Andrés Malamud: “Si Fernández no estabiliza la economía, el escenario será de renuncia o kirchnerización”

30 de noviembre de 2019 - Lorena Guarino

 



Aunque vive en Portugal, donde trabaja como investigador de la Universidad de Lisboa, el politólogo argentino Andrés Malamud no pierde la mirada local. Su análisis del nuevo mapa político.

Macri gana en CABA y provincias centrales, Cristina en el conurbano. Alberto será un presidente sitiado”. Con esas palabras el politólogo Andrés Malamud definió en un tweet el escenario al que se enfrentará el reciente presidente electo Alberto Fernández.

Tras su paso por Argentina y ya devuelto a Portugal, donde ejerce su labor como investigador en la Universidad de Lisboa, se sometió a un pingpong con Forbes Argentina, donde esboza su mirada sobre la política local.

¿Cómo analizás la ahora achicada diferencia que sacó el Frente de Todos por sobre Juntos x el Cambio?

La fórmula presidencial del Frente de Todos sacó 8 puntos porcentuales  de  diferencia  sobre  la  de  Juntos x el Cambio, lo que equivale a la mitad de lo que había logrado en las PASO (17%). Eso significa que, entre una elección y otra, Fernández se estancó y Macri creció. Las causas son combinadas: mayor gasto público, estrategia electoral agresiva del gobierno y estrategia conservadora de la oposición.

¿Cuál creés que será el poder real de Alberto Fernández para gobernar y eludir las presiones que podría recibir por parte del armado K?

Fernández enfrentará dos grandes desafíos: la crisis económica (incluyendo la renegociación de la deuda en sus primeros meses de mandato) y la impaciencia popular (que puede tomar como ejemplos a Chile y Ecuador). Sus apoyos internos están divididos: los gobernadores y el kirchnerismo tienen visiones enfrentadas sobre la necesidad del ajuste y la distribución  de  fondos federales.  Para equilibrarse en la cuerda floja, Fernández deberá tejer acuerdos con los actores sociales (sindicatos y empresarios) y con la oposición.

¿Considerás que Fernández cuenta con poco poder propio?

El poder de Fernández dependerá de los gobernadores y de los intendentes bonaerenses, que son caros. Si no estabiliza rápidamente la situación económica, ese poder se licuará al calor de la impaciencia popular. En ese caso, los escenarios serían de renuncia o kirchnerización.

El Frente de Todos es un conglomerado de varios frentes, ¿cómo serán las negociaciones con el resto de las fuerzas?

El que negocia es el presidente. Lo que no está claro es cuánto tendrá para ofrecer.

¿Qué papel creés que jugarán las centrales obreras en todo esto, ya que fueron parte de los que se volcaron hacia el Frente?

En principio, o mejor dicho al principio, las centrales obreras serán un factor estabilizador. Las organizaciones sociales son más imprevisibles.

¿Cómo entendés que jugará Cambiemos ahora como oposición?

Moderadamente. Será una oposición dialoguista.

¿Considerás que la diferencia que sacó Aberto Fernández deja a Macri muy debilitado como para continuar en política?

En comparación con las expectativas previas, Fernández no sacó una gran diferencia. De hecho, evitó el balotaje por 3%, la misma pequeña diferencia por la que Macri derrotó a Scioli en 2015. Por eso, el futuro político de Macri depende de su ambición, de sus rivales internos y de los tribunales, y ya no del resultado electoral.

¿Creés que la carrera política de Macri está terminada, al menos en lo que se reftere a sus chances de presentarse a cargos importantes?

Sí, como la de Cristina.

¿Quién debería tomar la cabeza de la oposición tras la salida de Macri?

No soy quién para dar consejos. Los dirigentes que se perfilan son Horacio Rodríguez Larreta, Alfredo Cornejo y Martín Lousteau.

«El espectro político argentino está dividido en dos: peronismo y no peronismo. La avenida del medio siempre fue un callejón sin salida»

¿Qué papel creés que llevará adelante la justicia con las causas de corrupción durante el kirchnerismo, ya bajo el nuevo gobierno?

La corrupción K no existe más, dice Comodoro Py.

¿Por qué ftguras como Lavagna no lograron un mayor apoyo por parte de los votantes?

El espectro político argentino está dividido en dos, peronismo y no peronismo. La avenida del medio siempre fue un callejón sin salida. Desconozco qué hará Lavagna en el futuro.

Siempre termina apareciendo el peronismo como respuesta…

¿Por qué no? Es uno de los dos espacios políticos, así que, si no gobierna uno, gobierna el otro.

¿Por qué no prosperó una tercera vía?

Porque el sistema electoral argentino es restrictivo y tiene altas barreras de entrada: combina federalismo electoral (que dificulta la instalación de partidos nuevos), distritos de baja magnitud (que eligen pocos cargos y relegan a las terceras fuerzas), elecciones alternadas (que favorecen la inercia por sobre el cambio) y ventaja del oficialismo local (que favorece la reelección por sobre los desafiantes).

bookmark icon