Diversidad de exportación

28 de Noviembre de 2018 - Candela Girolamo

 


Cognizant es una de las empresas de servicios profesionales más grandes del mundo, y en la filial argentina, explica su CEO Cristian Argüello, apuestan al talento local y a la exportación de tecnología.

En la esquina de Bulnes y Tucumán, en la Ciudad de Buenos Aires, se concentra el mundo entero. Allí está el edificio de Cognizant, una empresa que brinda servicios profesionales desde la Argentina hacia distintos puntos del globo. Servicios que son prestados por técnicos de todas las nacionalidades, expertos en las nuevas tecnologías. Al ingresar a la primera área de producción, la visión es impactante: indios, argentinos y hermanos de toda América Latina trabajan para acompañar a las empresas globales en sus procesos de transformación digital.

En esa esquina del barrio de Almagro, un ejército de 1.200 profesionales, la mayoría millennials, atienden los procesos de negocios de los sectores farmacéutico, financiero y de medios. El 10% de ese plantel proviene de la India, profesionales de perfil técnico que acá no se encuentran y que llegaron para desarrollar proyectos específicos. Además, Argentina es para ellos un destino exótico.

Entonces, el trabajo es de ida y vuelta: ellos toman el desafío de venir a la Argentina como parte de su primera experiencia internacional para luego, como en el fútbol, saltar a las ligas tecnológicas mayores de Europa. Lo que ellos dejan es aprovechado por los locales y los latinos para sumar esa nueva habilidad y ampliar el horizonte de conocimiento. La ganancia no es solo para la subsidiaria local sino, dada la alta demanda de perfiles específicos, para el sector en general.

En Argentina y en el mundo entero, la demanda de profesionales de tecnología informática (TI) es alta, constante e insatisfecha. Por eso, el intercambio termina siendo beneficioso para todos los involucrados. Hasta para responder a las nuevas demandas sociales, como la de la diversidad.

Cognizant es una empresa que brinda servicios profesionales orientados a transformar los negocios de las organizaciones. Tiene 25 años y fue la primera tecnológica en cotizar en el Nasdaq. Cuenta con un plantel de 268.000 personas en todo el planeta, de los cuales 180.000 son indios. Su facturación anual global ronda los US$ 15.000 millones.

Se instaló en Argentina hace 11 años, cuando en este país ya estaban sentadas las bases para impulsar a la industria de software y servicios informáticos, que atrajo el interés de varias multinacionales del sector y promovió la creación de muchas más empresas a nivel local.

Cristian Argüello es, desde entonces, quien lidera los destinos de esta primera filial que la corporación instaló en América Latina, atraída por el talento profesional que, pese a los retrocesos que viene experimentando el país a lo largo de su historia, sigue siendo clave. Especialmente cuando se trata de una compañía que obliga a aplicar la creatividad al máximo nivel desde las nuevas tecnologías para resolver los desafíos que hoy propone el mundo digital.

La filial local está organizada como la casa matriz: un área de consultoría que atraviesa a toda la organización y tres unidades focalizadas: una que apunta a la transformación del modelo de negocios de la empresa, otra que apunta a modificar los modelos operativos, y una tercera que aborda la transformación tecnológica propiamente dicha.

Cognizant es una empresa tecnológica, pero no en el sentido estricto. La tecnología es la herramienta con la que se encaran los nuevos procesos digitales. De ahí que la mirada debe ir más allá del horizonte, y tener en cuenta los múltiples aspectos que hoy entran en juego en un proceso de transformación digital en una empresa. De ahí también la necesidad de encarar el asesoramiento desde la diversidad de miradas.

Con un título en Ciencias de la Computación de la facultad de Ciencias Exactas de la UBA y con una experiencia previa, y de varios años, en Telecom primero y en EDS después (la compañía que en 2008 fue adquirida por HP), Argüello tuvo la responsabilidad de instalar la filial argentina en momentos en que la corporación decidió dejar de estar focalizada solo en los Estados Unidos para poner fichas en distintos puntos del mundo y pensarse como compañía global. La estrategia es exitosa. Hoy el 25% del negocio de la empresa está fuera de ese país. “Las nuevas geografías crecen más que la casa matriz. De hecho, en 2018 su crecimiento es del 10%, mientras que el resto del mundo lo hace al doble, al igual que en Argentina”, comenta el ejecutivo.

¿Qué aspectos caracterizan a la filial argentina respecto de otras de la región?
Argentina fue la filial que primero se instaló en América Latina porque, en aquel entonces, se la vio con un alto potencial para crecer, por la disponibilidad de talento a costos competitivos, y porque también había una demanda de algunos clientes instalados en el país que necesitaban nuestro apoyo para seguir creciendo. Esa conjunción hizo que Argentina fuera la elegida, y arrancamos con la mirada puesta muy fuertemente en los negocios de los Estados Unidos.

¿Cuáles son los desafíos más importantes que tiene Cognizant a nivel local?
Buscamos la retención de los perfiles calificados que en el mercado escasean y son altamente demandados. Lo que nos ayuda mucho es el crecimiento que tenemos en
Argentina y en el mundo. Y los empleados están expuestos en compañías internacionales que están a la vanguardia de la transformación digital. Eso resulta más que interesante para ellos y sus carreras. Esa exposición hace que tengan una valoración como profesional, y buscamos retenerlos no solo con una compensación atractiva sino también con planes de carrera y oportunidades tanto en Argentina como en otros países. El horizonte de oportunidad también alcanza el plano internacional.

¿Argentina puede seguir creciendo en un contexto económico tan adverso como el que estamos atravesando?
Sí, desde ya. Somos absolutamente optimistas en esto. Argentina viene de muchos años de ciclos buenos y malos. Sin embargo, nosotros llevamos 11 años acá, creciendo. Y muchas de las compañías como la nuestra lo están haciendo. La exportación de servicios profesionales da grandes oportunidades para la Argentina. No solo por el costo competitivo, sino también por la disponibilidad de empleados calificados. El complejo exportador de servicios de valor agregado está entre los más altos del país.

¿Por qué una empresa debería contratar a Cognizant para encarar una transformación digital?
En transformación digital, somos los líderes mundiales, y toda esa capacidad y conocimiento podemos darlos desde acá a clientes locales o internacionales. Y, si no tenemos la especialidad local, tenemos la flexibilidad de acercarla desde nuestros centros de excelencia globales, algo que no todas las compañías pueden proveer. Trabajamos en cada una de las industrias existentes con siete de las diez empresas más importantes de cada actividad. Hay un conocimiento no solo de la tecnología sino también de las industrias, que pocas pueden proveer.

¿Argentina tiene chance de convertirse en un centro regional de servicios? Amazon decidió instalar su centro de servicios en Colombia, que tiene una política de 20 años en la misma dirección en materia de nuevas tecnologías…
Argentina tiene todo lo necesario para ser un hub de innovación y transformación. Por eso de acá surgen unicornios y otras industrias de valor agregado, no solo de tecnología. Creo que, como país, tenemos que ver cómo dar apoyo a estas industrias para que puedan seguir creciendo y desarrollándose. Se hicieron cosas como la ley de software y políticas activas de capacitación. Aun con algunas de las limitantes que tenemos, Argentina sigue siendo elegida para seguir desarrollando. Lo que ocurrió con Amazon es una parte. Pero también hay que ver que otras empresas como JP Morgan, Verizon o Exxon Mobil todavía sostienen su centro acá porque, a pesar de los vaivenes, la valoración por el talento termina haciendo la diferencia.

Y la actividad se volvió más competitiva con la devaluación.
Me viene bien la devaluación, sí. Pero hemos crecido cuando esas circunstancias no eran tales porque teníamos el talento correcto con la productividad correcta, y eso hace a la ecuación y la productividad correctas. Pero vinimos a establecernos para el largo plazo y no estamos buscando ser favorecidos exclusivamente por la cuestión coyuntural del tipo de cambio, sino crear y desarrollar las capacidades para que nos sigan eligiendo por eso.

¿Cómo imaginás la compañía en Argentina dentro de diez años?
Me la imagino muchísimo más grande que hoy. Incluso siendo el referente en todos estos aspectos que hemos estamos hablando. El mundo va a ser diferente, el mundo del trabajo va a ser diferente. La filial local va a ser un referente global en el tema.

bookmark icon