30 Promesas Forbes 2019, los emprendedores que están construyendo el futuro

4 de septiembre de 2019 - Forbes Argentina

 


Por tercer año consecutivo, Forbes seleccionó a sus 30 PROMESAS: aquellos emprendimientos argentinos que, por su innovación y tasa de crecimiento, demuestran que su éxito recién empieza.

Textos: Paz Azcárate // Fotos: Leandro Sánchez y Renata Sanz Fuganti // Ilustraciones: Luisa Jüng

Aerolab

Agustín Linenberg

Agustín Linenberg y Roberto González se conocieron en un foro de gaming. Juntos fundaron Aerolab una agencia de diseño que ayuda a sus clientes en su etapa inicial para que puedan entender sus oportunidades, definir sus objetivos y ejecutar un plan. Con eje en el usuario, desarrollan la estrategia, producción y medición de productos digitales para startups y empresas de todo el mundo. Desde su fundación, sus ventas crecen un 40% y cerraron 2018 con $72 millones de facturación.

Agua Segura

Nicolás Wertheimer

Proyecto Agua Segura nació en 2015 con la misión de responder de forma colaborativa, innovadora y concreta a los desafíos sociales y ambientales del agua. Mediante alianzas estratégicas con organizaciones de los tres sectores, la empresa liderada por Nicolás Wertheimer implementa tecnologías innovadoras, lleva a cabo obras de infraestructura, brinda talleres educativos y realiza trabajos de investigación. Este año, la compañía estima que su facturación alcanzará los $ 36 millones. Con cuatro años de vida, logró dar acceso a agua segura a más de 100.000 personas en 21 provincias de Argentina y en dos departamentos de Uruguay: llegó a un poco más de 950 escuelas y centros comunitarios entre ambos países y más de 2.000 hogares

Untech

Nicolás Cerusico, Romina Chávez Jara, Alberto Ramos Vernieri
y Rubén Salim Brovia

Por 15 años, el doctor Alberto Ramos se dedicó a crear un medicamento biotecnológico para cicatrizar heridas crónicas. Pero, para entrar al mercado, necesitaba dos cosas que no tenía: fondos y un plan de negocios. Junto a Rubén, Romina y Nicolás, consolidó un dream team pero, sobre todo, una sociedad científico/emprendedora “sin precedentes en Argentina”. Desde entonces, no paran de ganar premios (como los del Instituto Balseiro, el MIT y Stanford) y concursos (NAVES, Everis e ImpacTEC, organizado por la Dirección de Emprendedores de la Ciudad de Buenos Aires y Singularity University). Su primera y flamante ronda de inversión por US$ 1,2 millones les permitirá iniciar un proceso de patentamiento en 30 países, realizar las pruebas legales en animales, desarrollar un dispositivo de aplicación y escalar la elaboración.

Mis Pichos

María Nougués, Gastón Dedieu y Gonzalo Sisack Novillo

El papá de Gonzalo fue el primero en sugerirlo: “¿Qué pasaría si concentráramos toda la venta de alimento en la web y en el local nos enfocamos en lo demás?”. A partir de ese momento, Sisack Novillo empezó a darle forma a MisPichos, un delivery online de alimento balanceado. Pero no quería embarcarse solo en el proyecto: Nougués y Dedieu se le sumaron. Como marketplace, la plataforma conecta a dueños de mascotas con las veterinarias locales más cercanas y disponibles para entregar el producto cuando el cliente puede recibirlo. Con la beca de Google for Entrepreneurs, Sisack terminó de pulir la idea en Taohaus, San Francisco, dentro del programa de aceleración Blackbox Connect. Y, en tan solo tres años, MisPichos recibió $ 10 millones en inversiones, la mayor parte de ángeles locales.

RDA

Arturo Simone

Durante su paso por una empresa automotriz, Arturo Simone detectó que había una demanda insatisfecha entre los clientes corporativos: la de tener una flota a disposición, pero sin la burocracia de adquirir una propia. Con esa idea fundó RDA Renting en 2013, y luego sumó Awto, que brinda servicios de Car Sharing tanto para empresas como para particulares. Dentro de RDA, además, está Carpro SA, una red de servicios para mantenimiento vehicular llevada adelante de la mano de Bridgestone. Hoy, tienen más de 10.000 vehículos en empresas como Monsanto, YPF, Starbucks, Danone y Pfizer, y se consolidaron como grupo con operaciones en Argentina, Chile y Uruguay. 

Herolens

Alan Karpovsky

Alan estudiaba la carrera de Ingeniería Informática en el ITBA junto a José Ignacio Galindo y Cristian Pereyra. Y, mientras rendían finales, fantaseaban con la idea de compartir una empresa que fuera propia. Hoy, la compañía que fundaron y que se dedica a brindar soluciones tecnológicas para la creación de contenido a gran escala tiene, además de sus oficinas locales, hubs en Estados Unidos, México, Colombia y Chile. ¿Los clientes? Repartidos por todo el mapa. A pesar del alcance que lograron, no necesitaron capital inicial: fueron totalmente bootstrapeados, ya que al día de hoy no pasaron ningún proceso de ronda de inversión. Este año, estiman que su facturación será de $ 140 millones. Su objetivo a cinco años: ser la plataforma de Creative Management más grande de la región.

Auravant

Leonardo Fernández, Nicolás Larrandart y Leandro Sabignoso

El uso del Big Data parece tener una oportunidad en cada industria, incluso en las más tradicionales. Prueba de eso es Auravant, una empresa que desarrolla y comercializa herramientas para mejorar las decisiones agronómicas y facilitar la agricultura de precisión. ¿Qué es lo que hace la plataforma de Auravant? Ayuda a productores y agrónomos a elegir la cantidad óptima de insumos a aplicar en cada metro cuadrado del campo, generando ahorros y mejoras en los rendimientos, y contribuyendo a una agricultura más sustentable. En los primeros 15 meses de operación, Auravant alcanzó 8.000 usuarios que utilizan la plataforma para tomar decisiones sobre 3,5 millones de hectáreas en 26 países. 

Alquilando

Victoria Simón y Mauro Ayala

Como pareja que buscaba una casa, Victoria y Mauro padecieron en carne propia la burocracia de entrar en una propiedad como inquilinos. Convirtieron la experiencia en una idea: una herramienta que permite obtener una garantía online y mudarse en menos de 24 horas. Hoy, Alquilando.com es la primera plataforma online de soluciones financieras y tecnológicas para alquileres inmobiliarios. También tiene beneficios para propietarios, ya que les permite cobrar su renta en fecha, monitorear el estado de su inmueble, tener estadísticas y más. Alquilando.com ya se expandió por todo el país y planea desembarcar en otros puntos de Latinoamérica. En 2018, facturó $ 4 millones, pero 2019 promete ser el gran salto: Victoria y Mauro estiman que cerrarán su balance en $ 45 millones.

Fligoo

Marcos Martínez

Fligoo nació en 2013 de la incertidumbre de uno de los socios fundadores frente a la compra de un regalo para su suegra. ¿No hubiese sido ideal contar con una tecnología que evaluara su perfil online (gustos, intereses, likes, posteos y fotos de redes sociales, por caso) para dar con el obsequio perfecto? De esa combinación de inteligencia artificial, big data y machine learning surgió Fligoo, que al año de existencia se reenfocó al análisis y predicción de conducta para ofrecer todo tipo de contenidos. En 2016, llegó un nuevo cambio en el core de negocio, cuando se consolidaron como una empresa B2B cuya tecnología promete aumentar ventas, retener clientes y reducir costos. La start-up, fundada por Marcos y sus socios Lucas Olmedo y Juan Cruz Garzón, fue acelerada por NXTP Labs y levantó US$ 2,7 millones en Silicon Valley de inversores como Palo Alto Networks, Northgate Capital, Brocade y Suquet LLC. Opera en Argentina, Estados Unidos y Canadá.

Siclorural

Sergio Ortiz

Ya de entrada, el proyecto de Sergio parecía ambicioso: trabajar en todo el país recolectando y reciclando los residuos plásticos rurales así como todo aquel residuo plástico reciclable que tenga una disposición final sustentable. Pero, además, buscaba que su proyecto tuviera un impacto social, así que decidió trabajar con recolectores informales a los que Siclo Rural ofrece capacitación sobre seguridad e higiene, manipulación sobre el tratado del material y el manejo contable e impositivo de inscripción para que trabajen dentro de un marco formal como requisito indispensable. Su proyecto impacta, al mismo tiempo, sobre la desigualdad y la creciente contaminación del ambiente.

Inclúyeme

Gabriel Pablo Marcolongo

Unas 200.000 personas y 450 empresas de Argentina, Chile, Perú, Paraguay, Colombia y México hoy se cruzan en Incluyeme.com, la plataforma que facilita que personas con discapacidad puedan encontrar trabajo. Hoy, algunos de sus principales clientes son empresas de primer nivel como EY, SAP, Arcor, Ford, Banco Galicia, Coca-Cola, Claro, HP, IBM y más. La start-up fue reconocida por Ashoka en 2015 como una de las diez con mayor impacto social en Latinoamérica, y en 2018 por el MIT como una de las top tres organizaciones latinoamericanas que utilizan la tecnología de forma innovadora para resolver problemas sociales.

BioBarica

Ivo y Claudio Teler

La terapia hiperbárica (que aumenta el nivel de oxígeno en los tejidos a una presión superior a la atmosférica normal) empezó hace unos 350 años y hasta la NASA se interesó en estudiarla, aunque hoy se popularizó como el tratamiento que acelera la recuperación de deportistas de alto rendimiento. Sin embargo, tiene muchísimas otras aplicaciones en traumatología, neurología y oncología. En 2009, Claudio Teler y su hijo Ivo fundaron BioBarica para fabricar cámaras hiperbáricas y, a la par, desarrollaron un servicio de asesoramiento postventa y de capacitación a profesionales de la salud de todo el mundo que hizo la diferencia: a pesar del lento proceso de regulaciones y certificaciones en cada territorio, la firma opera en 28 países, y este año desembarca en Rusia y Estados Unidos, donde planea abrir una fábrica para potenciar su expansión mundial.

Widergy

Gustavo Casaforte

Cuáles son las nuevas formas de gestionar, consumir y producir energía? Gustavo Casaforte viene investigando todo lo que rodea a esa pregunta en los últimos años y, consciente de la revolución que esto provoca en la industria de utilities, fundó Widergy en 2017 para desarrollar plataformas como Utility Go!, que permite a los consumidores gestionar de manera más eficiente sus servicios de agua, gas y electricidad. Solo dos años después, la compañía está integrada por 25 empleados y su facturación planea dar un salto exponencial: mientras que en 2018 fue de $ 17 millones, en 2019 estima alcanzar los $ 60 millones.

Renová tu vestidor

Cecilia Membrado e Ignacio Basaldúa

Un placard estallado de ropa que no se usaba fue el disparador para que Cecilia Membrado y su pareja, Ignacio Basaldúa, crearan una plataforma en la que los usuarios pudieran vender ropa de segunda mano en buen estado. La lanzaron en 2014, con una inversión de US$ 10.000 de su bolsillo, y hoy la app tiene un millón de usuarios de Argentina, Chile y Colombia gracias a su promesa de ofrecer prendas de marcas líderes con descuentos de hasta el 80% (Renová tu Vestidor recibe una comisión promedio del 28%). En el camino, fueron incubados por Start-Up Chile, recibieron US$ 150.000 de un inversor ángel y US$ 1,5 millones de distintos fondos. Ahora, están cerrando una ronda de US$ 2 millones para lanzar en México en 2020, con el objetivo de ser la app líder en América Latina de habla hispana. Mientras tanto, proyectan casi duplicar su facturación en 2019 y cerrar el año en US$ 7 millones.

Avancargo

Diego Bertezzolo, Pablo Mendonça Paz y Marcos Chicote

El Uber de los camiones: así se presenta Avancargo, una plataforma logística digital que une a dadores de carga (ya tiene unos 500) con pequeños y medianos transportistas de larga distancia (hoy 25.000). Tomando la experiencia de países como Estados Unidos, México y Brasil, Avancargo –que registra unos 50.000 viajes diarios– busca eficientizar el proceso de selección y contratación de transporte, mejorando los costos operativos y brindando mayor transparencia al seguimiento y cierre de viajes. En 2017, año de su fundación, fue seleccionada por NXTP Labs y, al siguiente, por Imagine Lab. Acaba de cerrar una ronda por US$ 1 millón de la mano de Globant Ventures, Grupo Murchison y Organización Román y proyecta cerrar 2019 facturando $ 150 millones.

Guillermo Pepe

Mamotest

Más de 60.000 mujeres por año. Ese es hoy el impacto de Mamotest, la compañía que fundó Guillermo Pepe en 2013 y que se convirtió en la primera red de telemamografía de América Latina. Su objetivo es democratizar el acceso al diagnóstico médico de alta calidad, ahorrar dinero al sistema de salud y salvar vidas. ¿Cómo? Con telemedicina. Cuenta con 15 centros en siete provincias argentinas y ahora busca escalar su modelo a Paraguay, Perú y México; además, ya expandió su oferta de servicios de telediagnóstico a resonancia, tomografía y radiología. Mientras tanto, recibe reconocimientos por su impacto social de organizaciones como Ashoka, el Banco Interamericano de Desarrollo y Harvard Business School. Una buena causa, y también un negocio saludable: facturó $ 30 millones en 2018. 

Wifers

Guido Sirna

A través de la plataforma de marketing WiFi que desarrolló Guido Sirna, los clientes de Wifers pueden conectarse a Internet mientras estén en el punto físico, a la par que reciben promociones y ofertas de última hora. Pionera en el marketing WiFi, a través de esta plataforma se puede conocer a fondo a los usuarios y, además, preguntarles por el servicio recibido y devolver el feedback a la empresa. Sirna y su socio, Michel Schwarz, arrancaron el proyecto con una única inversión: un router de $ 300. Entre 2017, cuando se fundó, y 2018, cuando se consolidó, su facturación creció un 175% (ascendió a $ 12 millones). El año pasado, recibió una inversión de US$ 80.000 gracias al ingreso en el portfolio de Start-Up Chile.

Bitgenia

Ulises Chesini y Adrián Turjanski

Bitgenia es lo más parecido a poder adivinar tu futuro, pero con respaldo científico. La empresa que ofrece servicios de análisis e interpretación de datos genómicos mira al futuro para mejorar el bienestar de la población. ¿Qué se puede hacer con esta información? Muchísimo. Desde las funciones más inmediatas como acceder al genoma humano (incluyendo las enfermedades que tenemos, el riesgo a padecerlas y la respuesta al tratamiento) hasta conocer a fondo cómo respondemos a la alimentación y al ejercicio según nuestra composición genética. Desarrolladores de tecnología e investigadores genómicos y de bioinformática empezaron a trabajar en un proyecto que implicaba la secuenciación (digitalización del ADN) de genomas para el diagnóstico de pacientes con enfermedades hereditarias. Esa colaboración creció hasta que, en 2015, fundaron Bitgenia, que hoy está integrada por diez profesionales y presta servicios de genómica a más de 40 instituciones y cientos de profesionales de la salud.

Zoomagri

Fernando Martínez de Hoz y Matías Micheloud

Cada año se producen a nivel global unas 3 billones de toneladas de los principales cereales y oleaginosas, que pasan por análisis de calidad en sus puntos de carga y descarga. Optimizar el proceso fue la chispa que dio vida a ZoomAgri, que desde 2017 desarrolla soluciones por medio de procesamiento de imágenes vía Inteligencia Artificial e IoT. Su primer producto fue ZoomBarley, que permite determinar la pureza varietal de una muestra de cebada en tiempo real y a una fracción del costo actual. ZoomBarley analizó el 40% del volumen de la cebada cervecera de la campaña actual en Argentina, con clientes como ABInveb y Cargill, y en breve se lanzará en España, Francia, Alemania y Ucrania. En paralelo, la empresa desarrolló ZoomSpex, que permite determinar la calidad física (granos quebrados o dañados, por ejemplo) de una muestra de cereales y oleaginosas. Incubados por IncuBAte y CREA, y fondeados por Glocal y FONDCE, los emprendedores apuntan ahora a cerrar su ronda seed por US$ 1,2 millones.

Spectro

Ian Mackinnon, Alejo Pisinger y Diego Jolodenco

Cerrar la brecha entre el mundo digital y el físico. Esa era la ambición de Ian Mackinnon, Alejo Pisinger, Diego Jolodenco y Kevin Dewald cuando fundaron Spectro, una compañía que provee analítica de alto valor agregado a administradores de espacios físicos a través del uso del Big Data y sensores de IoT. De la misma forma que Google Analytics provee información exacta sobre las visitas de los usuarios a una página web, los servicios de Spectro hacen lo propio en espacios reales. ¿Cómo? Midiendo el flujo de personas en los comercios (mediante un mapa de calor) y el tiempo de permanencia. Fueron acelerados por Wayra y Start-Up Chile.

Coderhouse

Christian Patiño

Para Chris Patiño, las compañías más exitosas nacen de las propias necesidades insatisfechas de los emprendedores. Eso mismo hizo él cuando buscó un lugar donde aprender programación: como ninguna academia en Buenos Aires se ajustaba a sus necesidades, decidió crearla él, a fines de 2013. En ese momento, llamó a Pablo Ferreiro, un amigo de la secundaria, y lo sumó como socio fundador. Hoy, Coderhouse capacita a personas y empresas de Argentina, Chile, Uruguay y Perú en habilidades digitales como programación, marketing y diseño. La academia tiene una plataforma que conecta a espacios físicos (como coworkings) con profesores y alumnos de forma automática, lo que les permite llegar a cualquier parte del país de una forma rápida y eficiente.

Enviopack

El marketplace para gestionar envíos y logística que durante 2018 realizó 200.000 envíos de paquetes –de entre 1 y 1.000 kilos– y tuvo ingresos por $ 75 millones (cifra que ahora proyecta duplicar) no fue creado por improvisados. Nur Malek Pascha, Horacio Esteves y Daniel Battistelli arrancaron con una inversión propia de US$ 100.000. Hoy, atiende a dos tipos de clientes. Por un lado, tiene más de 25 operadores logísticos, y, por el otro, tiendas de e-commerce o grandes retailers entre los que alcanza más de 500 clientes activos, incluyendo a Frávega, Prüne, Megatone y Falabella. “Somos un equipo de 20 personas pero, si seguimos creciendo como hasta ahora, creemos que para 2021 llegaremos a ser un equipo de 100 o incluso 150 personas”, cuentan entusiasmados. Otra expectativa en puerta: desembarcar en México para fines de este año y continuar trabajando en su proyecto de logística fronteriza, que permitiría a los retailers importar catálogo desde Asia o Estados Unidos, con toda la pata logística y de pagos también solucionada.

Zafran

Charlie Rivero Haedo y Nito Anello

Nito y Charlie compartían un sueño: fundar una empresa de alimentos de calidad, hechos con ingredientes naturales y sin aditivos. En 2012, se instalaron en la cocina de Charlie y empezaron a vender 25 variedades de snacks por Internet, que Nito cocinaba y Charlie repartía a domicilio. Fueron seis meses para conocer quién estaba del otro lado y, ese mismo año, ganaron el premio NAVES; en 2013, se consolidaron como empresa y así nació Zafrán. Primero, llegaron a kioscos y dietéticas con un total de 30 variedades y, con el tiempo, decidieron enfocarse en solo cuatro, sumando galletitas integrales, granolas, barras de frutos secos y productos sin TACC. Poder recalcular fue uno de sus principales valores: “Somos emprendedores, no nos da miedo cambiar”, asegura Nito. Zafrán se vende en grandes cadenas (Carrefour, Cencosud, La Anónima) y también se distribuye a dietéticas en todo el país y por venta online. El año pasado, su facturación casi se triplicó ($ 13 millones) y esperan cerrar el 2019 en $ 55 millones. ¿Nuevos desafíos? Lanzar una línea de productos orgánicos para chicos y convertirse en una Empresa B. 

Inteal

Carlos Luraschi y Marcos Gadze

Como alimento, las microalgas tienen muchas proteínas, calcio, vitaminas y hierro. En países orientales son un hit, y en Europa están entre los ingredientes favoritos de los chefs más reconocidos. Inteal, la start-up que fundaron Carlos y Marcos junto a Mariana Calenda y Jorge Gazde, trabaja para mejorar el perfil nutricional de alimentos utilizando microalgas y cianobacterias. El proyecto de Calenda busca escalar hasta que sus productos puedan ser parte de la vida de las personas e incorporarse a la dieta cotidiana de la población de forma práctica y accesible. El impacto de Inteal es doble porque, además de su aporte nutricional, la producción de los microorganismos demanda dióxido de carbono, por lo que impacta positivamente en el medioambiente. Su producto más innovador es un muffin 100% vegano que proporciona vitamina B12, muchas veces deficitaria en personas que siguen esta dieta.

Experimental

Matías Nisenson

Mientras el mundo entero habla de blockchain y solo algunos entienden realmente de qué se trata, son todavía menos los que pueden explicarlo de forma clara. Matías Nisenson, fundador y CEO de Experimental, encontró la solución a este problema creando un blockchain gaming studio que entendió que la mejor forma de aprender del tema era jugando. La empresa de Nisenson creó CryptoWars, el primer juego que corre en la red Ethereum, y con el primer título levantó US$ 700.000 para comenzar.  En pocos meses, unas 5.000 personas se registraron para usarlo y los clientes pagos gastan hasta US$ 3.000 en activos dentro del juego. Sumit Gupta (que vendió su empresa de juegos a GSN por US$ 200 millones) y la firma gamar de China Animoca, entre varios inversores más del rubro, ya apostaron por Experimental.

Centralo

Tomás Ignacio Manrique y Joaquín Aguirre

Tomás Ignacio Manrique y Joaquín Aguirre cursaban Ingeniería Industrial cuando se dieron cuenta de que, de la misma forma que los consumidores tienen cientos de plataformas para buscar los mejores precios, los minoristas (kioscos, almacenes, autoservicios) necesitaban un marketplace que los conectara con los mayoristas. Con un capital inicial de US$ 50.000, desarrollaron el MVP de una app y la bautizaron Central de Ofertas. Pasaron tres años desde ese primer paso y, además de haber sido el primer proyecto invertido y acelerado por Eklos (la aceleradora de AbInbev) y simplificar su nombre, Centralo tiene hoy unos 5.000 comercios activos. El mercado potencial, advierten, es enorme: existen unos 300.000 minoristas en Argentina y otros tres millones en Latinoamérica. “Vinimos a revolucionar una forma de hacer negocios que hacía 100 años que no cambiaba”, dicen los emprendedores, que apuntan a cerrar el año con más de 30.000 comercios activos y multiplicar por diez su volumen, para alcanzar así los $ 200 millones.

CamonApp

Federico Zaiatz

CamOnApp nació a fines de 2014 después de que sus tres fundadores (Federico, Damián Alcalá y Pepe Marriot) tomaran conciencia de una gran oportunidad que había en el campo de la realidad aumentada (RA) aplicada al marketing de medios, agencias y marcas por igual: hasta entonces, hacer campañas y acciones de RA era lento y costoso, pero ¿y si existiera una plataforma que permitiera crear este tipo de contenidos en alta calidad, en poco tiempo y a precios accesibles? Un año más tarde, la start-up ya tenía siete clientes y un primer inversor: Wayra, que en ese momento desembolsó US$ 120.000 y les dio el puntapié para seguir creciendo. Al día de hoy, la empresa ya trabajó con más de 100 marcas, que generaron unos 5.000 contenidos publicados en 50 países. En 2018, facturó $ 35 millones y ahora planea duplicar esa cifra. Y todo esto es solo el comienzo: Globant Ventures acaba de inyectarle otros US$ 200.000 para acompañar su crecimiento en mercados como España, el Reino Unido y Estados Unidos.

Stark

Emiliano Valli

El sector residencial está muy explotado”, sentencia Emiliano Valli, CEO y cofundador de Stark. Él y su socio Matías Vaccarezza partieron de ese diagnóstico para crear Stark, una compañía dedicada a construir parques industriales, naves y galpones. La empresa busca consolidarse como un aliado y actor estratégico para que las distintas industrias impulsen, afiancen e innoven sus producciones. Los proyectos de Stark lideran el proceso de transformación que atraviesa el sector, así como los desafíos a los que se enfrenta, y lo hace con una proyección más que interesante: fundada en 2017, cerró el 2018 facturando $ 150 millones y, en los próximos meses, desembarcará en Paraguay y en Uruguay.

GrinCraft

Mariano Sallorenzo

Hace más de 50 años, el abuelo y el papá de Mariano fundaron una fábrica de cajas. Ahora, él continúa el legado familiar con un nuevo concepto y visión sobre el cartón corrugado. Fue de viaje por Europa cuando Mariano vio por primera vez mobiliario hecho con este material (100% reciclable, resistente, con propósito sustentable y diseño impecable) y esa experiencia le abrió un mundo de posibilidades. Cuatro años después, GrinCraft tiene un catálogo de 13 productos y desarrollos personalizados entre mesas, bancos, estantes y hasta sofás que dieron que hablar (y para “instagramear”) en el último festival Lollapalooza. GrinCraft es además una empresa B que no solo hace foco en innovación de producto sino que también propone una forma de trabajo que busca el triple impacto (económico, social y ambiental).

Grupo Thamesis

Germán Sitz y Pedro Peña

Germán Sitz y Pedro Peña entendieron que hoy los espacios gastronómicos son lugares de pertenencia. Así, convirtieron a Juan Pedro Caballero en un culto al churro, a La Carnicería en una parrilla que corre los límites de la tradición local y a Niño Gordo en un restaurante asiático donde los comensales no pueden parar de sacar fotos del lugar. Todo el Grupo Thamesis (que hoy se completa con Donut Therapy y Chori, este último con dos locales y cuatro franquicias, además de una planta de producción propia para autoabastecerse) tiene como sello distintivo una apuesta por la reversión, pero también por combinar gastronomía de alta calidad con arte y cultura. Sitz y Peña trabajaron juntos diez años en distintas cocinas argentinas y del mundo. Sus proyectos compartían objetivos y filosofía de trabajo, y ese fue el principal motor para pasar de tener un local a cinco negocios propios y 95 empleados en tres años. ¿Próximos pasos? Llevar su propuesta (que ya no solo se “reduce” a restaurantes, sino que empezaron a desarrollar su propia línea de productos de vinos y salsas picantes) a países como Brasil, España y Estados Unidos. 

bookmark icon