Diseñados para compartir: Airbnb vuelve a la carga con edificios de home-sharing

19 de junio de 2019 - Samantha Sharf

 



La plataforma continúa la disrupción del mercado inmobiliario y turístico. Ahora construirá condominios con servicios hoteleros, espacios comunes y unidades pensados para su alquiler temporario.

El desarrollador de bienes raíces con sede en Miami Newgard Development Group anunció el martes que construirá torres de condominios especialmente diseñadas para home-sharing. Operadas bajo la marca Natiivo, las propiedades en Miami, Florida, y Austin, Texas, formarán parte de Powered by Airbnb, el negocio de la plataforma para nuevos edificios.

Render del edificio de condominios Natiivo Downtown Miami, que tendrá 48 pisos, con 400 unidades en venta y 200 unidades hoteleras.

Cuando se abran las primeras 249 unidades Natiivo en Austin en 2021, se alentará a los propietarios a alquilar sus departamentos cuando estén fuera de la ciudad. Pueden optar por publicarlos de forma independiente o con la administración de Natiivo, que tomará el 25% de los ingresos por alquiler además de la tarifa de 3% de Airbnb.

Los edificios incluirán servicios como espacios de trabajo conjunto y programas de comidas y bebidas de estilo hotelero, y los departamentos se pueden comprar amueblados. Las unidades incluyen un armario adicional para almacenar pertenencias sensibles y cerraduras digitales para la entrada sin llave.

Los precios de lista en Austin oscilarán entre US$ 300.000 y US$ 1.2 millones. La firma local de bienes raíces Pearlstone Partners está co-desarrollando la propiedad.

Se espera que el proyecto de Miami, con 604 unidades, se abra a mediados de 2022, con precios que también comienzan en US$ 300.000. Una parte de las unidades en ambos edificios será retenida por los desarrolladores y administrada como habitaciones de hotel.

El fundador de Newgard, Harvey Hernández, también está detrás de Niido, que brinda los mismos servicios de intercambio de viviendas a los inquilinos que Natiivo ofrecerá a los propietarios.

Niido protagonizó una controversia el año pasado cuando se hizo cargo de edificios existentes en Nashville y Orlando, Florida. Muchos de los residentes que habían firmado contratos de alquiler tradicionales durante un año se sintieron engañados: «Sorpresa, vivís en un Airbnb gigante», decía un titular de Bloomberg.

Los dos edificios de Niido fueron los primeros (y siguen siendo los únicos) edificios «Powered by Airbnb». Natiivo es ahora la salida que encontró Hernández a la promesa que había hecho en el año pasado: anunció que 14 edificios de Niido estarían operando en 2020. Ahora espera 6, todos en el Sur, donde las normas de intercambio de viviendas son relativamente flexibles.

«Realmente queríamos tener Niidos en todas las ciudades importantes de los EE. UU., Pero hay un montón de desafíos regulatorios en las ciudades donde queremos tener presencia», dice Hernández. «Así que se nos ocurrió una marca que nos brinda la oportunidad de tener esa presencia y también cumplir con todas las regulaciones y restricciones de las principales ciudades».

Los edificios de Natiivo llevarán licencias de hotel, lo que no siempre se permite en los edificios que albergan a inquilinos a largo plazo.

Natiivo y Niido son parte de un esfuerzo más amplio de Airbnb para aumentar y diversificar su oferta, lo que contribuye a la confusión en toda la industria de espacios residenciales, de hotelería e incluso de oficinas.

En abril, la compañía lideró una ronda de inversión US$ 160 millones en fondos para la empresa Lyric, que alquila apartamentos a granel y luego los ofrece como habitaciones de hotel, haciendo dinero con la diferencia. Unas semanas más tarde, Airbnb lanzó una sociedad con el desarrollador de Nueva York RXR Realty para construir suites de alquiler, incluso en 75 Rockefeller Plaza, tradicionalmente una torre de oficinas.

En mayo, WhyHotel, una startup que ofrece unidades en Airbnb pero no está afiliada formalmente, anunció planes para edificios diseñados específicamente para alojar tanto a huéspedes de corto plazo como a inquilinos a largo plazo. Estamos frente a una nueva etapa del homesharing, definitivamente.

bookmark icon