Semáforo económico

4 de Febrero de 2019 - Cecilia Valleboni

 


Cómo cerraron los números de 2018 y qué le espera a la golpeada economía argentina en 2019.

Una vez más, la economía se llevó todas las miradas en 2018. Se disparó la inflación y llegó al 47,6%, la más alta en 17 años; el dólar saltó de $ 18 a cerca de $ 42 y se estabilizó por debajo de $38, pegado a la banda inferior del esquema de Sandleris: las tasas de referencia del Banco Central de la República Argentina (BCRA) pasaron del 27,5% al 70% y bajaron de acuerdo al movimiento del tipo de cambio. El PBI argentino se redujo casi 2,5%. 2018 impactó en todos los sectores, en su gran mayoría de forma negativa, pero con algunas excepciones. El gran ganador de 2018 fue el sector energético: recuperó rentabilidad y creció la producción. en tanto, el agro, que viene de atravesar uno de los peores años en la historia, será el protagonista de 2019. es el as bajo la manga del gobierno para ingresar dólares. A continuación, un repaso sector por sector sobre lo que les dejó 2018 y lo que les espera para 2019.

Agro

2018. El campo fue uno de los grandes perdedores del año. La sequía en marzo inició la caída. En ese mes registró una baja del 2,6%. Las lluvias comenzaron a aliviar las condiciones y, pese a las retenciones, la mejora llegó en las cifras de agosto con una suba del 1,2% y del 2,2% en septiembre. En el medio, mayo registró la mayor caída: 33,3%. La retracción en el sector trajo aparejada la caída en la venta de maquinaria agrícola del 4,8%, en comparación con igual período de 2017, con una facturación total de $ 21.239 millones.

2019. La performance del sector agroexportador es la esperanza para apuntalar la economía. Al menos es la gran expectativa del Gobierno para ingresar dólares. Desde la Bolsa de Cereales de Buenos Aires auguran que el sector será el único con crecimiento, aportando un 1,6 al PBI, por lejos el que más crecerá dado el piso del año pasado. La producción de granos alcanzaría las 140 millones de toneladas, por US$ 30.000 millones. Los cálculos oficiales prevén un avance del 25% respecto de la campaña 2016/2017 (en la que se cosecharon 112,4 millones de tn).

Automotriz

2018. Empezó el año y el sector esperaba llegar al millón de unidades vendidas. Los primeros meses rendían bien el examen para llegar a la meta. Sin embargo, el devenir del año cerró con una caída del 10,9% en la venta de 0 km, según datos de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA). En números: 802.992 patentamientos, mientras que en 2017 había sido de 901.005 unidades. Pese a la caída, se constituyó en el tercer mejor año de la serie histórica del sector.

2019. Con stocks récord, las perspectivas para el sector no son alentadoras. Se estima que en 2019 las ventas de autos 0 km se ubiquen entre 550.000 y 600.000 unidades. De esta forma, alcanzaría una reducción de entre el 25% y el 30% respecto del total de ventas de 2018, según las proyecciones de ACARA. Así, sumaría el segundo año consecutivo de caída en la comercialización. Por otra parte, en términos de producción, solo un gran repunte de la demanda brasileña podría evitar una profundización de la caída.

Energía

2018. El sector energético es uno de los pocos ganadores, con el alza de tarifas y el incremento en la producción. Las distribuidoras pudieron dar vuelta la situación de los últimos años y alcanzar cifras positivas. Desde el Instituto Argentino de la Energía informaron que, a agosto, los precios mayoristas aumentaron un 43,1%, mientras que la suba interanual fue del 51,4%. Por su parte, “Petróleo crudo y gas” se incrementó 95,7% (interanual). Los refinados de petróleo crecieron 61,7% en comparación interanual.

2019. Las luces de alerta se encienden. A fines de diciembre, el Gobierno anunció un fuerte recorte del monto de subsidios en el área energética. De US$ 6.800 millones de 2018 se achicará a US$ 5.200 millones. Así, solo el 24% de la tarifa eléctrica estará subvencionada en 2019, frente al 35% de 2018, y el 90% de 2015. Sin embargo, la producción en Vaca Muerta se perfila como uno de los sectores estrella de 2019, aun cuando se prevén mayores reducciones a la política de incentivos desde el recambio del secretario del área, ahora a cargo de Gustavo Lopetegui.

Industria

2018. El quinto mes fue el puntapié inicial para una caída que hasta octubre (último mes relevado) no se detuvo. En junio, el golpe fue acentuándose con una retracción del 8,1% en el EMI, producto de las caídas en refinación del petróleo (-19,9%), industria automotriz (-11,8%), productos de caucho y plástico (-11,1%), la metalmecánica (-10,9%), la industria textil (-10,8%), entre otros. Solo las industrias metálicas básicas registran una suba: 9,8%. A octubre, último dato relevado por el INDEC, el EMI alcanzó un rojo del 2,5% en 2018.

2019. De acuerdo con los especialistas, la retracción se mantendrá al menos durante el primer semestre. Desde la consultora ABECEB proyectan un retroceso del 1,2% en 2019. Los más afectados serán los sectores que responden a la demanda interna: textil, edición e impresión, electrónica, línea blanca. Como contracara, las industrias que ayudarán a hacer un poco menos pesada la caída serán las actividades relacionadas con el agro (maquinaria, fertilizantes, agroquímicos), el sector estrella del año.

Comercio

2018. La devaluación y la inflación generaron un impacto negativo en el consumo: mayo culminó con un 0% de variación interanual, mientras que a partir de junio inició la caída con un 9%; julio bajó 7,1%; en agosto la contracción fue del 6%; y septiembre cerró en rojo con 12,8%. El sector pyme es el que más siente el impacto, por las dificultades para acceder al crédito ante las altas tasas financieras. Según la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), en diciembre las ventas minoristas acumularon una caída del 6,9%.

2019. Hasta que no empiecen a evolucionar favorablemente las variables macroeconómicas, los especialistas proyectan que el sector se mantendrá en rojo en 2019. La inflación y la pérdida del poder adquisitivo son los principales enemigos. También impactan en las compras minoristas los intereses para el pago con tarjeta de crédito. Hasta que el impacto de la recuperación económica no se sienta en el bolsillo, las perspectivas del sector son negativas.

Consumo

2018. Las ventas, durante el último mes del año, cayeron 4,3% en volumen y consolidaron una caída anual del consumo masivo del 1,5% según los datos que maneja la consultora Scentia. Las ventas en los shoppings se desplomaron 18,6% interanual en octubre, mientras que en los supermercados bajaron 10%, sumando así el cuarto mes de caídas consecutivas, últimos datos disponibles del INDEC. Estas bajas fueron las más fuertes registradas en 2018, en medio de una elevada inflación y recesión generadas por la devaluación.

2019. Los datos para este año no dan cuenta de una mejora. De hecho, se espera una caída del 1,5% en volumen, con un primer trimestre marcado por una fuerte caída del 6,2%, y con un crecimiento muy moderado recién en el tercer trimestre del año. Las cadenas de retail están golpeadas, aunque los especialistas del sector apuntan que los que más sufren la caída son los almacenes y los pequeños comercios.

bookmark icon