Forbes US

 



El jueves, Bloomberg publicó que llegó el momento de comprar acciones en el peor mercado emergente del mundo: Brasil. El motivo: la cosa andaba tan mal que no podía empeorar mucho más.

Tras caer más de 48% en dólares este año, las acciones brasileñas aprovecharán el creciente apetito por activos riesgosos y una recuperación de los precios de las commodities durante el segundo semestre de 2020, escribió un grupo de estrategas de Goldman Sachs dirigido por Kamakshya Trivedi en una nota a los clientes publicada el 20 de mayo. “Las acciones brasileñas son candidatas ideales a la recuperación”, afirmaron.

Doble crisis

El principal riesgo de Brasil es la doble crisis sanitaria y política. Pronto Brasil desplazará a Rusia del segundo puesto en el ranking de los países con más casos de coronavirus para quedar detrás de EE.UU. Hasta ahora, Brasil acumula 291.579 casos y Rusia, 317.554. Pero Rusia ya llegó a su pico. A Brasil le falta, a juzgar por los datos de la Universidad Johns Hopkins. Los brasileños vienen acumulando unos 14.000 casos el día; el lunes, sumaron 20.000. Si siguen a ese ritmo, pasarán a los rusos antes de fin de mes.

El otro riesgo del país es político. La oposición quiere destituir por juicio político a Jair Bolsonaro. Por ahora, el electorado no parece muy dispuesto.

Mientras tanto, el hombre clave del gabinete de Bolsonaro es Paulo Guedes, el ministro de Economía. Si se queda, Wall Street estará contento. Es uno de los motivos por los cuales Goldman Sachs le está dando cariño a Brasil.

Vale, la gran esperanza

Pero existe otro activo que podría dar retornos incluso mejores que el fondo iShares MSCI Brazil en las próximas semanas: las acciones de Vale, el gigante del mineral de hierro.

Las acciones de Vale subieron 30% desde que tocaron fondo el 23 de marzo; el iShares MSCI Brazil avanzó 6,58%. Las acciones del principal competidor de Vale, la australiana Rio Tinto, subieron 43,26% en el mismo período. En los últimos tres meses, a medida que avanzó la pandemia, las acciones de Vale cayeron 23%; las de Río, solo 3,2%.

Los inversores vienen comprando acciones de Vale para anticiparse al anuncio de estímulos que hará hoy China. Anuncien lo que anuncien, probablemente se apoyarán las inversiones en infraestructura. Suponiendo que se desgasten un poco las relaciones entre China y Australia, en el corto plazo Vale se beneficiará.

Pero la empresa enfrenta ciertos obstáculos. Sus acciones caerán si cae Brasil y cuando lo haga. Pero mientras el estímulo de China apoye la infraestructura, Vale debería andar bien.

Autor: Kenneth Rapoza

bookmark icon