El drama del acero: empresarios definen qué hacer ante el ‘impuestazo’ de Trump

4 de diciembre de 2019 - Forbes Digital

 



El director ejecutivo de la Cámara Argentina de Acero (CAA), Carlos Vaccaro, no ocultó su preocupación ante el nuevo panorama impositivo. Mientras para algunos se trata de una medida “sorpresiva”, algunos empresarios entienden que el gobierno debería haberlo previsto.

La Cámara Argentina del Acero (CAA) expresó hoy a través de su director ejecutivo, Carlos Vaccaro, su preocupación por el anuncio de la reimposición de aranceles por parte de Estados Unidos a las importaciones de aluminio y acero producidos en el país.

«Tenemos una preocupación enorme por este anuncio aunque todavía no se ha materializado; nos tomó de sorpresa», dijo Vaccaro en declaraciones a Radio 10.
El empresario se refirió de esta forma al anuncio efectuado a través de la red social Twitter por el presidente Donald Trump, en el que adelantó la reimposición de aranceles al sector tanto para la Argentina como para Brasil.

En otro tramo de la entrevista, Vaccaro explicó que las importaciones desde Argentina «no representan ningún peligro» para los Estados Unidos, ya que significan «menos del 0,6% del total de sus importaciones«, mientras que para el país representan 170.000 toneladas de tubos de acero, algo que puede generar «problemas de empleo».

«No podemos asombrarnos»

Las declaraciones de Vaccaro se suman a las quejas del presidente de Aluar, Javier Madanes Quintanillas, quien sostuvo hoy que las eventuales restricciones sobre el aluminio nacional «pueden tener consecuencias muy graves para la Argentina».
En declaraciones al mismo medio, Madanes Quintanilla explicó que el Gobierno nacional «debió haber previsto» las restricciones impuestas por los Estados Unidos.

«No podemos asombrarnos. La guerra comercial que Estados Unidos lanzó hace ya mucho tiempo era una cosa absolutamente clara a los ojos de cualquiera que quiera hacer un mínimo análisis», cuestionó.

«Esto se pudo anticipar y actuar en consecuencia en materia de política exterior, por un lado, y de política económica interior, compatibilizándolas para tratar de enfrentar lo que es una guerra comercial», explicó Madanes Quintanilla.

bookmark icon