Gabriel Martino: “Lo rescatable es que se mantuvieron las reglas”

8 de Abril de 2019 - Cecilia Valleboni

 


El número uno de HSBC asegura que la entidad tuvo un buen año, pese a la volatilidad. Cómo ve al sector en un año electoral.

Fue bueno que haya terminado y dar vuelta la página”, dispara Gabriel Marino sobre 2018. Es que el sector, afectado por los vaivenes económicos, tuvo un año agitado que terminó en caída en el nivel de actividad, en préstamos y depósitos. Para el HSBC, el año fue “bueno”. “A pesar del impacto que tuvo el inflation accounting dentro de los números de los bancos en que tenemos contabilidad en el exterior, amén de eso el año fue razonable”, describe.

Para el ejecutivo, el potencial del sector es enorme. “Tenemos un sistema financiero pequeño y un incipiente mercado de capitales”, asegura. Y cree que hay herramientas para que el sistema financiero en su conjunto pueda desplegar su potencial.

¿Se frenó el crecimiento del sector que se había mostrado previamente?
El sector tiene y necesita un sendero de crecimiento muy grande. La oportunidad es enorme, igual que el desarrollo del mercado de capitales, que va de la mano de la posibilidad de que el sistema financiero se desarrolle. Pongamos que fue una piedrita en el camino para lo que vemos de posibilidad de crecimiento a largo plazo.

Pese a la volatilidad y los vaivenes, ¿qué tuvo de positivo el año?
Creo que lo bueno y rescatable es que se mantuvieron las reglas del juego. Todo lo que te permite conectividad, que para HSBC es muy importante. Es bastante inédito que las reglas del juego financieras se mantuvieran a la entrada y la salida de la crisis. Esto es la libertad cambiaria.

¿Cómo afectó la caída de créditos?
Hasta el momento en que empiezan a subir las tasas el mercado se desarrollaba muy bien en todos los segmentos de productos. El tema es que cuando empezaron a subir, realmente, las tasas son altísimas para cualquier proyecto de inversión, para cualquier posibilidad de capital de trabajo de una empresa o para que una persona tome un préstamo personal. Creo que lo importante dentro de lo malo es que las tasas sean positivas, y no negativas. En Argentina, hay que generar ahorro de corto, mediano y largo plazo. Y las tasas positivas generan eso. A pesar de que el año pasado, debido a la inflación y a contener la volatilidad, fueron demasiado positivas.

¿Cómo está conformado el sistema actualmente?
Hoy, el crédito está dividido un tercio en dólares, dos tercios en pesos. Dos tercios en pesos con la alta tasa, por eso es muy difícil generar capital de trabajo y tener inventario. Pero el tercio es del balance de los bancos que se financia en dólares, que es básicamente comercio exterior; no digo que Argentina esté en los mismos valores de Latinoamérica, pero diría que en el corto plazo, seis meses o un año, la tasa en dólares está bastante competitiva.

Foto: Ariel García Giménez

¿Cuáles serán los sectores drivers de 2019?
Las exportaciones y todo lo que tiene que ver con el desarrollo de Vaca Muerta. También el tema de la minería –tenemos clientes con grandes proyectos de Litio–, la agroindustria y el campo en general. Por otro lado, el turismo receptivo también debería arrancar, por el dólar competitivo.

¿Expectativas para 2019?
Tenemos expectativas de volatilidad porque hay elecciones. Cada vez que hay un año electoral, es un tema histórico que genera volatilidad y la gente es un poco más conservadora respecto del apetito de riesgo.

¿Y qué proyectos tienen?
Hay temas importantes, como la conectividad y ayudar a las empresas argentinas a exportar y a posicionarse en el mundo. También estamos desarrollando el departamento de Wealth Management.

bookmark icon