El valenciano que revolucionó el Malba

13 de Septiembre de 2017 - Forbes Argentina

 


El director artístico Agustín Pérez Rubio revolucionó el Malba con una ambiciosa reestructuración y exposiciones exitosas.

¿Cuál es tu balance en el Malba?

Estoy muy satisfecho. Han sido tres años de mucho trabajo. Primero, dentro de la estructura interna, para que todos trabajemos de manera transversal en una misma misión a la hora de programar. Luego, creamos el comité internacional científico-artístico. Por último, abrimos el museo a otros campos: se han firmado muchos convenios con universidades y embajadas.

¿Cuál fue el desafío más grande?

Lo más sencillo aquí fue la parte de gestión, porque en España yo trabajé más de diez años para una institución pública donde tienes que hacer concurso de pliegues para todo. El Malba es una institución privada y mucho más ágil. Al principio, lo complicado fue entender el contexto, las restricciones, las barbaridades de la aduana de este país. No entiendo por qué es más caro ingresar una pieza aquí que en España, Estados Unidos o México.

¿Cuál es la misión de los museos?

Se piensa que el primer objetivo del museo es la conservación pero, para mí, eso no tiene ningún sentido si no va acompañado de un proyecto educativo o pedagógico. Hay que explicar qué es una obra de arte, para qué sirve y por qué la tengo que mirar. Y transmitir conocimiento no tiene por qué ser una clase aburrida. El museo no enuncia, hace preguntas: la verdad no existe.

¿Cómo ves al arte contemporáneo argentino?

Históricamente, tiene una esencia en sí, más allá de las promociones de la ferias como ARCO. Es decir, la vanguardia que supuso acá no solamente las artes plásticas sino la literatura desde los años 20 hasta los 60 tiene en sí una fuerza reveladora. La escena local es brillante y vital. Por ejemplo, este año en la Bienal de Venecia había cinco artistas argentinos, y de España solo había uno.

¿Existe un crecimiento de coleccionistas en Argentina y en la región?

Yo no soy especialista en esto, aunque creo que hay un fuerte mercado de arte latinoamericano fuera de América Latina. Los museos europeos y norteamericanos por fin han empezado a adquirir arte latinoamericano y a alejarse de sus narrativas eurocéntricas. Desde hace unos años, también hay muchos más coleccionistas en Brasil, Perú y Colombia.

¿Cuándo una muestra es exitosa?

Hay diferentes formas de medir el éxito. La primera es por la afluencia del público y las críticas. Eso es a corto plazo. También se puede medir cuántas referencias tuvo en escritos o libros académicos. Y además se puede medir si el museo está siendo visionario, ver qué importancia ha tenido un artista desconocido que expuso por primera vez acá y observar dónde está exponiendo luego.

 

Por Vera Von Kreutzbruck

bookmark icon