Fortnite organizó un concierto del DJ Marshmello -adentro del juego- y asistieron al menos 10 millones de personas

12 de Febrero de 2019 - Forbes Argentina

 


El videojuego más exitoso del momento se consolida como una multiplataforma de consumo y social media: la etapa superior del videogaming.

Pocas veces la ciencia ficción logra sintetizar lo imposible, del plano de la fantasía, con lo inminente, lo que sin dudas sucederá. Ready Player One (2018), la última película de Steven Spielberg, lo hizo. En un futuro no muy lejano, en ciudades hacinadas que reemplazaron cualquier otra forma de lo natural, la realidad se juega en el plano virtual. Millones de seres humanos conectados a una plataforma virtual en donde trabajan, discuten, conocen al prójimo, disfrutan, cumplen sus fantasías, se frustran, compiten, luchan. Viven. Fortnite es la premonición de ese futuro que está llegando y que hace diez días (el 2 de febrero) tuvo quizás su manifestación más clara.

Fortnite organizó un concierto del DJ estadounidense de 26 años Marshmello, al que asistieron 10 millones de personas, 25 veces más que Woodstock. Sí, “asistieron”. Se loguearon, activaron a su jugador y se dirigieron al Pleasant Park (un predio virtual dentro del mapa del juego) y escucharon “en vivo”, bailando, moviéndose e interactuando, el set de 10 minutos.

En noviembre, Epic Games (la empresa que creó el juego y hoy está valuada en más de US$ 15.000 millones) reveló que había 200 millones de jugadores fortnite en todo el mundo y 8,3 millones era el pico concurrente. La cifra de Marshmello sería entonces un nuevo récord.

La cifra de 10 millones no incluye A) personas observando por proxy en transmisiones de Twitch, si es que no pudieron asistir al juego por sí mismas o B) el rendimiento principal que Marshmello dio anoche a las 2 AM ET para que otras regiones del mundo pudieran experimentar el espectáculo. Aunque Epic no confirmó oficialmente la cifra, fue tuiteada por
Donald Mustard, director de Epic Games.

Pero más allá de todo, lo significativo del evento es la consolidación de Fortnite (y otros gigantes del momento como Minecraft) como una plataforma de consumo y esparcimiento más allá del propio hecho de jugar. ¿Serán así los recitales del futuro? Los Red Hot Chili Peppers lo anunciaron; Gorillaz fue la apuesta estética de esa visión. Fortnite es su materialización. Aunque no se conoce el arreglo comercial entre el juego y Marshmello, las formas de monetización son claras: lugares privilegiados y “skins” del DJ. El recital de 10 minutos de Marshmello redundará en descargas de sus canciones, reproducciones en Spotify, likes en sus redes sociales. ¿En tickets también? Probablemente, todo desde la consola.

bookmark icon