Cuestión de género… y de actitud

24 de octubre de 2019 - Forbes Argentina

 


5 lecciones de Forbes Mujeres Power. La tercera edición del evento de Forbes dedicado a reflexionar sobre el protagonismo de la mujer en los negocios y la sociedad convocó a líderes y referentes de todos los ámbitos. Empresarias, ejecutivas y emprendedoras debatieron sobre lo logrado y lo pendiente.

#1 Igualdad: Más sensación que realidad

El cambio está en marcha, pero todavía falta, y avanza mucho más lento de lo que parece. Así lo expusieron las integrantes del primer panel, “Equidad en construcción”, quienes admitieron que el estado de situación todavía está lejos de ser el ideal. Julia Pomares, directora ejecutiva de CIPPEC, fue contundente: “Se está discutiendo con todos los sectores qué metas debe ponerse la Argentina para el futuro, y una central es la cuestión de género. Si la brecha no se cierra pronto, sino que se sigue expandiendo, lograrlo va a demandarnos otro siglo”. Tanto desde el sector público como desde el privado coincidieron en que la última barrera a derribar trasciende las buenas prácticas que una u otra organización puedan desarrollar: se trata de un sesgo cultural común a toda la sociedad. “Persiste la dicotomía de ‘o soy mamá o me realizo profesionalmente’ que, en el caso de la política, es incluso peor. Pareciera que no estamos preparados para que las dos cosas vayan de la mano”, apuntó Paula Uhalde, secretaria de Cultura Ciudadana y Función Pública en Jefatura de la Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Las estadísticas hablan por sí solas: salarios más bajos ante igual responsabilidad, menor representatividad en todos los sectores y, concretamente en el privado, apenas un 12% de mujeres en altos niveles ejecutivos (que además suelen estar en áreas “de soporte” como Marketing, Comunicaciones o Compliance, es decir, no estratégicas al negocio). “Todo esto está recontra comprobado y analizado. ¿Y por qué cuesta tanto pasar a la acción? Tiene que ver con un sesgo cultural”, reforzó Cecilia Giordano, CEO de Mercer Argentina.

“Qué importa más: ¿ser diversos o tener talento? Se trata de manejar esa tensión”. Myyriam Álvarez Iturre, telefónica Movistar

#2 Estrategias sin distinción de género

Trabajar intensamente en reclutación, en estrecha colaboración con los líderes de la organización y sin descuidar el talento masculino. Estos fueron los tres puntos que las ejecutivas convocadas para el panel “El foco en ellas” destacaron como claves. “Al ser una compañía multinacional, no es cuestionable ni negociable el lugar que le damos a la mujer. Y nos focalizamos en cómo hacer que nuestros líderes tomen conciencia de los beneficios que tiene generar espacios inclusivos y diversos”, explicó Marina Yabor Rodríguez, directora de Talento Latinoamérica en Kimberly-Clark. En el debate por la efectividad del cupo, Myriam Álvarez Iturre, directora de Cultura Organizacional de Telefónica, concedió: “Si solamente hablamos del crecimiento de las mujeres, entonces se plantea para cuándo los hombres. Y hay que manejar esa tensión”. María Laura García, gerente de Talento y Comunicaciones en Tecpetrol, agregó: “Tenemos las mujeres mejor formadas de la historia: las más rápidas, con los mejores promedios y las mejores herramientas. Todo eso se ve cada vez más en los procesos de selección”.

#3 Más inspiradora que la ficción

Sin duda, uno de los bloques más impactantes de la jornada fue la entrevista en formato One to One entre Alex Milberg, director y publisher de Forbes Argentina, y Liliana Parodi, reconocida periodista y productora argentina que desde 2012 es gerente de Programación de América TV. “Seguramente mi historia debe ser como la de muchas otras mujeres en este país que, a pesar de nacer en contextos poco favorables, llegan a posiciones de poder en empresas, organizaciones o la política. Decidí contarla porque quizás pueda ayudar a otras”, empezó Parodi, quien repasó y profundizó en el escenario las experiencias más reveladoras de su flamante libro En vivo. Autobiografía de una mujer de la televisión. También confesó que, a pesar de su brillante carrera, los obstáculos existieron, incluso aunque no los haya identificado así en su momento. “Por entonces, jamás sentí que lo que no me tocaba era por mi género, sino porque quizás yo no era lo suficientemente buena. ¡Típico de mujer!”. Y cerró con un llamado de atención: “Por pensar en lo que vamos a hacer, a veces nos estamos privando de lo que somos”.

“Tiene que haber un yo quiero y yo puedo, pero en un contexto que acompañe”. Paula Guerra, Viaom.

4# Animarse a más

Bajo la premisa “Liderar con el ejemplo”, cuatro referentes del sector privado contaron cómo fue llegar a ser top management y qué factores determinaron su éxito. “Soy tercera generación de mujer que trabaja fuera de casa, y siempre quise hacer una carrera profesional. Mi historia me impulsa a estimular a otras mujeres. Por supuesto que esto debe ir de la mano de un contexto que ayude”, apuntó Paula Guerra, vicepresidente senior de Servicios Corporativos y Comerciales de Viacom cono sur. Pero también hablaron sobre qué hace falta hoy para que la mujer profesional siga ganando lugar: “Es fundamental que seamos sororas. No vernos como competidoras, creer en la solidaridad y ayudar a futuras generaciones”, dijo Patricia Bindi, directora de Banca Empresas de HSBC Argentina. “Los hombres se animan a pedir, mientras que nosotras esperamos que nos den el reconocimiento. Hay que creérsela y reclamar lo propio”, sumó Mariel Peric, directora de Inflamación e Inmunología de Pfizer Región Argentina. En sintonía, Patricia Guarnes, gerente general Región Sur de Latinoamérica en First Data, observó: “Creo que hoy los salarios femeninos son más bajos que los de los hombres porque ellos se encargan de pedir todo lo que se merecen. En ese sentido, tenemos que masculinizarnos un poco”. Y todas, orgullosas, se reconocieron como modelos a seguir.

“El primer paso es sacarnos la mirada de afuera, exista o no exista, no deberíamos hacernos cargo”, Andy Clar, Chicas en NY.

5# Ante todo empoderadas

Hay muchísimas mujeres emprendedoras. Pero la dificultad más importante es que peguen los saltos de crecimiento, es decir, se propongan llevar sus emprendimientos al siguiente nivel de desarrollo. Ese es el gran desafío”. Con este diagnóstico, Julia Bearzi, directora ejecutiva de Endeavor Argentina, abrió el debate del último panel del evento, “Impacto con impronta de mujer”. A su lado, dos emprendedoras compartieron sus historias de vida, superación y resiliencia. Por un lado, Doris Capurro, repasó su carrera profesional en YPF y recordó que al proponerle al board de la compañía hacer de las energías renovables un core estratégico fue invitada a irse “a trabajar con los ecologistas”, y terminó fundando LUFT Energía. En 2018, su empresa inauguró un parque eólico de 100 MW en Bahía Blanca junto a Pampa Energía, de Marcelo Mindlin. “Ya está demostrado que podemos. Hay que animarse a pedir, discutir, pelear. Y tender redes con las demás”, analizó Capurro. Andy Clar, cofundadora de la agencia de publicidad Super y creadora de Chicas en New York (un blog que se transformó en una comunidad virtual de más de 200.000 seguidoras, y de ahí un libro, un programa de TV y hasta una tarjeta de crédito), también hizo hincapié en el empoderamiento personal: “El primer paso es sacarnos la mirada de afuera. Exista o no exista, no deberíamos hacernos cargo. Yo jamás pienso antes de proponer algo si puedo o no puedo hacerlo por ser mujer. No me permito los miedos. Quizás sea inconsciencia, pero creo que esa capacidad de adaptarme a cualquier situación y sacar lo mejor en cada ocasión me trajo a donde estoy”.

bookmark icon