Industria automotriz: los motivos de la caída del sector que aún sigue con el freno de mano

21 de mayo de 2020 - Cecilia Valleboni

 



Por la recesión pandémica, las terminales se preparan para enfrentar el peor año en ventas de  la última década: alcanzaría las 240.000 unidades, la mitad de lo comercializado en 2019.

La industria automotriz se encamina hacia el peor año de la historia. Tras el boom de 2017, la devaluación y la crisis económica empujaron al sector a la baja. Así, pasó de 900.000 unidades en aquel año a 450.000 en 2019. Para 2020, cuando todavía no había ni registros del Coronavirus, en las terminales locales proyectaban un año similar pero más ordenado en lo económico, con mejoras en la rentabilidad tras años de liquidación de stocks. Hubiera sido “un buen año”. Tras la llegada del Coronavirus y la cuarentena, proyectan entre 200.000 y 240.000 unidades, similar a los niveles de 2004. El primer trimestre del año acumulaba una baja del 35%, con algo más de 90.000 unidades vendidas.

Producción y exportación

Con las concesionarias cerradas, las terminales locales están paralizadas  y  con el personal mínimo para hacer el mantenimiento. Algunas incluso readecuaron parte de su operación para ponerla a disposición de la producción de insumos médicos (respiradores y máscaras faciales, entre otros elementos). Según datos de la Asociación de Fabricantes de Autos (Adefa), en marzo la producción alcanzó las 19.000 unidades, un 26,7% menos que en febrero y un 34,4% en la comparación interanual. Habrá que esperar los números de abril, que prometen ser más duros. El mayor problema que ven las terminales es que este parate es global. Y lo que más preocupa es la situación en Brasil.

Sin segunda mano

La venta de usados también está paralizada. En los primeros tres meses del año, se transfirieron 373.073 unidades, un 8,62% menos que en igual período de 2019 (que registró unas 408.274), de acuerdo con datos de la Cámara del Comercio Automotor (CCA). Desde la entidad, estiman que hay unos 10.000 comercios de autos usados, de los cuales habrá que ver cuántos pueden soportar los costos de tener las persianas bajas tanto tiempo.

bookmark icon